Compartir
Publicidad

Honda investiga cómo aminorar los atascos

Honda investiga cómo aminorar los atascos
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando estamos en un atasco seguramente maldecimos a los que van delante, pero nosotros ya formamos parte del sistema, y podemos contribuir o empeorar la situación. Un atasco es como un acordeón, tiene cierta elasticidad. Nuestro comportamiento de aceleración o frenado se puede propagar kilómetros tras nosotros.

Honda está desarrollando un sistema en colaboración con la Universidad de Tokio que llegará algún día al equipamiento de sus coches. Este sistema analiza el comportamiento del conductor a baja velocidad, y su forma de acelerar o de frenar. Una centralita determina si este comportamiento puede producir un potencial atasco detrás de nosotros.

Para medir su efectividad, han medido la velocidad media del trayecto y el ahorro en combustible de los coches precedentes partiendo de un coche con control de crucero activo (ACC), sin el nuevo sistema. El ACC mantiene la velocidad en la medida de lo posible, pero priorizando la distancia de seguridad.

Minimizador de congestión de tráfico de Honda

Aquí vemos cómo funciona el concepto. Cada vez que frenamos, los coches precedentes frenan con una propagación de tipo onda (sin hache). El mininimizador de congestión informa al conductor de cómo conducir de forma más suave y uniforme, para que reduzca la velocidad máxima entre reanudaciones de tráfico y así tenga que frenar menos.

Aunque esto puede ser contraintuitivo, han medido un 23% de incremento en la velocidad media, a la vez que los coches precedentes han consumido un 8% menos. Se trata ni más ni menos de enseñar al conductor cómo conducir de forma eficiente en un atasco, donde la regularidad vale más que la punta para ser más rápido.

Este sistema se va a probar en carreteras públicas en mayo (Italia) y en julio (Indonesia). La tecnología tiene mucho potencial, porque se puede complementar con una red vehículo a vehículo (V2V) y así otros vehículos están informados del atasco con antelación y contribuyen a reducir sus efectos.

Los atascos, esa ciencia incomprendida

En realidad, los molestos atascos son matemáticas puras. Una vía concreta tiene una capacidad determinada de flujo de vehículos. Sobrepasada su capacidad, el sistema se vuelve inestable y se producen retenciones. El comportamiento humano suele añadir complejidad a esto.

Os recomiendo un vistazo a este simulador de tráfico, donde podéis analizar cómo funciona un atasco en tiempo real. ¿Cuál es la forma correcta de conducir en estos casos? Pues intentar mantener el coche en movimiento el máximo de tiempo posible, aunque sea a 2 km/h, y evitar cualquier frenazo o acelerón.

Lo ideal es mantener un colchón entre coche y coche para tener margen para desacelerar de forma suave. No siempre otros conductores van a colaborar, colándose en dicho hueco, pero sería lo ideal. En un atasco, todos son responsables, en medida distinta, pero todos al fin y al cabo.

Fotografía | Thundershead

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio