Corvette C8 Cunningham “60th Anniversary”: un homenaje a Le Mans de 600 CV con ADN de competición

Corvette C8 Cunningham “60th Anniversary”: un homenaje a Le Mans de 600 CV con ADN de competición
7 comentarios

Los expertos preparadores de Lingenfelter Performance acaban de lanzar una brutal edición limitada basada en el Corvette C8 Stingray, para conmemorar a los Corvette Cunningham que corrieron por primera vez en las 24 Horas de Le Mans en 1960. Aunque ya han pasado 61 años, lo han bautizado como Corvette C8 Cunningham “60th Anniversary”.

Este grandioso homenaje posee un diseño de lo más llamativo y tentador y añade más picante al C8 de serie en el que se basa, que equipa un V8 de 6.2 litros con 495 CV en posición central.

En prestaciones, esta edición limitada puede equipararse más bien al nuevo Corvette Z06, que llevará un bloque derivado del V8 como el que se usa en competición (un 5.5 V8 de cigüeñal plano que podría alcanzar los 600 CV).

Rindiendo honores a sus orígenes

vettes

A finales de los 50, y pese a que su verdadero creador fue el gran Harley Earl, el ingeniero y piloto belga Zora Arkus-Duntov se mereció el apodo de “padre del Corvette” por su gran trabajo en el desarrollo del coche.

Fue él quien convenció al legendario Briggs Swift Cunningham para unir fuerzas y, con el apoyo de General Motors, competir con el Chevrolet Corvette en Le Mans por primera vez en 1960.

Aquel año las normas permitían que los coches con motores de más de 3.0 litros pudieran correr en La Sarthe y Cunningham aprovechó para inscribir tres Corvettes.

Los coches 1 y 2 no pudieron terminar la carrera, pero el número 3 pilotado por John Fitch y Bob Grossman obtuvo la victoria en su clase y terminó octavo en la general. Aquel hito fue determinante para consolidar la unión del apellido Cunningham a la historia del Corvette.

Elegancia y deportividad con reminiscencias retro

Lingenfelter Cunningham 60th Anniversary Corvette 1

Posiblemente el Corvette C8 Cunningham “60th Anniversary” sea el mejor homenaje que los preparadores de Lingenfelter Performance Engineering podrían hacer al logro de Fitch y Grossman.

Los de Michigan solo fabricarán 60 unidades numeradas de esta edición limitada, que llevarán tanto una placa distintiva como el número correspondiente bordado en los asientos.

Además, cada número de bastidor se introducirá en el Registro Cunningham, en el que ya se incluyen distintos coches de carreras de la firma de lo más variopinto: desde el peculiar Cadillac Le Monstre hasta el emblemático Cunningham C-4R.

Lingenfelter Cunningham 60th Anniversary Corvette 4

En cuanto a su estética, cada uno de estos 60 C8 tan especiales presentan ciertas reminiscencias retro, como la librea blanca con las franjas en color azul coronada por un gran alerón con el número 3, los detalles en rojo o las insignias con la bandera a cuadros de Cunningham, que también están presentes en los asientos deportivos bicolor.

Además, llaman poderosamente la atención las grandes llantas de aluminio forjado HRE personalizadas, que en cierto modo son una versión modernizada de las antiguas de competición de cinco radios, y van envueltas por neumáticos Michelin Pilot Sport 4S. El kit aerodinámico está hecho a medida por Peter Stevens Design.

Lingenfelter Cunningham 60th Anniversary Corvette 2

Bajo el capó del Corvette C8 Cunningham “60th Anniversary” se encuentran algunas mejoras notables respecto al modelo de serie. Entre ellas, el motor V8 LT2 de 6.2L montado en posición central lleva un elegante colector de admisión de fibra de carbono firmado por Lingenfelter, mientras que los cabezales y el escape Corsa Sport Tuned amplifican el rugido del C8.

Con esta configuración, la potencia del motor aumenta hasta los impresionantes 600 CV de aspiración natural. Los frenos deportivos y la suspensión específica también de Lingenfelter, rematan un conjunto que dinámicamente debe ser una delicia conducir.

Lo que no se sabe es si los preparadores han sido autorizados por Chevrolet para meter mano a la ECU del Corvette C8, que al estar encriptada solo se podría modificar con permiso de la marca.

Este coche de edición limitada no será precisamente barato por razones obvias. Su precio de partida es de 159.995 dólares o lo que es lo mismo, unos 136.000 euros.

Pero la esperanza es lo último que se pierde y, si vas justo de presupuesto, la unidad número 33 de la serie limitada del 60th Anniversary se sorteará próximamente por la Fundación de Amiloidosis Chip Miller entre todos aquellos que paguen como mínimo 25 dólares (21,25 euros) por su participación.

El ganador del sorteo se anunciará el próximo 1 de octubre, y los beneficios de esta subasta irán destinados a un muy buen fin. ¿No sería un sueño tener una de estas bellezas en el garaje por poco más de 20 euros? Dejando a un lado -entre otros- los gastos en impuestos, seguro, mantenimiento y combustible, claro.

En Motorpasión | Batalla de egos. Este es el único Corvette V12 del mundo y con el que General Motors pretendía enterrar al Dodge Viper

Temas
Inicio