Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuando tu coche se derrite por el reflejo de un edificio

Cuando tu coche se derrite por el reflejo de un edificio
Guardar
38 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando trabajas en una empresa aseguradora, sea de automóviles o de cualquier otra cosa, te encuentras con todo tipo de reclamaciones, pero no creo que muchas veces se encuentren con el caso como el que toca: un coche que se ha derretido por el reflejo de un edificio.

Ha ocurrido el Londres, muy lejos de las temperaturas extremas de Oriente Medio o el sur de España en verano. La víctima ha sido un Jaguar XJ que estaba estacionado en la zona de la City, allí dónde se mueven las grandes fortunas y se cierran los grandes negocios.

Todo por culpa de un edificio que está causando más de un problema en los últimos tiempos a la empresa constructora. El edificio de cristal con forma cóncava conocido coloquialmente como el Walkie Talkie, ha provocado más de una subida de temperatura en los alrededores.

Jaguar derretido Londres

Al parecer, en determinadas horas del día la luz solar incide en él de tal forma que el reflejo puede llegar a provocar temperaturas extremas en las zonas dónde incide. Justo en una de esas zonas estaba este lujoso Jaguar XJ, que empezó a recibir el reflejo del edificio.

Tales fueron las temperaturas que alcanzó el coche, que los espejos retrovisores, los marcos de las ventanillas y algunas otras piezas plásticas se derritieron cual helado. Los españoles hemos visto muchas veces como un coche, por muy altas que sean las temperaturas y por mucho que le incida el sol, no se derrite, lo cual nos permite hacernos una idea de hasta dónde subieron los grados de temperatura en este caso.

La empresa constructora del edificio es consciente de ello, y de hecho ya hay zonas de su alrededor que están clausuradas para evitar daños. Según cuenta El Mundo, el dueño del coche cuando llegó a recogerlo ya se encontró con una nota de la empresa constructora en la que le pedían que les llamase. Ya sabían que el problema era suyo.

Viendo la reacción de la empresa responsable, no tengo dudas de que el dueño del Jaguar no tendrá demasiados problemas para volver a tener su coche intacto, pero el problema está en que igual que es capaz de derretir un coche, también puede hacerlo con otros elementos como un carrito de bebé o provocar quemaduras a una persona expuesta al reflejo. Esperamos que el próximo protagonista de Dolorpasión™ no sea también una víctima del Walkie Talkie.

Gracias a Josechu por la pista.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos