Compartir
Publicidad
Publicidad

BMW i8, toma de contacto (parte 1)

BMW i8, toma de contacto (parte 1)
Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

BMW i es la submarca de coches eléctricos de BMW. Después de poner en el mercado el i3, un urbano 100% eléctrico que probamos hace unos meses, ahora la trayectoria de la marca pasa a un nuevo nivel con el lanzamiento del BMW i8. Es según BMW el coche deportivo del futuro, que ha venido al pasado para quedarse.

Después de estrenar la primera unidad que se ha matriculado en España, la semana pasada acudimos a Milán a la presentación internacional para conocer con todo lujo de detalles las características de este coche tan novedoso y sobre todo conducir a nuestras anchas el BMW i8. Así pues, es el momento de contaros qué tiene el BMW más avanzado de la historia. ¿Os venís?

Lo primero, quiero hablar sobre el posicionamiento del coche. En la breve toma de contacto que publicamos la semana pasada, hacía referencia a potenciales rivales como el Audi R8, el Mercedes SLS AMG o el Porsche 911 Carrera S. Muchos me tachasteis de loco por comparar coches tan distintos. Vale, es cierto que el BMW i8 por concepto, por las soluciones tecnológicas que incorpora y por comportamiento poco o nada tiene que ver con estos tres que cito.

BMW i8

A pesar de ello, estaremos de acuerdo en que todos se dirigien al mismo público objetivo. Son coches exclusivos, que están al alcance de unos pocos afortunados y que se enmarcan en un segmento en el que la imagen y tener lo último en tecnología puede inclinar la balanza hacia unos u otros. Además si tenemos en cuenta que el 90% de los compradores de coches superdeportivos jamás intentan aprovechar al máximo las prestaciones de sus coches, ¿por qué el BMW i8 no va a ser el deportivo perfecto?

Un aspecto exterior único

En este sentido, el BMW i8 se sitúa en un nivel muy, muy superior a sus posibles rivales. Dejando a un lado que te gusten más o menos sus formas, el BMW i8 van a marcar un antes y un después en el diseño de los coches deportivos. Gracias al uso de PRFC (plástico reforzado con fibra de carbono) para el módulo del habitáculo, los diseñadores han cumplido su sueño, que se construya en serie el coche que inicialmente habían diseñado.

El primer BMW Vision EfficientDynamics presentado en el Salón de Frankfurt de 2009 dio lugar después al BMW i8 Concept, mostrado en el Salón Internacional del Automóvil de Fráncfort de 2011. Si nos fijamos en el BMW i8 que se acaba de poner a la venta, el diseño apenas se ha visto alterado respecto a los concept car originales. Esto se debe principalmente a que gracias al uso de PRFC, las formas de la carrocería se han podido modelar al antojo de los diseñadores que gracias al concepto LifeDrive han podido crear un coche único.

BMW i8 chasis

La célula del habitáculo Life está fabricada en PRFC y esta descansa sobre el módulo Drive de aluminio, dónde se sitúan los componentes técnicos del propulsor y el chasis. Sus dimensiones son las típicas de un coche superdeportivo: 4,68 metros de largo, 1,94 de ancho y 1,29 metros de alto incluyendo la antena.

El jefe de diseño de BMW i nos explicó que para el diseño se inspiraron en una gota de agua. Si os fijáis en las singulares formas de las aletas traseras en su unión con la luneta, llamadas Stream Flow, comprenderéis que efectivamente el coche está inspirado en una gota de agua. Los paragolpes delantero y posterior tienen también unas formas absolutsmente innovadoras, con unas aristas perfectamente estudiadas para rebajar el Cd a 0.26, el mejor coeficiente aerodinámico de su segmento.

También destacan las formas de los pontones laterales, que se adentran hacia los bajos del coche para crear una corriente de aire que pasa a ambos lados de las ruedas traseras. Los bajos del coche están completamente carenados. El pequeño motor de gasolina va situado en posición trasera, mientras que el depósito de combustible se esconde bajo los pequeños asientos traseros (es un 2+2) y las baterías van situadas en el suelo y el túnel central. Así han conseguido fabricar el BMW con el centro de gravedad más bajo.

bmw_i8_presentacion_11_1000.jpg

Las llantas son en todo caso de 20 pulgadas y las hay con dos niveles de ancho. De serie los neumáticos son de 195 de ancho delante, mientras que en opción puedes montar llantas de 225 de ancho delante y 245 detrás. Los precios de las llantas opcionales son de 2.192 euros o 1.826 euros dependiendo del diseño. En cualquier caso son medidas mucho más estrechas que las de cualquier superdeportivo del mercado, y es que este coche poco tiene que ver con el resto de integrantes del segmento.

Hay cuatro colores exteriores disponibles. Sin sobreprecio está el color Sophistograu (gris oscuro), mientras que el Ionic Silver cuesta 424,86 euros y únicamente está disponible en combinación con los detalles de la carrocería en color azul que destacan la naturaleza eléctrica del coche y responden al nombre BMW i Blau, sin sobreprecio.

El color blanco responde al nombre de Kristallwei de efecto perlado y cuesta 2.129,79 € con o sin los detalles BMW i Blau. Por último hay un color Protonic Blue que únicamente se puede combinar con los detalles Frozen Grey metalizados y cuesta 424,86 euros. Personalmente, y teniendo en cuenta la naturaleza híbrida del coche, creo que los BMW i Blau formarían parte de mi configuración ideal.

BMW i8

Todos los colores se combinan con el Black Belt, partes en negro que recorren el coche desde delante hasta atrás ocupando parte del capó, el techo, la zaga y el faldón posterior. Por lo demás hay detalles que le identifican como un auténtico BMW. El frontal está presidido por la parrilla ovoide, muy ancha y situada en una posición muy baja.

El coche destaca por su teremenda anchura, especialmente remarcada por las formas planas de las ópticas tanto delanteras como traseras. En las luces delanteras el perfil LED en forma de U combina perfectamente con las formas de las ópticas traseras que también dibujan una U muy ancha sobre la que fluye el aire del Stream Flow.

Por acabar con el diseño exterior, hay que destacar que el maletero se encuentra en la parte trasera. La luneta hace las funciones de tapa y en su interior hay un espacio de 154 litros, un tanto justo para llevar maletas, pero debemos contar también con el espacio de las plazas traseras dónde si que cabe bastante equipaje, sea o no el específico para este coche diseñado por Louis Vuitton.

bmw_i8_presentacion_22_1000.jpg

El interior típicamente BMW

Si el aspecto exterior del coche es absolutamente rompedor y sorprendente, en el interior nos encontramos con un habitáculo más cercano al de cualquier otro BMW. La calidad de la mayoría de los acabados es buena, con abundante piel tanto en los asientos delanteros y traseros como en la consola central.

Sólo algún plástico de tacto poco acertado desentonan en un conjunto que cumple bien con su cometido, no destacar en el conjunto del coche. Los asientos tienen una forma muy llamativa, y destacan por lo fina que es su estructura. Así consiguen dejar más espacio para las plazas traseras y a pesar de ello no son especialmente incómodos.

Las puertas carecen de huecos para dejar pequeños objetos, pero a cambio encontramos dos guanteras en el túnel central, una de grandes dimensiones en la parte posterior y otra más pequeña justo debajo de la palanca de cambios, perfecta para dejar por ejemplo la cartera y el teléfono móvil. Además esta última tiene una conexión USB y un jack de audio para conectarlo al equipo del coche.

BMW i8 interior

Lo que más destaca del interior es la instrumentación completamente digital, con un cuadro de mandos que cambia de color azul para los modos Comfort, Eco Pro y eDrive y se vuelve rojo cuando seleccionamos el modo Sport. También hay perfiles de luces que recorren el salpicadero y se pueden configurar en color azul o rojo desde el mando iDrive, idéntico al de cualquier otro BMW.

Un pequeño repaso técnico al BMW i8

El BMW i8 es un coche deportivo híbrido enchufable. En la parte delantera izquierda se encuentra la toma de carga eléctrica, mientras que en la trasera derecha está la boca de llenado del depósito de combustible de 30 litros de capacidad (en opción se puede elegir el depósito de 42 litros). Aunque siempre se ha dicho que el BMW i8 tiene dos motores, la realidad es que son tres los que intervienen en su movimiento.

Por un lado en el eje delantero se encuentra un motor eléctrico desarrollado por completo por BMW, que envía su fuerza a las ruedas delanteras. Desarrolla 131 caballos y como es habitual en los motores eléctricos, destaca por su entrega de par de forma instantánea desde que pisas el acelerador. Entrega 250 Nm, una cifra muy buena.

En la trasera, justo detrás de los asientos posteriores se esconde un motor de 1.5 litros, con tres cilindros y tecnología BMW TwinPower Turbo. El motor que conocemos del MINI ha sido debidamente modificado para adpatarlo a su nueva ubicación en el BMW i8, y entrega 231 caballos de potencia.

BMW i8 icono

El que muchos no conocíamos es un pequeño tercer motor eléctrico de 15 Kw de potencia que tiene una función crucial en el buen comportamiento del coche. Ese tercer motor se encarga de arrancar el motor, ayudar en el proceso de carga, armonizar la sincronización entre ambos motores y además es el encargado de dar 50 Nm de par extra al motor de gasolina cuando pisas a fondo el acelerador reclamando el máximo de potencia.

Los tiempos de carga de las baterías cuando enchufas el coche dependen del tipo de instalación. Si lo conectas a un enchufe de 12A, para cargarlo al 80% necesitarás entre 2,5 y 3,5 horas. Si la instalación es de 16A el tiempo se verá reducido a 1,5/2 horas. Con las baterías cargadas a tope, la autonomía eléctrica del coche es de 35 kilómetros, mientras que el depósito de gasolina de 42 litros permite hacer aproximadamente 600 kilómetros.

Los niveles de carga se pueden controlar a través de la aplicación para el teléfono móvil BMW i Remote App, que además podemos usar para localizar en el mapa de las ciudades los puntos más cercanos de recarga. Hemos hecho un completo repaso de las características técnicas del BMW i8, así que mañana llegará el momento más esperado, ponernos al volante del BMW i8 y contaros si realmente cumple con las expectativas que ha generado por su innovador planteamiento.

Continuará...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos