Compartir
Publicidad

¡Cuidado! Los 1,3 millones de cristales Swarovski de este Lamborghini Huracán pueden freírte las córneas

¡Cuidado! Los 1,3 millones de cristales Swarovski de este Lamborghini Huracán pueden freírte las córneas
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando tienes dinero suficiente tienes dudas sobre qué coche comprarte. Cuando te sobra el dinero las incógnitas se transforman en cuál será tu próximo superdeportivo. Y ya cuando eres asquerosamente rico, tan rico que no hay un denominador común entre tú y una persona que baja a comprar el pan con las monedas sueltas que va acumulando en un tarro haces cosas que no tienen calificativo alguno. O bueno, sí que lo tienen.

Si las carcasas de los smartphone cubiertas de cristales brillantes te parecían lo más trendy, vas a alucinar con este Lamborghini Huracán que ha recibido sobre su esbelta carrocería un minucioso trabajo de colocación de 1,3 millones de cristales Swarovski.

No es un eclipse, es un Lamborghini

Uno por uno los infinitos cristales han sido pegados a la carrocería del superdeportivo italiano con el único propósito de llamar la atención allá por donde pase. Y es que su propietaria es una tal Daria Radionova, propietaria de la marca DRJACKETS que, según lo que hemos podido investigar, ya ha perpetrado brillanticidios similares en al menos un Bentley Continental y un Mercedes-Benz CLS.

Los encargados de realizar esta... obra han sido los especialistas de Vinceri, una empresa afincada en Manchester que se define a sí misma como "líder mundial en especialistas del cristal" con 27 años de experiencia. Tiempo en el que se podían haber trabajado un poco su página web porque no hay prácticamente nada, literalmente.

De hecho hay un vídeo más o menos trabajado del proceso, pero ni siquiera podemos reproducirlo porque Vinceri considera que no somos dignos de tanto brillo, así que te dejamos sólo el enlace a Youtube, por si te quieres dar un bronceado rápido.

En cualquier caso es muy llamativo ver cómo cambian tus prioridades cuando el dinero pasa a un segundo plano. Los que trabajamos para llegar mes a mes pensamos en cosas más mundanas más allá del absurdo precio que haya tenido que pagar por este trabajo de ¿orfebrería?.

Nuestras preocupaciones se centrarían en que con un coche así será cuestión de segundos que alguien llegue con una navajilla a robarte los cristales del coche, o cómo demonios lo harás cuando tengas que lavarlo, o si te multaría la Guardia Civil por cegar al resto de conductores o qué pensará tu seguro de todo esto, al margen del resto de compañías de seguros en caso de accidente contra este Lambo.

En cualquier caso esperamos que lo disfrute la amiga Daria, aunque sea dando paseos por Londres, y que no tenga el mismo efecto que aquel edificio que reflejaba el sol y freía los coches aparcados.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio