Desarrollan una batería de diamante a base de desechos radiactivos que promete durar... ¡28.000 años!

Desarrollan una batería de diamante a base de desechos radiactivos que promete durar... ¡28.000 años!
26 comentarios

Si pensábamos que ya lo habíamos visto todo en el desarrollo de baterías para coches eléctricos, llega la batería de diamante a base de desechos nucleares que promete durar nada menos que 28.000 años. Se trata de la propuesta de la start-up californiana Nano Diamond Battery (NDB), que ya tiene un prototipo llamado "Diamond Nuclear Voltaic".

En el caso de los coches eléctricos, las nanobaterías de NBD prometen una autonomía sin necesidad de recargas de... 90 años.

Una batería "completamente segura" para los humanos

Ndb
Fuente: NDB.

La nueva batería de NDB obtiene su energía de isótopos radiactivos reciclados procedentes de desechos nucleares, como es el caso del grafito radiactivo.

Cada unidad contiene un solo diamante cristalino que absorbe energía de los isótopos; como los isótopos tienen una vida útil de varios miles de años, sus creadores aseguran que seguirán emitiendo energía y la batería nunca tendrá que recargarse.

Diamante

La extremadamente eficiente conducción térmica de los diamantes microscópicos actúa para alejar el calor de los isótopos radiactivos tan rápidamente que se genera electricidad.

La capa de diamante policristalino que recubre la batería tiene la capacidad de contener la radiación dentro del dispositivo ya que es el material más duro, hasta 12 veces más resistente que el acero inoxidable, explica la empresa californiana.

Según la start-up, la batería es "completamente segura" para los humanos ya que el diamante radiactivo está envuelto en múltiples revestimientos de diamantes sintéticos "extremadamente duraderos".

Estos actuarán como una capa protectora a prueba de manipulaciones para evitar fugas. Por otro lado, NDB asegura que los niveles de radiación de una celda son menores que los que emite el cuerpo humano, haciendo su uso seguro en smartphones o portátiles.

La primera industria en la que esperan aplicar esta tecnología es la aeroespacial, pero también quieren aplicarla a la industria automotriz,  electrónica de consumo o tecnología médica (marcapasos, audífonos).

La firma espera comenzar a vender la batería a socios comerciales, incluidas agencias espaciales para misiones de larga duración, dentro de los próximos dos años.

De momento no se han desvelado detalles sobre el precio de esta sorprendente fuente de energía, puesto que está actualmente en fase de desarrollo.

En Motorpasión | Olor a coche nuevo: un cóctel químico tan amado como odiado que si no está bien trabajado te puede marear

Temas
Inicio