Compartir
Publicidad
Publicidad

Si te gustaba conducir odiarás a BMW M: "los cambios manuales y DCT tienen los días contados"

Si te gustaba conducir odiarás a BMW M: "los cambios manuales y DCT tienen los días contados"
Guardar
42 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vale, no es nada nuevo eso de que cada generación de un deportivo si no es más potente no vende. En BMW M no son ajenos a esta receta y siguen escalando las potencias de sus modelos con cada actualización, pero existe una considerable contrapartida a tener en cuenta: la fiabilidad.

Transmitir la fuerza bruta capaz de generarse en los motores actuales pone en riesgo la integridad mecánica, especialmente de las transmisiones. Por eso, Peter Quintus (vicepresidente de marketing y ventas), aseguraba recientemente a Drive que tanto las cajas de cambio manuales como las de doble embrague tienen fecha de caducidad.

Coches más potentes, trasmisiones menos fiables

BMW M4 CS

Hace unos meses BMW ya anunció que las cajas de cambios manuales iban a pasar a mejor vida empezando por las renovaciones de los próximos M5 y M6, que montarán sólo cajas de cambio de doble embrague ateniéndose a razones de mercado y funcionamiento. Frank van Meel (CEO de BMW) aseguraba que además de no tener ninguna ventaja dinámica, "la demanda de transmisiones manuales en estos modelos ha caído casi a cero".

Pero más allá de la demanda, o de la velocidad en los cambios de marcha, los cambios de doble embrague siguen teniendo el mismo problema para digerir la potencia que las manuales y sufren en la misma medida cuando queremos trasladar de forma rápida y efectiva la fuerza a las ruedas.

BMW M4 GTS Prueba Motorpasion 23

Para Quintus, la durabilidad es un factor determinante que ni los coches con tres pedales o DCT van a ser capaces de garantizar en los modelos más potentes y agresivos. Simplemente estas transmisiones no pueden digerir toda la potencia, y sobre todo el par, a largo plazo sin sufrir las consecuencias y acusar desgastes prematuros, por lo general con costes de reparación muy elevados.

Está claro que la clave de estas transmisiones está en la capacidad de generar sensaciones al volante, y un convertidor de par es lo menos emocionante que nos podríamos echar a la cara. Por suerte, durante los últimos años este tipo de transmisiones han reducido considerablemente el tiempo entre marchas, manteniendo unas cotas de fiabilidad bastante más elevadas que en los otros dos tipos.

Este hipotético BMW M2 M Performance no es el M2 GTS que estábamos esperando

"Estamos viendo transmisiones automáticas con nueve o diez velocidades, así que hay muchas opciones para seguir trabajando con los convertidores de par", afirmaba Quintus. "Los DCT son más rápidos y ligeros, pero esa diferencia en tiempos entre marchas se está reduciendo dramáticamente"

Sobre cuál sería la cantidad estimada para confiar en los manuales o DCT, Quintus cree que una potencia de unos 450 CV y un par motor de 600 Nm serían los límites para una transmisión tradicional. Por encima de esas cifras la longevidad de los componentes no estaría garantizada, aunque cuesta escuchar palabras así cuando tenemos ofertas de coches con potencias superiores y cajas de cambios manuales.

BMW M4 GTS Prueba Motorpasion 13

Fijándose en las cajas de cambios de convertidor de par empleadas en en la industria americana, en BMW M creen que son "muy pesadas y con unos cambios de marcha claramente mejorables", así que es más que probable que los trabajos en este aspecto estén bastante avanzados.

Lo que Quintus no se atrevió a asegurar es si la próxima generación de M3 y M4 equiparán, aunque sea en opción, cajas de cambios manuales. Lo que me pregunto si esto es más un problema de pura fiabilidad, un exceso de potencia o falta de cariño por parte de los conductores.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos