Si quieres puedes: por sólo un millón, este Jaguar C-X75 de James Bond ‘Spectre’ es tuyo

Si quieres puedes: por sólo un millón, este Jaguar C-X75 de James Bond ‘Spectre’ es tuyo
2 comentarios

El Jaguar C-X75 se habría como quedado como uno de esos tantos concept cars que no llegan a la producción en serie, a pesar de las buenas intenciones de su fabricante, sino fuera por su participación en la vigésimocuarta entrega de James Bond, 'Spectre'.

Jaguar puso siete unidades del C-X75 a disposición de la productora. Y esta unidad a la venta en Simon Drabble es la última fabricada. Eso sí, habrá que desembolsar 720.000 libras esterlinas (852.000 euros) más IVA para poder hacerse con el coche.

Este Jaguar es sin duda uno de los más famosos de la saga Bond. Y eso que Jaguar se negó inicialmente a participar en las cintas del agente secreto menos secreto del mundo.

Para la tercera entrega de James Bond, 'Golfinger', los productores consideraron utilizar un Bentley, pues en las novelas originales Bond conduce un Bentley. Pero en 1961 había llegado al mercado el que era entonces el coche más bonito y más rápido del mundo, el Jaguar E-Type. La producción de la película pidió a Jaguar si les podían dejar algún E-Type.

Jaguar C X75 Spectre

Siendo la tercera entrega de una serie exitosa, era posible que les dijesen que sí. Pero se negaron. En Aston Martin se enteraron y acordaron dejarles varios Aston Martin DB5. Con el tiempo, Jaguar enmendó ese garrafal error de marketing y en todas las películas de la era Daniel Craig, los Jaguar (y Land Rover) son los coches de los malos. Y qué coches, viendo el Jaguar C-X75 en venta.

Jaguar C-X75: de concept car a coche de villano

Jaguar C X75 Spectre

El Jaguar C-X75 original fue desvelado en el Salón del Automóvil de París de 2010 a modo de concept car y con motivo de los 75 años de Jaguar. De ahí el nombre de C (Concept)-X(Experimental)75. El concept car original equipa cuatro motores eléctricos (uno en cada rueda) para una potencia total de 780 CV y alimentados por dos turbinas de gas.

Viendo la acogida que tuvo el coche, Jaguar pensó en fabricar una serie limitada a 250 unidades, pero con una tecnología más convencional que las turbinas de gas. En 2012, se desveló la segunda versión, más cercana a una posible fabricación en serie, contaba con dos motores eléctricos y un motor gasolina 1.6 turbo para una potencia total de 860 CV.

Jaguar C X75 Spectre

Podría haber sido el primer superdeportivo híbrido, mucho antes de la “Santa Trinidad” (Porsche 918 Spyder, Ferrari LaFerrari y McLaren P1), pero la crisis hizo mella y Jaguar decidió destinar sus recursos a otros proyectos, más urgentes.

Jaguar C X75 Spectre

Para 'Spectre', Jaguar se asoció con el departamento de ingeniería de Williams para diseñar y producir los C-X75 que saldrían en la película. Obviamente, no les iban a dejar un par de concept cars artesanales. Aun así, de los siete coches fabricados por la división de vehículos especiales de JLR (que idean las potentes versiones SVR de los Jaguar y Land Rover) y Williams Advanced Engineering, dos unidades contaban con el motor turbo híbrido oficial del superdeportivo. Son los coches que se usan para planos cortos y para conducirlos a menos de 20 km/h.

Jaguar C X75 Spectre

Los otros cinco C-X75 cuenta con una tecnología más clásica, pues fueron utilizados para las secuencias de acción en la que James Bond (Daniel Craig) y su Aston Martin DB10, fabricado ex-profeso para la película, son perseguidos por el Sr. Hinx (Dave Bautista) en el Jaguar C-X75.

El coche que pone en venta Simon Drabble es uno de ellos. Su carrocería, en materiales compuestos, reposa sobre un chasis tubular diseñado y fabricado siguiendo las especificaciones WRC de la FIA por garantizar la seguridad de los especialistas (y poder posteriormente vender los coches).

Jaguar C X75 Spectre

Bajo el capó trasero, nada de sistemas híbridos. Habría sido innecesariamente caro y más aún para unos coches que podrían terminar siniestro total, ardiendo o en el río Tíber. En lugar del 1.6 turbo híbrido alberga el V8 5.0 litros de Jaguar Land Rover que desarrolla 550 CV. Todo queda en casa.

Bajo una apariencia similar a la del concept car, el espartano interior recuerda que se trata de un coche destinado a realizar acrobacias y a ser pilotado sin miramientos. Aun así, tampoco es un interior hecho deprisa y corriendo. Se asemeja al de un coche de competición civilizado.

Jaguar C X75 Spectre

Fabricado por Jaguar y Williams, con una participación en una de las mejores entregas de James Bond y uno de los mejores V8 del mercado son ya razones más que suficientes para querer hacerse con él. Y si aún el coleccionista o fan de James Bond no está convencido, la guinda sobre el pastel es que se trata de la unidad con número de chasis...007.

Fotos | Simon Drabble

En Motorpasión | Probamos el Jaguar F-Type R: un deportivo de 575 CV que es la alternativa a la artillería alemana

Temas
Inicio