Compartir
Publicidad

La próxima generación del Volvo XC90 dirá adiós al diesel y puede que a la gasolina también

La próxima generación del Volvo XC90 dirá adiós al diesel y puede que a la gasolina también
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Volvo sigue fiel a su idea de ir dejando de lado las mecánicas de combustión y siempre con el acento puesto en los motores diésel. Lo ha demostrado la nueva generación del Volvo S60 y el mismo camino seguirá la tercera generación del Volvo XC90, cuyo estreno se espera entre 2021 y 2022.

El fabricante escandinavo pretende que el 50% de los coches que venda en 2025 sean completamente eléctricos y eso pasa por decir adiós a las mecánicas tradicionales en favor de las electrificadas. Es por ello, que Volvo ha anunciado que los motores de combustión pasarán a mejor vida, empezando por el tan perseguido diésel. La tendencia la comparten otros fabricantes como es el caso de Toyota.

De esta manera, todos los modelos nuevos que estrene la marca a partir de ahora, pretenden no incluir propulsores de gasóleo. Al menos así lo confirma el nuevo Volvo S60, que ha eliminado el diésel ofreciendo dos mecánicas gasolina y dos híbridas, así como las nuevas informaciones desveladas por Auto Express con la próxima generación del Volvo XC90 como protagonista.

Adiós al diésel... y puede que a la gasolina también

VOLVO V60

Tal y como publica el medio británico, Håkan Samuelsson, CEO de Volvo, defiende que hay que centrar el camino en una tendencia y la de la marca sueca, será la de los coches eléctricos o con algún tipo de electrificación. "Si queremos ser más rápidos en electrificación, no podemos decir que sí a todo, hay que priorizar: el S60 no tiene alternativa diésel y, de hecho, no estamos planeando versiones de gasóleo en ninguno de nuestros próximos lanzamientos. El XC90 seguirá este camino".

De hecho, Samuelsson también desvela que es más que probable que la tercera generación del Volvo XC90 sólo cuente con variantes híbridas, combinando un propulsor de gasolina con otro eléctrico tal y como hace el S60, y versiones eléctricas. En otras palabras, el consejero delegado de Volvo admite que el buque insignia de la familia SUV de Volvo podría no incluir mecánicas tradicionales.

Lo que tampoco hará Volvo es tomar el camino de la pila de combustible: "Hemos probado con modelos de hidrógeno a nivel de desarrollo y en prototipos, pero esta alternativa no forma parte de nuestra planificación", ha explicado Samuelsson a Auto Express.

Una misma plataforma para todos

1024 2000

El nuevo Volvo XC90 se concebirá sobre la nueva plataforma Scalable Product Architecture SPA2, cuya principal característica es que permite dar cabida tanto a motores eléctricos, como mecánicas híbridas, así como de combustión. Volvo se aleja así de la estrategia habitual de otros fabricantes, que desarrollan plataformas específicas para coches electrificados.

Así lo confirma, según Auto Express, Henrik Green, vicepresidente senior de Volvo a cargo del departamento de I + D de la marca escandinava. Sin duda, un acierto, ya que les permitirá ahorrar costes y reducir tiempos de fabricación.

De igual manera, la actual y segunda generación del Volvo XC90 espera recibir una actualización en 2019, que servirá de antesala para lo que podemos esperar en 2022. Lo que nos lleva a preguntarnos si en este lavado de cara se empezará también por abandonar los motores diésel. En unos meses tendremos la respuesta.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos