Compartir
Publicidad
Publicidad

A los españoles nos gusta correr

A los españoles nos gusta correr
Guardar
166 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La velocidad se ha convertido, por encima de cualquier otro factor, en el caballo de batalla de la DGT. Es uno de los factores más controlados, entre otras cosas porque es fácil de medir de forma masiva (ningún guardia civil me ha siquiera preguntado alguna vez, si llevaba las ruedas con las presiones adecuadas al llevar el coche cargado en un viaje, por poner un ejemplo).

Pues bien, según un estudio de la UE, a los españoles nos gusta apretar el acelerador más de la cuenta, las cosas como son. De hecho el 57% de los conductores supera los límites permitidos en las autopistas en España, mientras que el 53% lo hace en las carreteras convencionales.

Además el informe sitúa a España a la cabeza del ranking de velocidades medias más altas de la UE, con 122 kilómetros por hora, por encima incluso de países en los que los límites de velocidad son más elevados o incluso inexistentes.

La Dirección General de Tráfico (DGT) sostiene que el peligro “no sólo es una velocidad que sobrepase los límites estipulados“, sino también cuando simplemente “no es la adecuada en función de las condiciones del conductor y la vía“.

Autobahn

Respecto a esta afirmación, estoy de acuerdo, pero no tanto en que los conductores, en general, no se adaptan las condiciones a la vía. Evidentemente la impresión que yo pueda tener es completamente personal y subjetiva, pero creo que la gran mayoría de conductores en España conducen de manera prudente.

Por otro lado hay que tener en cuenta, que en mi opinión, no son pocos los puntos de nuestras carreteras, que muestran límites equivocados (por exceso y defecto), que distraen al conductor, y le hacen desconfiar, haciendo menos creíbles las señales.

Otro de los factores que recoge el estudio es que corremos más cuando la carretera es conocida, sin tener en cuenta las limitaciones de la vía. Además esto ocurre especialmente en las carreteras convencionales, en las que el límite es de 90 Km/h, mientras que de media, circulamos por ellas a 94,8 Km/h.

Circuito

Hay que aclarar que, aunque estos incrementos en la velocidad parezcan pequeños en términos absolutos, para superar de media en varios kilómetros por hora la velocidad establecida, dado que hay una considerable cantidad de conductores que como máximo, alcanzan la velocidad permitida (permaneciendo la mayor parte del tiempo bastante por abajo), tiene que haber muchos conductores que la superen con creces.

Lo cierto es que los datos del Misterio de Fomento reflejan que en dos años la velocidad media ha bajado un 2%. Mientras en 2002 el 8,6% de los conductores rodaba a más de 140 por la autopista, en 2008 solo lo hacía el 3%, y esto ha contribuido a reducir el número de victimas mortales en nuestras carreteras, que en un década, ha caído un 53 %.

La conclusión que saco de todo esto es que aunque hayamos avanzado considerablemente en materia de seguridad vial, aún tenemos que mejorar, y no son suficientes (probablemente nunca lo sean) los logros conseguidos. Hay que recordar que en Europa, casi un centenar de personas mueren al día víctimas de accidentes de tráfico. Creo que como sociedad no podemos permitirnos esos datos.

Fotografía | Rainer Ebert (II)
Vía | Yahoo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos