Compartir
Publicidad
Publicidad

Pequeño desliz con un Bugatti Veyron

Guardar
37 Comentarios
Publicidad

Si es que somos como niños, pero sin profesor que nos obligue a escribir en la pizarra 100 veces “No quitaré las ayudas electrónicas de mi superdeportivo de 1.000 caballos paga jugar”.

Como decía Tiff Needell al probar el Veyron en circuito, para conducir un Veyron no hace falta saber conducir, sólo tener dinero. Claro, que se refería al Veyron con ayudas electrónicas, no sin ellas.

Vía | German Car Scene

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos