Compartir
Publicidad

VIII Trial 4x4 L'Alcúdia, la crónica

VIII Trial 4x4 L'Alcúdia, la crónica
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El VIII Trial 4x4 L’Alcúdia nos dejó un sabor agridulce en la boca. Dulce porque pudimos comprobar que el Jeep Wrangler funciona a las mil maravillas y agrio porque debido a una pequeña avería (luego lo explicaré más detenidamente) tuvimos que abandonar a falta de una prueba.

Nuestra intención no era ganar, eso lo teníamos muy claro, con acabar todas las pruebas teníamos más que suficiente, así que el abandono dolió más por no poder completar nuestro recorrido que por perder toda opción en la clasificación. Una pena, pero así es la vida.

Team Solojeep.com en el Trial de L

En la edición de este año, la prueba estaba dividida en dos partes, sábado por la noche con el fresquito y domingo por la mañana con un calor bestial (por cierto, un 10 para los chicos de Adict_4 por esta idea, los copilotos se lo agradecemos). El sábado se disputaron dos zonas, la escalera de tubos de hormigón en sentido contrario al que se hizo la edición pasada y una zona con zanjas, cruces de puentes y una zanja en curva bastante complicada.

Primero nos tocó la zona de los tubos. La subida resultó sencilla, tirar de cabestrante (aquí los tubos ayudan mucho) y el coche sube casi solo. Pero la bajada si daba impresión, al estar los tubos más separados. Pero con un poco de maña del piloto y la ayuda de las escaleras, solventamos la zona en éxito.

Team Solojeep.com en el Trial de L

Team Solojeep.com en el Trial de L

Luego pasamos a la zona de las zanjas, con un inicio cubierto de barro denso que no supuso ningún problema. Luego nos esperaba una X (siempre marca el lugar), que nos hizo perder 10 preciados puntos por una marcha atrás al confiarnos demasiado.

Rectificada la trayectoria, continuamos por la zanja lateral y la bajada con un gran agujero al final. Ningún problema hasta aquí. Y en este punto es donde nos sorprendió gratamente el Wrangler. De hecho, ya teníamos planificado como usar el winch para perder el menor tiempo posible, pero no hizo falta, el cruce de puentes con inclinación lateral sobre las rocas fue un visto y no visto.

A partir de ahí, atacamos la zanja en curva, donde tuvimos algún problema para solventarla. Pero este problema no era otro que al llevar toda esa modificación, el tren delantero no giraba lo suficiente (ya sabemos que punto hay que mejorar), obligándonos a penalizar por marcha atrás hasta
en tres ocasiones.

Y hasta aquí la parte buena del trial, porque el domingo comenzó un calvario de penalidades. No se en que puesto andaríamos en esos momentos, pero la impresión que nos daba es que estábamos por arriba. Comenzamos con la zona del barro, que no aparentaba complicación alguna, pero debido a las roderas dejadas por el piloto anterior, tuvimos que hacer uso del winch de nuevo (y aquí empecé a sudar la gota gorda) para poder acabarla.

El problema llegó a la salida, cuando desllantó la rueda delantera izquierda debido a la baja presión que le dimos a los neumáticos (alrededor de 1 kg/cm2 por rueda). Bueno, no era muy grave, se cambia por la rueda de repuesto (que nos tocó desmontar medio coche) y a seguir, pero el esfuerzo de subir el coche y mover un par de neumáticos de 37 pulgadas se nota al final.

Y llegó la zona maldita, con la escalera de rocas. El planteamiento no era complicado, una subida y bajada de tierra, un agujero lleno de agua con una zanja oculta, un par de escalones, una curva cerrada y la dichosa escalera de piedras, donde perdimos toda opción de finalizar el trial.

Aquí se unió todo, mala suerte y una mala trazada de la escalera, que descolocó el coche y que nos hizo apoyar el diferencial delantero sobre la última roca, perdiendo el tren delantero la tracción y haciendo imposible acabar la zona.

Lo intentamos todo, pero no pudo ser. Primero decidimos hacer uso del cabestrante y el ancla, pero al tercer o cuarto intento, el cable se lió de una mala forma y dejó de soltar o recoger cable. Entonces probamos con las escaleras, que tampoco dieron ningún fruto, hasta que se nos acabó el tiempo (20 minutos por zona) y tuvieron que rescatarnos.

Y todo por no hacer un par de maniobras y penalizar con algunos puntos, que a fin de cuentas y analizándolo en frió, no nos hubiesen servido de nada. Pero bueno, a lo hecho, pecho. Una vez rescatados, es cuando vimos que los soportes del los tirantes superiores del eje trasero se habían retorcido, doblando el eje hacia arriba y poniendo en serio peligro el cardan. Tocaba abandonar, con mucha pena y ganas de hacer la última zona, una zanja en V rellena de piedras. Esta misma que vimos hace dos años.

Sólo quedaba esperar a que la organización dijese la clasificación final, con el primer puesto (como ha pasado en los tres últimos años) para el monstruoso Toyota HDJ80 del team Palli 4x4, seguido muy de cerca por lo que queda del Mercedes G de Velasco y con un sorprendente tercer puesto para otro Toyota, que era la primera vez que participaba en este trial.

Como véis, sólo hay fotos del sábado noche, las del domingo las tengo que preparar todavía, ya que nuestro lector DaviD nos hizo un estupendo reportaje fotográfico y son unas cuantas imágenes. En unos días estarán listas.

Y esto es todo, ahora sólo falta reparar los desperfectos y mirar hacia el siguiente trial, recuperarme de las agujetas que tengo por todo el cuerpo y agradecer a la organización el trato que nos dieron. El año que viene más.

Fotos | Solojeep.com
En MotorPasion | Nos vamos al VIII Trial 4x4 L’Alcudia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos