Publicidad

Mansory y su fantasmagórico Ghost

Mansory y su fantasmagórico Ghost
33 comentarios

"Puedes entrar, pero no puedes tocar nada". Así me recibieron en el stand de Mansory en el Salón de Ginebra1. La siguiente fase tenía que haber sido "Y si no el próximo modelo lo tapizamos con tu piel".

Bromas aparte, recorro los pocos metros que me separan de una de las mayores curiosidades de todo el salón. Se trata de la preparación del pequeño de la familia del lujo británico, el Rolls-Royce Ghost. Bien, pues para empezar, no le volváis a llamar pequeño. De verdad. No es un Phantom pero podría ocupar tres plazas de parking. O podría atropellarte y el conductor no lo notaría. Palabrita.

La impresión de estar ante un coche tan lujoso casi te hace olvidar por un momento el hecho de que, maldita sea, es azul eléctrico y dorado. Lo recalco por si alguien no lo había notado al ser colores tan discretos.

Mansory en el salón de ginebra 2010

Segundos después, me acerco a su interior. No sé di definirlo como lujoso, como hortera, o como ambas si esto es posible. En medio del shock descubro el detalle tuning definitivo:

Mansory en el salón de ginebra 2010

Sí, el paraguas de la puerta del Ghost también se puede pintar del mismo dorado que la parrilla y que las llantas. En ese momento me pregunto, ¿pero en Dubai llueve? ¿Y este coche puede circular fuera de Emiratos Árabes Unidos sin que ocurra nada?

Demasiado impacto. Continuamos con un par de fotos, otras al Mansory Cyrus y mejor nos retiramos. Quedan decenas de coches por ver que no nos produzcan un shock mental. Y ojo, con esto no digo que sea un Dolorpasión. Simplemente que uno no sabe qué opinar de él.

Mansory en el salón de ginebra 2010

1: Quiero aclarar que lo cuento únicamente como anécdota. El motivo es que una de las cosas que me gusta en Motorpasión es que el trato que tenga con una marca, sea bueno o malo, no condicione la opinión que tengo sobre su producto. Porque nos pueden tratar a patadas y hacer coches muy buenos o todo lo contrario. Y ambos casos ocurren. En este caso, es completamente normal que haya stands en los que no se puedan abrir y tocar los coches, y no me lo dijeron de malos modos.

En Motorpasión | Rolls-Royce Ghost por Mansory

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios