Compartir
Publicidad

La Guardia Civil lo tendrá más fácil ahora para analizar las llamadas por el móvil tras un accidente de coche

La Guardia Civil lo tendrá más fácil ahora para analizar las llamadas por el móvil tras un accidente de coche
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya en agosto de 2018 la Fiscalía pidió que la policía comenzara a investigar las llamadas de tráfico de los conductores involucrados en un siniestro vial; una petición que se ha materializado en una orden para agilizar el proceso: un agente de Tráfico no podrá mirar el móvil del conductor, pero un juez sí podrá autorizar dicho examen para determinar si en los momentos previos al accidente se estaba haciendo uso del teléfono móvil.

Pero hay algunos flecos sueltos.

Agilizar los trámites para acceder al historial de llamadas

Accidente

Según explica El País, el fiscal coordinador de Seguridad Vial e impulsor de la medida, Bartolomé Vargas, anunciará este jueves la puesta en marcha de esta inédita medida, que afectaría a los conductores sospechosos de conducir distraídos, sea tras un accidente grave o leve.

En en este caso, la Guardia Civil podrá solicitar al juez que pida a la correspondiente compañía telefónica un informe detallado de llamadas, especificando hora y duración.

Según detalla El País de fuentes de la Guardia Civil, "si el siniestro fue, por ejemplo, a las 13.00 y luego vemos que su móvil tiene registrada una llamada a esa misma hora, o que se interrumpió en ese momento, es un indicio claro de que pudo distraerse mientras usaba el móvil".

No obstante, la medida persigue determinar hora y duración de la llamada, pero no su contenido.

¿Y qué pasa con el manos libres?

Este análisis de llamadas no será determinante a efectos punibles, ya que el conductor también podrá presentar su alegato, pero aquí llegamos al punto de qué ocurre si esa llamada se ha efectuado de forma legal mediante el manos libres, a través del Bluetooth.

En este último caso, tanto Android como iOS permiten activar la opción de respuesta automática, de forma que se pueden responder llamadas entrantes después de unos segundos siempre que haya conectado un dispositivo Bluetooth.

Distracciones

Sin embargo el acto de conversar es una distracción en sí misma: desviaciones de trayectoria, aumento de infracciones y del tiempo de reacción y la reducción de mecanismos de control no solo tienen lugar cuando intentamos manejar el volante y meter marchas con un móvil en la mano.

Así lo determina un estudio publicado en 2017 que asegura que el proceso cognitivo que necesita el cerebro humano para conducir se ve drásticamente alterado cuando tenemos que atender a un intercambio de palabras, por lo que el manos libres no es la solución para evitar distracciones.

También la DGT se ha mostrado en contra del uso de este dispositivo: el director de la DGT, Pere Navarro, considera que, pese a estar permitido, distrae aún más que llevar el móvil en la mano, ya que resta la concentración en la carretera de forma notable.

En la actualidad, utilizar el móvil al volante está castigado con tres puntos del carné y multa de 200 euros, aunque la DGT tiene entre sus planes elevar esta sanción hasta los cuatro o seis puntos.

People 2599458 960 720

De elevarse a seis puntos, se equipararía a infracciones muy graves, incluyendo las de delito contra la seguridad vial, como es el caso de conducir con una tasa superior a 0,50 mg/l de alcohol en sangre (0,30 mg/l para profesionales o nóveles), circular bajo los efectos de las drogas o los estupefacientes, negarse a realizar la prueba de alcohol o drogras, conducir con inhibidores o detectores de radar o la conducción temeraria, entre otras.

Otro de los flecos que presenta esta medida es el de las conversaciones de Whatsapp: en este caso, intervenir el contenido de conversaciones privadas sí vulneraría el derecho a la intimidad, pero por desgracia es una de las principales fuentes de distracción al volante.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio