Compartir
Publicidad
Publicidad

Audi A8 L W12 quattro, una larga batalla contra 12 cilindros

Audi A8 L W12 quattro, una larga batalla contra 12 cilindros
Guardar
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aquí tenemos otra berlina de representación que se ve estirada en 130 mm para la comodidad de los pasajeros traseros. En este caso, es Audi quien anuncia el nuevo Audi A8 L W12 quattro, uniendo por primera vez al motor W12 6.3 con las versiones de batalla larga.

Como véis, los cambios en el exterior apenas son apreciables (salvo por los toques distintivos de esta versión) con respecto al "Audi A8":https://www.motorpasion.com/producto/audi-a8 normal. Es más largo, igual de ancho y un poquito más alto, sólo 2 mm. Precisión de relojero suizo, vamos.

El Audi A8 L W12 quattro ahora mide 5.260 mm de largo y su batalla es de 3.123 mm. Estos cambios benefician al espacio del interior, concretamente a la parte trasera, que deja más espacio para las piernas y otorga una mayor comodidad para los viajes.

Diferencias del Audi A8 L W12 quattro

Audi A8 L W12 quattro

El Audi A8 L es exactamente igual que los Audi A8 normales, mientras que las variantes W12 quattro presentan, como decía antes, ciertos aspectos diferenciadores en el exterior. Aparte de las necesarias insignias en la trasera, identificando el modelo, hay otro cambios.

El cambio principal y más novedoso es la inclusión de unos grupos ópticos de LED de serie, disponibles también en el "Audi A8":https://www.motorpasion.com/audi/nuevo-audi-a8, dejando de lados las bombillas halógenas o los faros de xenón. Todas las funciones (posición, cruce y largas) funcionan a través de diodos luminosos. Como en la carrocería de batalla corta, están disponibles en opción para el resto de motorizaciones.

Otro cambio lo vemos en la parrilla Singleframe, específica para esta variante W12 quattro. Pintada en negro brillante, incorpora unos cromados en horizontal a juego con los cromados de las entradas de aire. Vale, parecen iguales. Realmente la única diferencia la vemos en la rejilla interior, que no está presente en los modelos inferiores. Cosas del marketing.

Como último elemento diferenciador, y diría que más claro de todos (a excepción de las insignias) están las salidas del tubo de escape. Se rematan con una salida trapezoidal (redondas en otras versiones) y quedan integradas realmente bien en el paragolpes trasero. La diferencia entre uno y otro se nota bastante.

El motor W12 6.3 FSI de 500 CV

Motor Audi W12 6.3 FSI de 500 CV

Supongo que serán pocos los que vean extraña esa W en la denominación del motor, pero por si acaso vamos a explicar como es esta configuración tan particular. El motor W12 6.3 FSI tiene cuatro filas de tres cilindros cada una. Diciéndolo a lo bruto, se podría decir que son dos motores VR6 unidos.

Realmente, lo que ocurre es que estas cuatro filas de cilindros forman dos bancadas con 72 grados de inclinación, y cada bancada tiene dos filas de tres cilindros con una inclinación de 15 grados, lo que lo hace extremadamente compacto, más que un V8, y más ligero que un V12 la uso.

Para este Audi A8 L W12 quattro, la marca de los cuatro aros ha renovado el motor presentado en 2001 y le ha subido la cilindrada hasta los 6.299 cc (antes 6.000 cc), lo que les ha permitido aumentar su potencia hasta los 500 CV y el par hasta los 625 Nm.

La inyección directa lo hace algo más eficiente, para lo que es un motor W12 de más de 6 litros. A pesar del aumento de potencia de 50 CV, el motor W12 6.3 FSI homologa un consumo medio de 12 l/100 km, rebajando en 1,6 l/100 km las cifras de la anterior versión. Habrá que ver lo que puede consumir a pleno pulmón este monstruo.

Pero no nos equivoquemos con la apariencia señorial del Audi A8 L W12 quattro, ya que podría dejar en ridículo a más de un deportivo consagrado a la salida de un semáforo. El 0 a 100 km/h lo hace en unos impresionantes 4,9 segundos y alcanza una velocidad máxima, autolimitada, de 250 km/h.

Se asocia a una caja Tiptronic de ocho relaciones, controlada desde unas levas en el volante o a través del pomo de cambios. La tracción quattro reparte el par al 40/60, aunque el diferencial central puede derivar este par hasta unos máximos de 60/40 u 20/80, dependiendo de las necesidades.

Dentro del Audi A8 L

Audi A8 L W12 quattro

Viendo esta imagen, ¿quien no estaría dispuesto a hacerse un viaje sentado ahí? Lo que vemos es la opción de dos asientos independientes, de serie en el Audi A8 L W12 quattro, con las mismas regulaciones eléctricas que los asientos delanteros. Además, para mayor comodidad, el asiento del acompañante puede incorporar un reposapiés en su parte trasera.

Los materiales del interior del Audi A8 L pasan por las maderas nobles y el cuero en varios tonos. Como toque de distinción, el pomo del cambio y los reposacabezas están tapizados en napa de ciervo, disponible en opción.

La consola corrida, que va desde el salpicadero hasta la parte trasera incorpora además una mesa plegable y una nevera. Dos elementos opcionales, pero que seguro que no dejarán de lado sus compradores. Aquí también encontraremos los mandos del climatizador de cuatro zonas y el mando de la función de masaje de los asientos traseros.

En definitiva, un coche con el que seguramente todos viajaríamos más agusto que el Rey (literalmente), pero que dada la cantidad de exquisiteces que presenta, seguramente quedará para eso, para políticos y para la realeza. Llegará a España a finales de 2010 y no se han comunicado los precios para España.

Por supuesto, el Audi A8 L también estará disponible con el resto de la gama de motorizaciones presentes en la actual gama del Audi A8.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos