Compartir
Publicidad

Toyota no apuesta todavía por la reducción de cilindradas y turbocompresores

Toyota no apuesta todavía por la reducción de cilindradas y turbocompresores
35 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Toyota no es un buen fabricante de motores sobrealimentados, al menos en los últimos años (los 80-90 fueron otra cosa). La tendencia de la mayoría de los fabricantes es de reducir las cilindradas y sobrealimentar, es decir, downsizing, pero este fabricante se resiste en motores de gasolina.

Una de sus apuestas es la de ir completamente al revés, con los motores Atkinson. No solo se trata de reducir la cantidad aire/combustible de la mezcla, también de aumentar cilindrada para mejorar la potencia. ¿Cómo se come esto? Bien, hay que desempolvar los apuntes de mecánica.

En un motor de combustión convencional de gasolina --ciclo Otto-- las válvulas de admisión permanecen cerradas en el tiempo de compresión, cuando el pistón sube. En el Atkinson, hay una leve apertura de estas, reduciendo de esa forma la carrera del pistón (menores pérdidas por bombeo) pero dejando escapar algo de aire.

Toyota Supra IV
Toyota Supra A80 3.0 BiTurbo 2JZ-GTE (320 CV), el último gran turbo de la marca

Al entrar menos aire, menos gasolina, por lo tanto dan menos potencia específica (caballos/litro) que motores Otto similares y menos par. La ventaja por otro lado es que son más eficientes y contaminan menos, ya que trabajan con menor compresión. Turbocompresores y Atkinson son incompatibles en concepto.

El tiempo dirá si esta estrategia es adecuada. Toyota ha ligado la sobrealimentación en motores de gasolina a modelos de altas prestaciones y no a de gama baja o media. Mientras en Europa y EEUU ya se usa sin complejos el turbo en motores muy modestos, los japoneses no están por la labor.

Si nos fijamos en los motores de Toyota, tanto gasolina como Diesel, tienen cilindradas más altas de la media. Los Atkinson son especialmente interesantes para hibridar, porque su falta de par se puede suplir con el motor eléctrico (de mucho par). En el vídeo a continuación se puede apreciar, a partir del segundo 40, la diferencia:

Vamos, que prácticamente todos los motores Toyota de gasolina van a seguir siendo atmosféricos durante una buena temporada. En los Diesel ya son todos turboalimentados, eso sí, con cilindradas iguales o superiores a las de sus competidores.

Vídeo | "Youtube":https://www.youtube.com/watch?v=nwmQPP8GFAU

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio