Compartir
Publicidad
Publicidad

Brabham BT92

Brabham BT92
Guardar
38 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Continuando con las preparaciones de la rama Motorsports de BMW se me ocurre que también puede haber clientes para los que sus productos se queden, no se como decirlo sin que suene a sacrilegio, ¿limitados? Para estos casos, extraños no lo neguemos, existen máquinas como el Brabham BT92.

La marca Brabham Racing no tiene nada que ver con el extinto equipo de Fórmula 1, pero sus creadores, Michael Trick y Stefan Goldschmidt, muy aficionados a Nürburgring con sus BMW modificados, decidieron unir sus esfuerzos para poner en marcha este homenaje. Su primera criatura, el Brabham BT92, toma como base el BMW M3 pero sólo comparte con éste los faros y las puertas.

El resto de los componentes se ha rehecho de principio a fin en sus instalaciones técnicas. El motor, que lleva infinidad de modificaciones, ha tardado casi un año en desarrollarse y ahora supera en potencia por un caballo al V10 del BMW M5 (508 CV por tanto), gracias a lo cual esta criaturita supera los 300 Km/h. El cambio si es el de la versión manual del BMW M3, perfecto para disfrutar del pilotaje más auténtico.

BT 92

El tren de rodaje del BT 92 lleva nuevas especificaciones de las que lo que más llama la atención desde fuera son sus increíbles llantas con detalles trenzados en fibra de carbono a modo de turbina. Sin embargo debajo se esconden unos frenos de seis pistones para lograr apuradas perfectas e inagotables, más fibra de carbono con profusión en los puntos clave para reducir las inercias, o una suspensión calibrada con ojo de cirujano.

El diseño de la carrocería del Brabham BT92, con abundancia de componentes de fibra de carbono de nuevo, es obra de Michael Söhngen, de TechArt, y destaca por su perforado faldón delantero, sus espectaculares pasos de rueda traseros y por la tapa del maletero con alerón integrado y los escapes por debajo, gordos como toberas y listos para aullar al primero que se ponga a tiro acogidos por un precioso difusor.

A España lo va a importar el grupo Guarnieri, cuesta unos 260.000 euros con una garantía de un año sin límite de kilometraje y tardan en entregarlo seis semanas, pero esta claro que será muy muy difícil que alguna vez te cruces con alguien en la carretera que lleve otro igual o nada que le haga sombra, más aún cuando BMW ha cancelado el proyecto CLS para su último M3.

BT 92

Más información | Guarnieri
En Motorpasión | Brabham Racing vuelve como preparador de BMW

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos