Compartir
Publicidad

Infiniti Q50 2013

Infiniti Q50 2013
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Infiniti Q50 marca el punto de partida de la nueva denominación de los modelos de Infiniti, donde las Q serán berlinas, coupés y cabrios y las QX serán versiones crossover y SUV; en todo caso las siglas irán acompañadas de dos dígitos. El Q50 entra así en el segmento D con unas características con las que la marca de Nissan quiere presentar batalla a los consolidados modelos alemanes.

Para el mercado europeo, el Q50 llegará --pasado el verano-- con una doble oferta de motorizaciones: diésel e híbrido, con transmisiones manual y automática y tracciones trasera y total. Todo un abanico que anuncia potencias de entre 170 y 364 CV para una masa en vacío que parte de los 1.641 kg, y consumos de entre 4,4 y 6,2 l/100 km.

Infiniti Q50 - 2013

Aspecto exterior

Con una longitud de 4.790 mm, una batalla de 2.850 mm, una anchura de 1.820 mm y una altura de 1.455 mm, el Q50 se presenta como una berlina de formas más bajas y anchas que la media del segmento, y con un gran espacio en el interior para los ocupantes.

Sin más ataduras estilísticas que las que le brindan las clásicas berlinas deportivas o lo aprendido en el desarrollo de prototipos como el Infiniti Essence, el Erethea o el Emerg-e, el Infiniti Q50 muestra un exterior de líneas fluidas y sobrias que esconden una cierta musculatura, como en una alegoría de la bestia que esconde la piel de cordero.

Infiniti Q50 - 2013

Frente al aspecto exterior de sus rivales, se revela el Infiniti Q50 como una berlina más emocional, merced a su frontal dominado por la gran parrilla tridimensional cromada, que queda flanqueada por los faros de reminiscencias naturales, casi con forma de ojos. Esa naturalidad en las formas la vamos a observar a lo largo de todo el cuerpo de la gran berlina nipona.

En los flancos, los suaves nervios que ayudan a marcar el carácter del Q50 se ven apoyados en las líneas curvas que coronan los pasos de rueda posteriores y se encuentran con las sinuosas puertas traseras. También en los laterales encontramos cierto carácter en las llantas bitono, que pueden ser de 17, 18 o 19 pulgadas, a elegir.

Por su parte, la trasera recoge la imagen general de sobriedad y naturalidad y le aporta un cierto punto de movimiento con unos faros que entroncan con la idea de las ópticas delanteras y con una línea de maletero curva, ya clásica en las berlinas de la marca, que queda matizada con los elementos divisores cromados. Ya en los bajos de la zaga, dos grandes terminales de escape nos recuerdan que ahí dentro hay más fuerza de lo que nos parece a simple vista.

Infiniti Q50 - 2013, vista posterior

Motorización del Infiniti Q50

MotorCilindrada
(cc)
Potencia máx.*
(CV)
Par máx.
(Nm)
Aceleración**
0-100 km/h (s)
Vel. máx.**
(km/h)
Consumo**
(l/100 km)
3.5 V6 + eléctrico3.498302+67 / 364350< 5,5250< 6,2
2.2d (diésel common-rail iny. dir.)2.14317040092304,4
*: En la versión híbrida, la potencia se indica así: potencia del motor V6 + potencia del motor eléctrico / potencia combinada.
**: Las cifras referidas a velocidad máxima, aceleración y consumo son estimadas.

Las transmisiones son manual de seis relaciones o automática de siete para ambas motorizaciones. Por su parte, la tracción es trasera en el diésel y trasera o total en el híbrido. Sea con unas u otras opciones, las cifras que acompañan al Infiniti Q50 en su versión híbrida nos muestran toda una bestia de la carretera. Y en diésel, donde los ingenieros de Infiniti han adaptado un motor de Daimler AG, estamos ante una berlina que anuncia un nivel de emisiones de CO₂ inferior a 115 g/km.

Las adaptaciones del motor se refieren a la entrada de aire, el sistema de refrigeración, el sistema de baja presión de combustible, el cárter, los soportes de motor y la unidad de control del motor. Por su parte, el bloque, el turbo, el escape y la inyección son los originales que montan algunos de los Mercedes-Benz Clase C y Clase E.

Infiniti M35h
Infiniti M35h

A falta de confirmar los datos que por ahora son estimaciones, el Q50 3.5 híbrido se presenta como un duro competidor dentro de su misma casa para el Infiniti M35h. Ambos comparten no sólo la cifra de potencia combinada, sino también el sistema Direct Response de doble embrague inteligente y la transmisión automática --en su caso--, aunque en el Q50 se ha dado prioridad a ampliar el papel del motor eléctrico.

Además, el Infiniti Q50 incorpora Direct Adaptive Steering, un sistema de dirección adaptativo al estilo de conducción y al estado de la carretera. Tres centralitas dedicadas, que funcionan de forma independiente para este sistema, y un soporte mecánico en paralelo para garantizar la máxima fiabilidad son los elementos de control del Direct Adaptative Steering.

El sistema funciona con tres modos: estándar, deportivo y personalizado. En función de lo que se selecciona en la pantalla táctil de la consola, se regula la dureza y la respuesta de la dirección. Además, el sistema permite una mayor precisión en los giros y también una menor vibración percibida en el volante.

Infiniti Q50, vista interior

Interiores, equipamiento y acabados

En el interior, la distancia entre ejes deja un buen espacio para los ocupantes, especialmente en las plazas traseras, con una accesibilidad cuidada. También en el aspecto del espacio interior, esta vez en materia de carga, el maletero tiene un volumen de 500 litros en la versión diésel y 400 en la híbrida, ambas ampliables al abatir los asientos posteriores (60/40).

En cuanto al equipamiento, aunque la marca aún no ha detallado los diferentes niveles, encontramos algunos detalles para comentar. El primero de ellos es la doble pantalla táctil de la consola central, con sistema Infiniti InTouch. Dependiendo de la función, se utilizan de forma independiente o conjunta. Por ejemplo, en el navegador una pantalla muestra el mapa con la ruta mientras en la otra aparecen lugares de interés.

Infiniti Q50, vista interior

Otro elemento que llama la atención es el diseño de los asientos, inspirado en una investigación de la NASA sobre la postura neutral que adopta el cuerpo en situaciones de ingravidez para reducir los esfuerzos osteomusculares. Dependiendo del acabado, los asientos cuentan con hasta ocho reglajes, incluidos los soportes laterales en los modelos equipados con asientos deportivos.

En cuanto otros sistemas, incorpora en sonido el Studio on Wheels de Bose con Active Noise Control, climatizador ACCS con purificador de aire Plasmacluster y cámara de detección de objetos móviles Around View. También el Active Lane Control para prevenir cambios involuntarios de carril o la llave inteligente i-Key, que permite almacenar hasta 96 parámetros de configuración para cuatro conductores diferentes, son elementos destacables.

A un nivel más global, la política habitual de Infiniti sobre el uso de materiales de aspecto natural en el interior de sus vehículos se reproduce en el Infiniti Q50, con el uso de cuero, madera de arce y aluminio con textura de acabado Kacchu, que se inspira en la artesanía japonesa. En cuanto a la gama cromática, las opciones son tres: Wheat, Graphite y Stone.

Infiniti Q50, vista frontal

Precio y lanzamiento del Infiniti Q50 en España

Actualizado en septiembre de 2013

A finales de octubre llegará a los concesionarios de España el Infiniti Q50, y la lista de precios del Infiniti Q50 en España es esta que sigue:

  • Q50 2.2d: 34.900 euros
  • Q50 2.2d Aut. 7V: 37.675 euros
  • Q50 2.2d GT: 38.850 euros
  • Q50 2.2d GT Aut. 7V: 41.475 euros
  • Q50 2.2d GT PREMIUM: 42.250 euros
  • Q50 2.2d GT PREMIUM Aut. 7V: 44.875 euros
  • Q50 2.2d GT SPORT: 46.150 euros
  • Q50 2.2d GT SPORT Aut. 7V: 48.775 euros
  • Q50 3.5 Hybrid (RWD) Aut. 7V: 53.900 euros
  • Q50 3.5 Hybrid GT SPORT (RWD) Aut. 7V: 58.075 euros
  • Q50 3.5 Hybrid GT SPORT (AWD) Aut. 7V: 61.120 euros

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos