'El Coche Fantástico' ha cumplido 40 años. ¿Qué fue de KITT?

'El Coche Fantástico' ha cumplido 40 años. ¿Qué fue de KITT?
14 comentarios

La infancia de los niños de los 80 y 90 estuvo marcada por unas cuantas series de televisión, pero la predilecta de todos los amantes de los coches era ‘El Coche Fantástico’ o ‘Knight Rider’, como se conocía en Estados Unidos.

El primer episodio de 'El Coche Fantástico' se emitió el 26 de septiembre de 1982, por lo que la ficción televisiva del canal NBC cumple ahora 40 años. A lo largo de todo este tiempo, nadie se ha olvidado del Pontiac Firebird Trans-Am modificado y algunas de sus soluciones incluso han llegado a los coches de producción.

La serie que despertó la afición a los coches en miles de niños

Si te gustan los coches y naciste en los años 80 o 90, el nombre KITT tendrá un significado especial para ti. Es el acrónimo de Knight Industries Two Thousand, la compañía de ficción encargada de desarrollar el coche fantástico que usaba Michael Night para hacer justicia en el mundo.

El actor que dio vida a Michael Knight fue David Hasselhoff y gracias a la serie se hizo famoso en todo el mundo, consiguiendo papeles en otras series míticas, como el de Mitch Buchannon en ‘Los vigilantes de la playa’.

Pero su futurista –al menos hace 40 años– coche fantástico se hizo igual de famoso. KITT estaba basado en un Pontiac Firebird Trans-Am V8 de tercera generación, un coche que fue lanzado en 1982 por General Motors y que se convirtió en uno de los modelos más conocidos del planeta gracias a la serie.

Coche Fantastico Intro

En la ficción, fue un prototipo modificado con todo tipo de artilugios para ayudar a Michael Knight en sus misiones. Por fuera contaba con una característica franja de luz roja y el interior estaba dotado con múltiples pantallas, innumerables botones, instrumentación digital y un llamativo volante que recuerda al que recientemente han estrenado el Tesla Model S y el Lexus RZ.

Por supuesto, en la ficción no era un deportivo americano más, sino que podía hacer absolutamente de todo y gracias a la inteligencia artificial podía tomar decisiones de forma autónoma. Michael Knight también contaba con una especie de precursor de los relojes inteligentes para llamar a su coche desde cualquier lugar, ¿recuerdas eso de “KITT, te necesito”?

Si hablamos de especificaciones técnicas, el coche fantástico no era un Pontiac Firebird cualquiera. En lugar del V8 de General Motors, KITT utilizaba un motor Kight Industries Turbojet que le permitía acelerar de 0 a 97 km/h (0 a 60 mph) en 0,2 segundos gracias a la mítica función Turbo Boost. También se podía poner a dos ruedas, saltar, lanzar misiles e incluso trepar edificios. Y, por supuesto, estaba hecho a prueba de balas y explosiones.

Interior KITT

En 2021 se subastó uno de los KITT originales, concretamente el que pertenecía a David Hasselhoff. Esa unidad fue vendida por 300.000 dólares, aunque hubiera alcanzado una cifra mucho más alta si The Hoff la hubiera entregado en mano a su nuevo dueño.

Durante el rodaje de las cuatro temporadas se utilizaron 19 ejemplares de KITT, de los cuales se destruyeron 14 en las escenas de acción. Algunas estaban modficadas con un asiento con doble fondo en el que se escondía un conductor para hacernos creer que KITT conducía solo.

Contando con la unidad que subastó Michael Hasselhoff el año pasado, deberían quedar otras cuatro originales. Otra de ellas también pertenece a Hasselhoff y otra se vendió en 2010 por solo 29.995 dólares, una cantidad rídicula si tenemos en cuenta que en 2007 otros de los coches usados en la serie cambió de manos por 150.000 dólares.

KITT asiento modificado
KITT no era autónomo, el truco era un conductor escondido en un asiento modificado

También sabemos que otra de las unidades originales pertencía a la colección personal de George Barris, el creador del coche, que también fue artífice de otros modelos de película, como el Batmóvil. Sin embargo, Barris murió en 2015 y su colección cerró las puertas al público en 2021.

A las unidades utilizadas en la serie hay que sumar las numerosas réplicas que circulan por las carreteras de todo el mundo y algunas de ellas están en España. Después de tantos años, los seguidores de la serie han alcanzando tal nivel con las réplicas que no tienen nada que envidiar al KITT original.

Lo que está claro es que la ficción tenía los ingredientes perfectos para una serie de los años 80, aunque el tiempo ha demostrado que también contaba con todo lo necesario para triunfar en las décadas posteriores. La serie estuvo en emisión entre 1982 y 1986; en total se rodaron 90 capítulos repartidos en cuatro temporadas.

A España llegó de la mano de TVE el 1 de agosto de 1985, aunque Antena 3 se encargó de volver a emitirla en los años 90 y más tarde también se pudo ver en canales como Cuatro, Atreseries y Gol Play, donde se emite actualmente.

Y es que el coche fantástico sigue gustando, aunque KITT ya no se vea tan futurista como hace cuatro décadas. Tanto es así que no son pocos los que han intentado resucitar la serie a través de remakes, incluso hubo una serie moderna en 2008 en la que KITT era un Ford Mustang Shelby GT500 KR, aunque no cosechó ni una carta parte del éxito de la serie original.

También se llevó al cine a través de las secuelas ‘Knight Rider 2000’ y ‘Knight Rider 2010’, pero ninguno de estos largometrajes corrió buena suerte. En los últimos años se ha explorado la idea de hacer un nuevo remake en varias ocasiones, pero nunca ha llegado a materializarse.

En el mundo de los videojuegos, el coche fantástico ha llegado a tipo de plataformas, desde la ZS Spectrum, hasta la Play Station 4, la Xbox One y la Nintendo Switch, pasando por Nintendo NES, PC y Play Station 2.

A estas alturas Pontiac ha desaparecido y The Hoff ya tiene 70 años, pero somos muchos los que estaríamos dispuestos a revivir nuestra infancia con un remake que nos traiga de vuelta las aventuras de KITT y Michael. Por no hablar de la pegadiza canción de la cabecera de la serie.

Temas