Compartir
Publicidad
Publicidad

Audi quiere que los humanos y los robots trabajen codo con codo en el A4 y el A5

Audi quiere que los humanos y los robots trabajen codo con codo en el A4 y el A5
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La marca de los aros quiere demostrar que la mano de obra humana aún es muy necesaria, y que incluso las temidas máquinas precisan aún de la supervisión de sus creadores. Es en la fábrica de Ingolstadt donde la aplicación de adhesivos con ayuda de robots brinda soporte con la instalación de cubiertas de polímero reforzado con fibra de carbono en el nuevo Audi RS 5 Coupé.

La tecnología de los robots permite que puedan trabajar codo con codo con los humanos sin vallas protectoras y sin riesgo para nosotros. Los sensores en el brazo del robot reconocen cuando un ser humano es tocado y detiene automáticamente cualquier movimiento en caso de peligro. Solo esperamos que no desarrollen un lenguaje propio, como le ha pasado a Facebook con dos robots que ha tenido que desconectar.

La disyuntiva entre el progreso y la destrucción

Terminator

Habremos escuchado un millón de veces que las máquinas sustituirán a los humanos algún día. Hay fábricas donde han sustituido al 90% del personal con robots y la producción ha crecido un 250 %. En la esfera del transporte por carretera la automatización está ganando terreno en un oficio abocado a desaparecer: el de camionero en 2027, y también el de repartidor.

En el ámbito de la medicina incluso parecemos haber aceptado que la precisión de las máquinas puede salvarnos en el quirófano. Es la disyuntiva entre el progreso y la destrucción de empleo.

Ante un panorama cada vez más desolador en las fábricas, Audi no quiere que se olvide la necesidad del personal cualificado en las líneas de producción y ha puesto a colaborar a sus trabajadores humanos y a sus máquinas juntos.

A179482 Full

Como primer paso, un empleado coloca el techo de polímero reforzado con fibra de carbono sobre una mesa giratoria y lo inclina. La aplicación del adhesivo se activa pulsando y manteniendo pulsado un botón. Un anillo iluminado indica cuándo el robot ha aplicado con precisión el adhesivo en una longitud de más de cinco metros.

La máquina entonces señala que el techo está listo para la instalación, el empleado lo coge con la ayuda de un dispositivo de manipulación y lo instala en el coche. El techo CFRP es un equipo opcional en el nuevo Audi RS 5 Coupé y es significativamente más grande que los sistemas de techo comparables, por lo tanto, una persona no podría aplicar el adhesivo con la misma fiabilidad y precisión que sin la ayuda del robot.

Mientras no desarrollen un lenguaje propio y tomen decisiones...

decisiones

En la fábrica de Ingolstadt el empleado tiene en todo momento el control de la máquina: puede iniciar y detener el proceso en cualquier punto. Además los sensores en el brazo del robot reconocen cuando un ser humano es tocado y detiene automáticamente cualquier movimiento en caso de peligro.

Las dos máquinas comenzaron a hablar en inglés antiguo, pero más tarde se dieron cuenta de que el lenguaje humano es poco eficiente y decidieron crear el suyo propio.

Sin embargo, el ser humano ha de ser cuidadoso con sus creaciones. Hace tan solo unos días daba la vuelta al mundo la noticia de que Facebook y un investigador en Inteligencia Artificial tuvieron que desconectar dos robots que habían creado un lenguaje propio inteligible para los seres humanos. No eran capaces de controlarlos ¿Miedo? No, lo siguiente.

La conversación, en un principio absurda, resultaba ser el fruto del sotfware de negociación más sofisticado del planeta. Las dos máquinas comenzaron a hablar en inglés antiguo, pero más tarde se dieron cuenta de que el lenguaje humano es poco eficiente y decidieron crear el suyo propio. El siguiente paso implicaba la toma de decisiones.

Fuente | Audi

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos