Publicidad

Sí, este coche volador de 1954 también es una avioneta plegable, y ahora puede ser tuyo

Sí, este coche volador de 1954 también es una avioneta plegable, y ahora puede ser tuyo
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Si eres una de esas personas que odia a muerte los atascos y a la que le gusta la rama más vintage o directamente rara de la automoción estás de enhorabuena. Bueno, si te sobran unos cuantos miles de euros.

Acaba de empezar 2020 y ya tenemos una primera hornada de subastas raras, porque un vehículo realmente exclusivo va a cambiar de manos. Se trata de un coche, pero no de un coche clásico cualquiera, sino de un coche volador de 1954.

Taylor Aerocar: una de las cinco unidades existentes sale a subasta

Correcto, lo has oído bien. La fiebre por los taxis voladores como el acordado entre Hyundai y Uber no es cosa del siglo XXI. Hace décadas, a mediados del siglo pasado, ya algunos diseñadores coquetearon seriamente con la idea de hacer vehículos que pudieran cumplir con las labores tanto de coches como de aviones.

El que ves sobre estas líneas es un Taylor Aerocar, un coche extremadamente raro de 1954 del que se produjeron tan solo cinco unidades fruto de la incontinente imaginación de un ingeniero aeronáutico norteamericano y piloto durante la Segunda Guerra Mundial: el señor Moulton B. "Molt" Taylor.

Aerocar Subasta 1

El Aerocar fue diseñado más como una avioneta que como un coche, con la salvedad de que todo el hardware necesario para emprender el vuelo era completamente desmontable y plegable para quedar recogido en un remolque que con 2,4 metros de largo duplica el tamaño del Aerocar en su configuración como coche biplaza.

De hecho, lo que es el coche en sí mismo no es más que la cabina de mando a la que se han instalado cuatro ruedas, un motor Lycoming H4 de 5.2 litros y 150 CV y un sistema de dirección. Para hacer que se moviera este coche, el Aerocar utiliza una caja de cambios manual de tres relaciones, mientras que las hélices se movían gracias a una transmisión que hacía girar las hélices situadas en la cola.

Aerocar Subasta 4

Según los datos ofrecidos por el fabricante en su día, el montaje o desmontaje de todo el sistema de vuelo no requería más de 30 minutos, mientras que la autonomía del coche era de unos 480 km con una velocidad punta de 100 km/h.

Obviamente, para poder ser considerado a todos los efectos como una aeronave por la Federal Aviation Administration (FAA), el Aerocar debía cumplir con todos los requisitos necesarios. Así, su interior está dotado por un sinfín de diales e indicadores para controlar esta pequeña avioneta.

Este curioso híbrido entre avión y coche con algo más de 24.000 km en su odómetro y 781 horas de vuelo (sí, alguien lo ha estado usando durante este tiempo) será subastado entre el 11 y el 19 de enero en la Barrett-Jackson de Scottsdale, y lo hará sin reserva.

En Motorpasión | Locura rusa, nivel: siete vehículos anfibios reales dignos de un archienemigo de 007 | Dodge WC-63 Power Wagon 6x6, el todoterreno militar civilizado que volvió de la Segunda Guerra Mundial

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios