¿Te acuerdas del vídeo con el que Tesla promocionaba el Autopilot? Era falso. Y eso quizá no sea lo más grave

¿Te acuerdas del vídeo con el que Tesla promocionaba el Autopilot? Era falso. Y eso quizá no sea lo más grave
15 comentarios

Para sorpresa de nadie, Tesla falsificó un vídeo de 2016 en el que promocionaba su tecnología de conducción autónoma, según el testimonio de un ingeniero jefe de la compañía, Ashok Elluswamy.

El vídeo muestra un Tesla Model X circulando por calles y autopistas, deteniéndose en un semáforo en rojo y acelerando de nuevo cuando está en verde y en el que se puede leer: "La persona en el asiento del conductor sólo está ahí por razones legales. No hace nada. El coche conduce solo".

Que el vídeo en cuestión es un “fake”, se sabe al menos desde 2021, gracias a un reportaje del New York Times. Sin embargo, lo que cambia ahora es cómo se está admitiendo abiertamente y bajo juramento en un tribunal. Es más, se está utilizando en una demanda de accionistas sobre el plan de Elon Musk de llevar la empresa a la bolsa hace unos años y que ha comenzado ayer.

El vídeo, que todavía está colgado en la web de Tesla, nos enseña desde el asiento del conductor (con cortes a otras vistas de cámara)  cómo un Tesla Model X se mueve desde que sale de una casa particular hasta las oficinas de Tesla. En todo el vídeo, la persona sentada al volante no lo toca para nada y todo apunta a que el coche se mueve solo sin ayuda del conductor, con el 'Paint It Black' de los Rolling Stones de fondo.

Un cortometraje que ha necesitado varios montajes

Tesla MOdel X

En su testimonio, Elluswamy aclaró una serie de detalles sobre este vídeo, entre ellos, que para el vídeo, el Tesla utilizó cartografía 3D en una ruta predeterminada desde una casa en Menlo Park, California, hasta la entonces sede de Tesla en Palo Alto, dijo.

En más de una ocasión, los conductores intervinieron para tomar el control en los recorridos de prueba, aseguró Elluswamy. Además, al intentar demostrar que el Model X podía aparcarse solo sin conductor, uno de los coches de pruebas se estrelló contra una valla en el aparcamiento de Tesla.

"La intención del vídeo no era retratar con precisión lo que estaba disponible para los clientes en 2016. Era retratar lo que era posible construir en el sistema", dijo Elluswamy.

Pantallazo vídeo Tesla

Tesla siempre ha jugado con la ambigüedad y los límites de la verdad  a la hora de promocionar alguno de sus avances tecnológicos cuando se trata de sistemas de ayudas a la conducción ADAS y de conducción autónoma.

Y este es el ejemplo perfecto en el que da entender ciertas cosas sin decirlas claramente, porque no explica que se trata de un vídeo promocional y que el producto final podría ser diferente o carecer de ciertas funciones.

Cada uno es libre de interpretar el vídeo como quiera. Claro que todo está hecho para orientar la interpretación hacia cómo lo quiere Tesla. Así muchos son los fans que desde entonces han querido emular el vídeo o gente que directamente mira una película o se echa una siesta  mientras el coche circula, algunas veces termina en multa y otras, por desgracia, en muerte.

Tesla Model X

De forma sibilina y jugando con las palabras, el vídeo de Tesla incita a que todos pensemos que el vídeo es cierto.

El conductor está ahí porque lo dice la ley, según el vídeo de Tesla. Algunas personas lo pueden interpretar como el conductor no es necesario para que el coche conduzca, pues si no fuese por la ley no habría nadie al volante. Y por tanto el coche podría circular sólo sin problemas sin nadie a bordo, sería un coche autónomo, “un coche que conduce sólo” (cuántas veces habremos oído esa frase).

Tesla Model 3

“No hace nada”. Es verdad que en el vídeo no hace nada, pero según el testimonio recogido en tribunal, es porque cuando los conductores han tenido que intervenir no se ha publicado.

“El coche conduce solo”. Es verdad, el coche conduce sólo. Lo que no se nos indica en el vídeo es que lo hace gracias a un sistema que no tiene nada que ver con el que equipan los modelos de Tesla de serie. Ningún Tesla lleva de serie una ruta preestablecida y un mapa 3D en su sistema para poder circular por esa ruta preestablecida.

Una carrera por ser el primero en el que ya le han adelantado dos marcas

Tesla Autopilot

Los Tesla, según las versiones y equipamiento, equipan un AutoPilot y un Autopilot Full Self Driving. Unos nombres que incitan a pensar que se trata de una tecnología del futuro (y que lleva años prometiendo que llegará en breve), pero que esconde en realidad un sistema de ayudas de Nivel 2 (sobre una escala de 5), lo que viene siendo un control de crucero activo con mantenimiento en carril y cambio de carril (si el conductor pone el intermitente para decirle al coche que cambie de carril).

Es decir, lo mismo que equipan actualmente muchos otros modelos de muchas marcas, si bien es cierto que el de Tesla es uno de los más elaborados del mercado, si no es el mejor.

Tesla Autopilot

Pero no deja de ser un sistema de Nivel 2, sólo Mercedes-Benz y Honda han puesto en el mercado a día de hoy un sistema de Nivel 3, es decir, que permita bajo ciertas condiciones que el conductor no esté pendiente de la carretera y quite las manos del volante.

Sin embargo, que Tesla juegue con las palabras y los conceptos a la hora de comunicar es ya conocido. Lo más grave de este testimonio ya no es que se reconozca abiertamente que el vídeo es falso, sino que el ingeniero al frente del desarrollo de un sistema de conducción autónoma diga delante de un juez que no conoce los conceptos más básicos de la conducción autónoma.

Por ejemplo, dice no saber qué es el Dominio de Diseño Operativo (ODD, por sus siglas en inglés). El ODD son las condiciones esperadas del entorno en el que se espera que opere un vehículo autónomo, según explica y sacó a la luz Mahmood Hikmet, ingeniero de vehículos automatizados, en una serie de tuits.

Si no fuera porque ha muerto gente pensado que su coche podía conducir sólo, sería hasta gracioso. Al mismo tiempo, estas prácticas demuestran la necesidad que tiene Tesla de diferenciarse del resto de fabricantes de automóviles. Mercedes-Benz tienen el lujo, BMW tiene (o tenía, según cómo se mire) una imagen deportiva, Hyundai una relación precio-calidad-equipamiento excelente, y así con todas las marcas.

Tesla, que fabrica algunos de los mejores coches eléctricos en cuanto a eficiencia y prestaciones y que ha enseñado al resto de marcas que sin una red de recargas públicas no iban a ningún sitio, se empeña en querer tener una imagen de empresa tecnológica con un pie en el futuro.

En ese camino se olvida que es un fabricante de coches como otro y al final se olvida de hablar de lo que hace bien.  Quizá, también, porque otros fabricantes se le acercan peligrosamente en términos de eficiencia en coches eléctricos, como BMW, con el nuevo i4, o Hyundai y Kia.

Temas