Compartir
Publicidad

Los ricos quieren un Bugatti Veyron, pero si eres un enviado celestial necesitas algo más

Los ricos quieren un Bugatti Veyron, pero si eres un enviado celestial necesitas algo más
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ser un gurú espiritual de palo es un trabajo complicado. Tienes que exprimirte la cabeza para encontrar teorías inverosímiles y que la gente se las crea, pero además todo tiene que estar aderezado con una receta a base de un aura mística y extravagante. Así es la vida de Gurmeet Ram Rahim Singh Insan (autoproclamado Santo, además de actor, productor y cantante en sus ratos libres, por cierto).

Pues como un mensajero de la palabra celestial no puede moverse en cualquier tartana y menos en la India, San Gurmeet se ha encargado un coche muy especial: un Bugatti Veyron. ¿Cuál es el problema? Que no le llegaban los leuros y se ha hecho una réplica sobre un Honda Accord, una réplica muy personal.

Veyron Fail 9

No se si os hace falta que lo describamos, porque creo que las fotos hablan de forma suficientemente clara por sí mismas. Un coche que con su sola presencia ya difunde las creencias de su organización llamada Dera Sacha Sauda. Pero, ¿sabéis lo mejor de la historia? Según se dice, el propio artista/santo es quien modifica sus propios coches.

La carrocería del Honda Accord ha sido sustituida por otra compuesta por paneles de metal maleados a mano para adoptar una línea parecida a la de un Veyron. El trabajo de pintura en verde pistacho y amarillo pollo, en fin... a juego con el resto. Aunque lo que de verdad es una cuchillada en el corazón es la forma de corazón que ahora preside la parrilla frontal.

Veyron Fail 2

Los parecidos con el Veyron son casi una ofensa al supercoche del millar de caballos, y la zaga se convierte en todo un despropósito. Pasando por alto las formas similares, ese escape cutre que asoma por la parte inferior y la mosquitera que cuelga del "vano motor" son de pena de cárcel. Pero no penséis que no tiene funcionalidad alguna, esa malla es para colocar allí el equipaje, porque por el camino, el "Veyron" se ha quedado sin plazas traseras y sin maletero.

En cuanto al motor, no, no hay ningún tipo de transplante exótico y el encargado de mover esta suma de incongruencias sobre cuatro ruedas es el mismo V6 gasolina de 3.5 litros que traía de serie el coche japonés.

Veyron Fail 15

Venga, ya os dejo con la galería para que se os terminen de caer las córneas.

Vía | Motoroids

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio