Compartir
Publicidad

Brabus Mercedes-Benz SLS AMG

Brabus Mercedes-Benz SLS AMG
51 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No podía faltar en la lista de coches preparados por Brabus, el Mercedes-Benz SLS AMG tenía que pasar por sus manos si o si, no lo podían dejar fuera. Lo que ocurre es que de momento, esta preparación es la light, si se me permite el eufemismo, puesto que el motor AMG V8 6.3 lo han dejado intacto.

Lo “único” que le han hecho ha sido modificar su aerodinámica para mejorarla, reducir el peso a base de fibra de carbono y titanio, hacer el interior más lujoso y como no, darle la apariencia de un Brabus. Lo gordo está todavía por llegar, pero de momento creo que se puede decir que el trabajo lo han hecho bien.

Lo más destacable de su exterior es el nuevo paragolpes delantero de fibra de carbono en las nuevas entradas de aire, que reducen las fuerzas de sustentación en el eje delantero, mejorando su estabilidad a altas velocidades. Estas entradas van a juego con las nuevas entradas laterales, también en fibra de carbono.

Brabus Mercedes-Benz SLS AMG

Si nos vamos a la trasera, los cambios hechos en el Brabus Mercedes-Benz SLS AMG se pueden ver en el nuevo spoiler del portón trasero, también en fibra de carbono, y el difusor renovado y mejorado, que ahora alberga dos salidas de escape dobles de la nueva línea de escape, hecha en titanio, mucho más ligera que la de serie.

Las llantas también llevan la firma de Brabus y se han diseñado específicamente para el Mercedes-Benz SLS AMG. Son de 20 pulgadas en el tren delantero y de 21 pulgadas en el trasero. Ambas calzan neumáticos Yokohama con unas medidas de 275/30 ZR20 delante y 295/25 ZR21 detrás.

La suspensión también ha sido retocada, implementando el sistema Ride Control. Con él, el conductor puede elegir al toque de un botón la dureza y altura de las suspensiones, pudiendo reducir la altura del Mercedes-Benz SLS AMG hasta en 40 mm. En ambas configuraciones, más dura o más blanda, mejora a la suspensión de serie.

Brabus Mercedes-Benz SLS AMG

Para el interior, cuero y más cuero aderezado con las costuras en rojo y el logotipo de Brabus retroiluminado en las taloneras de las puertas. Marca de la casa. El volante es también de Brabus como también lo son los pedales en aluminio mate. Y como aperitivo a lo que está por llegar, el velocímetro se ha sustituido por uno que marca hasta 400 km/h.

Lo dicho, un aperitivo de lo que está por llegar. Cuando le metan mano al motor, el Mercedes-Benz SLS AMG va a dar miedo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos