Compartir
Publicidad
Publicidad

No hubo heridos, pero este vídeo es un decálogo de irresponsabilidades que acabó a lo escena de acción

No hubo heridos, pero este vídeo es un decálogo de irresponsabilidades que acabó a lo escena de acción
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una autovía de Molbourne (Australia), tráfico fluido, buen tiempo, una autovía en buen estado con tres carriles perfectamente delimitados... ¿Qué podría salir mal? Pues, básicamente, cualquier cosa. Un Hyundai ix35 y un MINI Cabrio coinciden en el mismo carril, a partir de ahí nos dan una lección de cómo convertir una situación cotidiana en una escena de Hollywood repleta de destrucción.

Empezando por que circulan al revés (es broma, que en Australia lo hacen igual que en Inglaterra), se dan una serie de elementos determinantes que por separado pudieron haber pasado inadvertidos pero que unidos al mismo en el mismo espacio y al mismo tiempo tuvieron este aparatoso resultado que puedes ver a continuación.

10 ingredientes para un accidente de película

Aunque parece un simple alcance, vayamos por orden para desgranar los factores que intervienen y de los que podemos extraer una lección:

  1. El MINI circula por el carril derecho (el rápido) casi en paralelo al camión del carril central, a una velocidad similar, sin adelantar. Utilitario cabrio, pequeño y bajo.
  2. El Hyundai se cambia de carril sin dejar la distancia de seguridad con el MINI. SUV mediano, centro de gravedad alto.
  3. La velocidad según la sobreimpresión de la cámara es de 100 km/h.
  4. El conductor del MINI sin mayor explicación clava los frenos.
  5. El conductor del Hyundai reacciona, tarde.
  6. Sin la distancia de seguridad necesaria, aunque el conductor del SUV frena fuerte no logra evitar la colisión.
  7. La trayectoria del impacto hace converger a la parte trasera derecha del MINI con la delantera izquierda del Hyundai. Mala combinación.
  8. El Hyundai en ese momento giró a la derecha para tratar de evadir el choque. Peor combinación aún.
  9. Con el choque, el Hyundai ix35 se convierte en un coche volador, despega sus ruedas izquierdas del asfalto.
  10. El conductor del coche que llevaba la cámara reacciona correctamente y evita agravar aún más el incidente.
  11. El resto, pura escena de persecución de Hollywood con el SUV dando vueltas de campana por la mediana.
Accidente1

Como decíamos, por separado son hechos aislados, pero una vez más debemos hacer hincapié en que conducir implica mucho más que cada uno de nosotros al volante de un coche. No estamos solos en la carretera y debemos ser conscientes de que cualquier acción particular puede involucrar a todos los que están a nuestro alrededor.

Pese a lo vistoso del choque no hubo que lamentar daños personales por lo que los ocupantes de ambos vehículos se pueden considerar afortunados. Eso sí, nunca hay que menospreciar las potenciales situaciones de peligro que pueden ocurrir en cualquier momento.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos