Compartir
Publicidad

Choque generacional: Chevrolet Bel Air versus Malibu

Choque generacional: Chevrolet Bel Air versus Malibu
63 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Chevrolet Bel Air fue uno de los iconos del sueño americano, acabada la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea los americanos podían disfrutar de enormes coches, con mucho confort y motor de sobra para surcar las carreteras de su gran nación. Este modelo se produjo desde los años 50.

Poco después, Ralph Nader, ese que se presentó a Presidente de EEUU en 2004, escribió un libro que se llamaba “Inseguros a cualquier velocidad”, una demoledora crítica sobre la seguridad de los coches americanos. Pese a su apariencia y seguridad que podían aparentar, estaban en la prehistoria.

Más o menos por la misma época, Robert McNamara era presidente de Ford Motor Company, el primero que no era de la familia. McNamara es más famoso por su influencia en los devastadores bombardeos de Japón en la guerra o de ser Secretario de Estado desde Kennedy durante unos cuantos años.

Chevrolet Bel Air contra Chevrolet Malibu

Pues bien, el mismo McNamara que contribuyó a maximizar el potencial asesino de las bombas americanas en Japón, encargó un estudio sobre la siniestralidad de los coches. No existía, tuvo que investigarlo y recopilar bestiales conclusiones: los coches eran ataúdes con ruedas. Hizo algunas cosas por cambiar eso.

El libro de Ralph Nader fue un terremoto para la concepción americana del automóvil y fue el inicio de una carrera por mejorar la paupérrima seguridad de los coches… evolución que ha seguido hasta el día de hoy y que es imparable. Del Chevrolet Bel Air al Chevrolet Malibu han pasado 50 años.

Con motivo del aniversario de la IIHS, uno de los organismos de seguridad de Estados Unidos, se celebró un crash-test entre el símbolo de 1959 y el de la técnica moderna de un coche asequible para el gran público. No hablamos de los más seguros de su tiempo, pero son ejemplos muy representativos.

Chevrolet Malibu

Uno de ellos tiene la filosofía del coche duro, grande, con materiales resistentes. El otro tiene zonas de absorción de impactos programada, habitáculo indeformable, airbags, cinturones de seguridad, ABS... un montón de adelantos. ¿Quién saldrá mejor parado? Veámoslo con un gráfico ejemplo.

Me ahorraré los comentarios, pero os digo que cuando los ocupantes del Malibu habrían salido por su propio pie del coche con heridas menores, los del Bel Air habrían muerto casi en el acto, con cinturones y sin ellos. El que niegue la mejora de la seguridad de los coches modernos simplemente no tiene ni puta idea de lo que habla.

Otro día os hablaré más del señor McNamara, Nader y otros caballeros que han hecho posibles la salvación de miles de vidas a lo largo de décadas por preocuparse un poquito de la seguridad vial.

Un saludo para Hann
Fuente | Wikipedia
Vídeo | Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos