Compartir
Publicidad
Publicidad
La historia que quizá no conocías de los Aston Martin DB y de su creador
Aston Martin

La historia que quizá no conocías de los Aston Martin DB y de su creador

Publicidad
Publicidad

El nuevo Aston Martin DB11 es el heredero de una larga saga que remonta a 1948. Con la llegada de este nuevo modelo es una buena oportunidad para recordar qué importancia tienen estas iniciales en la historia de Aston Martin y los modelos que han podido lucir las prestigiosas iniciales.

Como ya sabrás, DB son las iniciales de David Brown. No fue el fundador de la marca pero sí uno de los que más ha hecho por la marca y que más éxitos le proporcionó, tanto en competición, como en ventas o en prestigio. Si cuando enciendes un Aston Martin reciente, éste te saluda con un Power, Beauty and Soul, puedes estar seguro que en Soul (alma) hay mucho de David Brown.

David Brown

David Brown

La era de David Brown, sin duda uno de los capítulos más importantes de la historia de la marca empezó a escribirse en 1947. En un anuncio del diario Times se ofrecía a la venta un "negocio de automóviles de alta gama". David Brown, un industrial que hizo fortuna fabricando tractores, respondió ofreciendo 20.000 Libras Esterlinas. Antes de decidirse pudo conducir el Atom, un prototipo que disponía de una forma embrionaria de spaceframe, carrocería en aluminio y suspensión independiente delantera. Éste le dejó muy impresionando y se formalizó la compra de la empresa. En 1948, compró otro fabricante inglés que atravesaba dificultades, Lagonda. Unió las dos marcas en una sola empresa y creó Aston Martin Lagonda, nombre con el que se la conoce hoy en día.

Caroll Shelby David Brown David Brown, a la izquierda junto a Caroll Shelby.

David Brown fue el hombre que más hizo crecer la marca y que más prestigio le dio. En 1959, tras varios intentos infructuosos, llegó la tan ansiada victoria absoluta en las 24 Horas de Le Mans con el DBR1 pilotado por Roy Salvadori y el mismísimo Caroll Shelby. El DB4 GT se reveló también un éxito en competición, haciendo daño a Ferrari, tanto en la pista como en la carretera. Sin embargo, David Brown no lograba transformar esos éxitos en ventas de coches de calle con el mismo éxito que lo hacía Jaguar. En 1964, Aston Martin se retiró de la competición y se centró en los coches de calle. Pero una llamada de teléfono haría que David Brown lograse una de las mejores operaciones de marketing de la historia.

Aston Martin DB5 Connnery

Eon Productions necesitaban un deportivo inglés para el personaje de James Bond en Golfinger. Si bien en las novelas Bond conduce un Bentley, Robert Broccoli había pensando en el Jaguar E-Type para llevarlo a la gran pantalla, en ese momento el E-Type era el no va más. Pero Sir William Lyons se negó a dejarles tres E-Type para el rodaje. Broccoli llamó entonces a lo que era su segunda opción, Aston Martin. David Brown accedió encantado. Así es como después de tan sólo 13 minutos en pantalla, Aston Martin (gracias al DB5 de color plata Silver Birch) se ha convertido en un verdadero icono.

En 1972, David Brown vendió Aston Martin Lagonda a dos inversores, el estadounidense Peter Sprague y el canadiense George Minden. Y lo hizo el mismo año que el DBS dejaba de fabricarse. Cuando Ford tomó el control de la marca, no dudo en retomar las siglas DB para el nuevo modelo realizado bajo su paraguas, como para marcar que se abría de nuevo una era de crecimiento y éxitos para la marca.

2 Litre Sports (DB1) (1948-1950)

Aston Martin Db1

El primer modelo de esa nueva era el 2 Litre Sports y fue el primero en lucir, aunque de forma embrionaria, la famosa calandra que llevan hoy todos los Aston Martin. De manera retrospectiva se le llamó DB1. Equipado con un 4 cilindros de 2.0 litros se consideró que le faltaba potencia y a pesar de haber ganado las 24 Horas de Spa de 1948, sólo lograron vender 16 unidades. Pero daba igual, David Brown ya estaba pensado en las 24 Horas de Le Mans y en bloques de 6 cilindros.

DB2 (1950-1953)

Aston Martin DB2

Brown sabía que el fuerte de Aston Martin eran los chasis, pero carecía de motores potentes. Así se entiende que David Brown comprara Lagonda en 1948. Lo hizo esencialmente por su 6 cilindros de 2.6 litros diseñado por Willie Wilson, bajo la supervisión del mismísimo W.O. Bentley. La unión del chasis Aston Martin con el 6 en línea Lagonda dio lugar al DB2.

El DB2 sucedió al DB1 en 1949, cuando un trío de DB2 participaron en las 24 Horas de Le Mans, pero el DB2 de serie se presentó en 1950 en nueva York. Ese mismo año, George Abecassis y Lance Marklin terminaron quintos en la general de las 24 horas de Le Mans al volante de un DB2. Aston Martin se veía ahora inundada por los pedidos. Se fabricaron 410 unidades del DB2 de calle.

DB 2/4 (1953-1957)

Aston Martin DB2/4

El DB2/4 sustituyó directamente al DB2. La batalla fue alargada para permitir la instalación de dos pequeñas plazas detrás, de el nombre de DB2/4, por las cuatro plazas. El motor, por su parte, también creció. Del 2.6 litros iniciales pasó a una cilindrada de 2.9 litros. Se fabricaron 761 unidades del DB2/4, tanto en cupé de 4 plazas, como de dos plazas o descapotable.

DB MkIII (1957-1959)

1958 Aston Martin DB MkIII

Aston Martin todavía no tenía listo el nuevo modelo. Para que la clientela no se impacientara, se optó por actualizar en profundidad el DB2/4 para crear el DB MkIII. El 6 en línea Lagonda fue potenciado para entregar casi 180 CV, mientras que los frenos delanteros pasaron a ser de discos tras las 100 primeras unidades fabricadas.

El diseño, con respecto, al DB2/4 es más fluido y elegante. El DB MkIII es también el primer coche en el que se aprecia descaradamente la típica forma de la calandra que se ha mantenido hasta hoy.

DB4 (1958-1963)

Aston Martin DB4

El nuevo modelo llegaría en 1958. El DB4 no suponía una completa ruptura con el anterior modelo, pero era un enorme paso adelante en muchos aspectos. La carrocería es Superleggera era obra de Touring siguiendo su método habitual: paneles de aluminio sobre un entramado tubular. Equipaba un nuevo 6 cilindros en línea de 3.7 litros y 240 CV.

Sobre la base del DB4 se fabricaron también dos series especiales. El DB4 GT, que prefiguraba el DB5, y el espectacular DB4 GT Zagato, del cual se fabricaron inicialmente 19 unidades. Éste último fue ideado para competir en los circuitos contra Ferrari y sentaría un precedente para que décadas más tarde David Gauntlett idease los V8 Vantage Zagato y cuya venta permitió financiar el desarrollo del Aston Martin Virage.

DB5 (1963-1965)

Aston Martin DB5

Si se tendría que definir Aston Martin por uno de sus modelos, sin duda sería el DB5. Famoso por ser EL coche de James Bond, es algo más que eso. Las líneas se hacen más fluidsas, esculpidas y gana en deportividad. El eterno 6 cilindros en línea pasa a los 4.0 litros de cilindrada para 282 CV. Además, equipa un cambio manual ZF de 5 marchas y discos de frenos a las cuatro ruedas.

DB6 (1965-1970)

Aston Martin Db6 1

A primera vista y de frente es fácil confundir los Aston Martin DB6 y DB5 (incluso con el Db4 GT). De hecho, DB5 y DB6 son similares también a nivel técnico. Las diferencias principales son un techo más alto, una batalla más larga y una zaga fastback de tipo coda tronca. El objetivo: mejorar la estabilidad del coche a gran velocidad. A pesar de sus dimensiones más grandes, Aston Martin consiguió que el peso del coche se mantuviese, pues el Db6 pesa tan sólo 8 kg más que el DB5.

DBS (1967-1972)

Aston Martin DBS

Fue un modelo de gestación complicada. Carrozzeria Touring debía diseñarlo, pero cerró sus puertas y fue finalmente diseñado por William Towns. Llegó al mercado en 1967 pero las primeras unidades equipaban el 6 cilindros del DB6 (potenciado hasta los 325 CV en la versión Vantage) porque el V8 que debía animarlo no estuvo listo hasta 1969. El DBS y su V8 servirían de base para la gama Aston Martin hasta la llegada del Virage de 1989.

DB7 (1994-1999) y DB7 Vantage (1999-2003)

Aston Martin DB7

22 años después que David Brown vendiera la marca a unos inversores, llegaba un nuevo modelo a Aston Martin. Y lo hacía en un segmento en el que la marca nunca antes había estado. Bajo el control de Ford, el DB7 se ideó como un modelo de acceso a gama, es decir, como un rival del Porsche 911. El DB7 diseñado por Ian Callum comparte plataforma con el Jaguar XK8, mientras que su 6 cilindros derivaba de una unidad Jaguar muy preparada por Tom Walkingshaw Racing (TWR).

Aston Martin DB7 Vantage

El DB7 y su 6 cilindros de 360 CV servirían como acceso a gama, sobre todo cuando en 1999 llegó la versión Vantage equipada de un V12 de 6.0 litros y 420 CV. Del DB7 Vantage se vendieron 6677 unidades, incluyendo las versiones descapotables Volante, el DB7 Zagato y el DB AR1, también creado por Zagato.

DB AR1 (2003-2004)

Aston Martin DB AR1 Zagato

El DB American Roadster 1, más conocido como DB AR1, es sin duda uno de los Aston Martin más peculiares de la historia. Pensado exclusivamente para el mercado estadounidense, y más concretamente para California y Florida, el coche fue presentado en enero de 2003 en el salón de Los Angeles. Basado en el DB7 Vantage Volante, el coche es un biplaza abierto (carece de capota). Aún así, el coche fue todo un éxito y tan sólo 9 de los 99 que se fabricaron se vendieron en Europa, uno de ellos siendo además el único modelo con volante a la derecha y entregado a un cliente del Reino Unido.

El DB AR1 utiliza el chasis del DB7 Volante debido a la necesidad de homologar el coche en Estados Unidos; la distancia entre ejes más corta (al ser diferente de la original del DB7) hubiera necesitado nuevos crash-tests que Aston Martin no deseaba pagar al tratarse de una serie limitada. El motor, sin embargo, no es del DB7 sino el V12 6.0 litros y 425 CV del Vanquish.

DB9 (2004-2016)

Aston Martin DB9

El DB7 fue un éxito comercial, pero el verdadero retorno de Aston Martin a la primera fila se hizo con el DB9. Inauguraba la plataforma VH que sirvió de base para todos los Aston Martin hasta la actualidad. La espectacular carrocería del DB9 es obra de Ian Callum, mientras que bajo el capó nos encontramos con el V12 del DB7.

DBS (2007-2012)

Aston Martin DBS 2007

El DB9 presagiaba un futuro brillante para Aston Martin que sin embargo se oscureció un poco en 2006 cuando Ford vendió la compañía. Para compensar la falta de inversión para el desarrollo de un modelo completamente nuevo, Aston Martin hizo lo que siempre supo hacer muy bien: evolucionar una buena base en una multitud de variantes. La más espectacular es el DBS: kit carrocería agresivo , fibra de carbono por doquier y el V12 potenciado hasta los 510 CV.

DB10 (2015)

Aston Martin DB10

El último DB hasta la llegada del DB11 es este DB10. Técnicamente es un V8 Vantage recarrozado del cual se han fabricado 10 unidades especialmente para la película "Spectre" de la saga de James Bond. De éstas una sola unidad ha sido vendida.

Bonus track: DBR1 (1959)

Aston Martin DBR1 1959

Uno de los coches más emblemáticos de la marca, pues ganó las 24 horas de Le Mans 1959. El DBR1 de 1959 es una evolución del modelo presentado para la temporada de 1956. Inicialmente equipaba el 6 cilindros 2.5 litros de Lagonda, pero en su última evolución culminaba en 3.0 litros de cilindrada y 250 CV de potencia para un peso de 800 kg.

Bonus track (2): ¿Y el DB8?

Efectivamente, no hay DB8. Las razones que han llevado a Aston Martin a prescindir del apelativo DB8 son varias y ninguna ha sido verdaderamente confirmada por la marca. En la industria, sin embargo, se dan por buenas tres razones principales por las que el DB9 no llegó a ser el DB8. Una es que, tras compartir el DB7 muchos elementos con el Jaguar XK8, los responsables de la marca no querían que se asimilara el DB9 al nuevo Jaguar XK8. La segunda es que se evitaba así que el público y el cliente potencial pensase que el coche equipase un V8 cuando en realidad era un V12. Y tres, la pronunciación inglesa de DB8 se parece mucho a la de "deviate" (to deviate, desviarse); lo cual para un coche no es el mejor nombre posible.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos