El día que un noruego decidió construir su propio Lamborghini Aventador en su garaje... ¡hasta con piezas de IKEA!

El día que un noruego decidió construir su propio Lamborghini Aventador en su garaje... ¡hasta con piezas de IKEA!
17 comentarios

Convertir el garaje de tu casa en tu propia fábrica de sueños: de ello bien puede presumir este noruego de 57 años que se ha fabricado su propio Lamborghini Aventador desde cero y recurriendo a piezas de otros coches o incluso a elementos de IKEA.

Su nombre es Steinar Thyhold y ya tiene listo su Lamborghini homemade que, de hecho, ya ha conducido en carretera abierta. Pero para llegar a este momento ha invertido muchas horas de su vida y unos cuantos euros.

Thyhold no es el primero que se aventura en una gesta semejante: este padre e hijo norteamericanos también llevan tiempo embarcados en concebir asimismo una conseguida réplica del Aventador imprimiendo sus paneles en 3D. Pero volvamos a este escandinavo...

Con el V12 de un BMW Serie 7

Un Lamborghini Aventador réplica nacido en un garaje de Noruega

Este entusiasta de Lamborghini, que se enamoró de los toros italianos a principios de los 80 tras ver lucirse al Countach en la película 'Los locos del Cannonball' ('The Cannonball Run'), ha tardado siete años en hacer realidad su propio superdeportivo.

 

En total, según publica el medio noruego NRK, ha invertido más 7.000 horas y cerca de un millón de coronas, unos 97.357 euros al cambio actual. Una cifra que si bien no es baja, está muy alejada de los más de 400.000 euros que puede costar nuevo el que es buque insignia de la firma de Sant'Agata Bolognese.

Los trabajos de Thyhold comenzaron en su casa ubicada en Malvik, un municipio de la provincia de Trøndelag, con un chasis de madera, que posteriormente pasó a ser uno tubular de acero. Otra de las bases fue hacerse con el corazón que daría vida a su Aventador, para lo que optó por un motor BMW.

 

En concreto se trata del bloque M73 B54, un V12 de 5.4 litros y 326 CV, que equipaba el más potente de los BMW Serie 7 de tercera generación: el 750i E38. Y es que el bueno de Thyhold quería que su Lamborghini también fuera un V12, claro, así que se compró este modelo de segunda mano en Alemania.

Lo cierto es que Thyhold ha recorrido medio mundo para encontrar las piezas de su creación: Bulgaria, Tailandia, Norteamérica... Por ejemplo la carrocería, otro de los grandes retos de este proyecto, se esculpió en México, gracias al trabajo de otro fan de la marca y que decidió prestarle su ayuda.

 

Y es que este Aventador es todo un frankenstein, pues la caja de cambios es una secuencial tiptronic de Audi, mientras que lleva los elevalunas de un Volvo V70 o molduras de modelos Volkswagen. De Lamborghini solo ha obtenido dos piezas: los faros y el parabrisas, que por cierto han sido dos de los elementos más caros de los que ha utilizado.

Por otro lado, en ocasiones se vio obligado a recurrir a la inventiva. Por ejemplo señala que concebir el sistema de escape fue todo un desafío, ya que usó las tuberías de dos fregaderos de IKEA para completar los tubos de escape.

Apto para circular por carretera

El resultado es esta impresionante réplica que, además, ha conseguido matricular. No en vano ha seguido estrictamente la normativa noruega para homologarlo e incluso miembros de la Administración de Carreteras Públicas del país ha visitado en varias ocasiones su garaje a fin de comprobar su hacer.

 

Thyhold ha ido mostrando el proceso en su cuenta de Instagram, donde puede leerse la descripción "Hazlo tú mismo". Es más, también ha bautizado su trabajosa creación: su Lambo se llama Stethy, denominación que por ejemplo serigrafió sobre el motor BMW.

Este Stethy prácticamente calca las dimensiones del Aventador original, pues  firma los 4,8 m de largo, los 2,36 m de ancho y los 1,13 m de alto. Si bien su potencia total no la anuncia, se entiende que supera los 326 CV del motor donante, ya que va aderezado con una ECU con la que habrá conseguido rascarle algún caballo más.

 

Eso sí, y aunque está encantado con su Lambo artesanal, comenta entre risas que es demasiado bajo, por lo que "no le gustan los badenes" que se extienden por las carreteras urbanas de Noruega.

Sea como fuere, su trabajo ha despertado admiración de otros entusiastas de Lamborghini. Harald Skjøldt, presidente de Lamborghini Klubb Norge y que guarda varios toros en su garaje ha alabado esta réplica: "Estoy muy impresionado con el trabajo que ha realizado. El Lamborghini es un superdeportivo muy avanzado, por lo que no es una tarea fácil".

Es más, y aunque no se trata de un modelo oficial, asegura que estaría encantado que Thyhold participe en los eventos que organiza el club. No es para menos.

Fotos: Steinar Thyhold (Lamborghini Aventador Builder).

En Motorpasión | Lamborghini Countach: el día que Lamborghini conquistó el mundo con una nave espacial | A 490 km/h, cada detalle es primordial. Estos son los secretos del récord de velocidad del Bugatti Chiron

Temas
Inicio