Publicidad

Casi 100 conductores quedaron atrapados en un camino embarrado por seguir las indicaciones de Google Maps

Casi 100 conductores quedaron atrapados en un camino embarrado por seguir las indicaciones de Google Maps
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

La tecnología nos hace la vida más sencilla, pero no es infalible. En el día a día es fácil apoyarse en las soluciones que nos ofrecen aplicaciones como Google Maps, que incluso son capaces de recordar dónde hemos aparcado para encontrar el coche rápidamente a la vuelta, pero también pueden provocar situaciones frustrantes.

Esta semana Google Maps se la ha liado a un centenar de conductores en Denver, quienes para evitar el atasco producido por un accidente siguieron las indicaciones del navegador por una ruta alternativa que acabó en un monumental atasco rural.

Una ruta alternativa demasiado buena para ser real

Google Maps

Porque sí, es bastante útil eso de que Google Maps actualice la situación del tráfico y nos ofrezca diferentes alternativas en caso de retención, pero siempre y cuando sea por vías convencionales. Y es que es relativamente fácil encontrarse con ciertas situaciones en las que el navegador no sabe diferenciar apropiadamente el tipo de vía.

Esto es precisamente lo que ha ocurrido en Colorado (Estados Unidos), cuando un accidente en la ruta hacia el Aeropuerto Internacional de Denver, en Peña Boulevard, y su consiguiente atasco hicieron que muchos conductores buscasen en Google Maps una ruta alternativa. Algunos afectados aseguraron que la app les sugirió un trayecto con el que se ahorrarían la mitad del tiempo, así que hicieron caso al navegador.

Google Maps 1

La mala fortuna de estos conductores vino en forma de ruta a través de caminos no asfaltados, algo que habría podido ser anecdótico pero que se convirtió en una pesadilla al llegar a un tramo con barro producido por lluvias recientes. Con cerca de un centenar de coches tirando de plan B, algunos de los primeros en llegar hasta el lodazal se quedaron enfangados, cortando el paso al resto de vehículos.

Sólo algunos afortunados cuyos vehículos contaban con tracción a las cuatro ruedas pudieron seguir su camino y llegar a destino, mientras otros tuvieron que esperar durante horas a ser rescatados o esperar para que se disolviera el atasco y poder dar la vuelta.

Por su parte, la compañía tecnológica a través de un comunicado ha asegurado que tienen en cuenta múltiples factores para determinar si es una vía transitable o no, pero que siempre pueden verse afectadas por los imprevistos. En cualquier caso han instado a los conductores a hacer uso del sentido común cuando se ponen al volante.

Lo mejor es recordar la moraleja de que los navegadores no aciertan siempre y si seguimos al pie de la letra sus indicaciones puede ser que acabemos con el coche metido en un lago, como le pasó a esta mujer.

Nota: Las imágenes de este artículo son meramente ilustrativas.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir