Compartir
Publicidad
Publicidad

Si tienes una impresora 3D y un manual de instrucciones, tienes un motor Bóxer Subaru EJ20

Si tienes una impresora 3D y un manual de instrucciones, tienes un motor Bóxer Subaru EJ20
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El uso de las impresoras 3D se está extendiendo al sector de la automoción de tal manera que Ford anunció hace poco que comenzaría a incluir en sus modelos piezas salidas de una impresora. De hecho, hace unos días anunciaron la adquisición de una gran impresora 3D en su Centro de Investigación y Desarrollo con la que la compañía está empezando a imprimir piezas de gran tamaño.

Y es que lo avances tecnológicos están alcanzando tales cotas que si tienes los recursos necesarios puedes tener tu propio motor en 3D en casa. En este caso, un ingeniero llamado Eric Harrell se fabricó su propio motor Subaru EJ20 WRX totalmente funcional gracias a una impresora china de 200 dólares. Y no es el único que se ha hecho.

Según comenta Harrell, este motor impreso ocupa el 35% de los que ocuparía una unidad real. Gracias a un pequeño motor eléctrico, se puede ver el armónico movimiento de cada una de las piezas, funcionando y moviéndose a la perfección. "Este motor es algo más complicado de imprimir y ensamblar que el motor Toyota 22RE", dice.

Entre sus obras se encuentra también el mencionado motor de 4 cilindros de un Toyota, también funcional. En este enlace que comparte aparecen todos los ingredientes necesarios para cocinar esta impresión.

De democratizarse el precio de las impresoras 3D, implicaría una barra libre de piezas y recambios para nuestros coches, de no ser de plástico, claro. La impresión 3D agiliza enormemente el proceso de diseño de piezas: con los métodos tradicionales un ingeniero creaba una maqueta a ordenador y debía de esperar meses hasta tener un prototipo en sus manos. Con esta técnica, en apenas unos días, pueden obtener la pieza físicamente y a un coste mucho más reducido.

Desde Ford relatan que la impresión 3D es un proceso relativamente sencillo: "desde un programa de diseño de ordenador se transmiten los pormenores de la pieza que se pretende imprimir. Una vez recibe la información, el dispositivo empieza a crear el objeto capa a capa hasta que se forma por completo".

Además, si la impresora detecta que se está quedando sin materia prima para crear la pieza, un brazo robótico sustituye el contenedor vacío por uno lleno, pudiendo funcionar de forma autónoma durante horas o incluso días.

Vía | Autonoción | Ford
En Motorpasión | Este motor LS3 V8 a escala está hecho con impresora 3D, se monta como uno de verdad ¡y funciona!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos