Publicidad

Sí, un 'Renault 4Latas' ha humillado a un Dacia Duster sobre la nieve en un vídeo viral, pero no es mejor coche y esta es la razón

Sí, un 'Renault 4Latas' ha humillado a un Dacia Duster sobre la nieve en un vídeo viral, pero no es mejor coche y esta es la razón
20 comentarios

Las fuertes nevadas que ha dejado Filomena han brindado estampas históricas en gran parte de España. Pero entre tanta carretera bloqueada y coches atrapados por el temporal, una de las imágenes que se ha viralizado en Twitter ha sido el adelantamiento en una calle con ligera pendiente de un Renault 4, más conocido como Cuatro latas, a un Dacia Duster anclado en la nieve.

En el vídeo, puede verse cómo un Dacia Duster intenta sin éxito superar la leve pendiente de la calle. Tras varias aceleraciones y surcos dibujados en la nieve, a los pocos segundos el pequeño e histórico coche galo le adelanta por su lado derecho como si la nevada no fuese con él. Pero ¿por qué esa diferencia? ¿Por qué un coche se queda atrapado mientras otro rueda sin aparente complejidad por la misma carretera?

Hay quien a raíz de estas imágenes se ha planteado e incluso ha afirmado que el Renault 4 es mejor coche en estas circunstancias que el Dacia Duster. Sin embargo, la realidad es que las capacidades offroad demostrados por el Cuatro latas van más allá de la mecánica del coche en sí, e incluso del propio coche. Hay otros muchos factores que influyen, como son el terreno, los neumáticos o la diferencia de masas, además de la destreza de cada conductor.

En cuanto a lo primero, el terreno, evidentemente es la misma carretera, pero eso no significa que las ruedas de ambos coches estén enfrentándose al mismo reto.

El Dacia Duster, de hecho, parece tratar de circular por unos surcos en los que a golpe de vista se aprecia que el espesor de nieve es menor que por donde rueda el Renault 4, intuyéndose que está ya sobre una capa de hielo, un terreno más indomable.

Pero el aspecto del terreno, dado que las imágenes no permiten apreciarlo con claridad, es el factor más subjetivo de los tres mencionados.

El ancho de banda de rodadura, cuánto más estrecho, mejor

Renault 4L Los neumáticos estrechos y pequeños del '4Latas' son una ventaja en condiciones adversas.

Y es que los neumáticos que monte cada coche resulta clave. No es comparable el agarre y estabilidad que proporcionan los neumáticos all season y de invierno frente a los de verano, tal y como os explicamos y como pone de manifiesto este vídeo.

Pero presuponiendo en base a cómo se desplazan ambos coches que ninguno monta neumáticos de invierno ni all season, existe otro factor esencial: el ancho de la banda de rodadura.

El ancho de la banda de rodadura es el caucho en su circunferencia que hace contacto con la carretera o el suelo, es decir, la parte del neumático mediante la que el coche conecta con el firme.

El Renault 4 debe arrastrar 635 kg con neumáticos estrechos de 13 pulgadas, mientras que el Dacia Duster debe mover 1.300 kg con neumáticos casi el doble de ancho

De esta forma, a mayor banda de rodadura, mayor será el contacto del neumático con la nieve -o hielo- y menor el agarre, al igual que sucede con el aquaplanning que puede darse ante intensas lluvias.

Los neumáticos, al igual que los coches, cada vez son más grandes. El Renault 4 monta unas gomas 135/80 R13, mientras el Dacia Duster equipa neumáticos 215/65 R16, lo que podría explicar también el famoso adelantamiento.

Asimismo, la diferencia de masas es un hándicap muy a tener en cuenta. Mientas el Cuatro latas debe arrastrar por la pendiente sus 635 kg de peso, el Dacia Duster homologa 1.300 kg de peso, más del doble de peso en una coyuntura en la que la tracción es mínima.

ESP off

Pero existe otro aspecto clave en la tracción, la manera en la que la fuerza del motor, es decir, el par motor, llega a las ruedas y es transmitida al asfalto, en este caso, a la nieve. En ocasiones y en algunos coches, es preciso desconectar el control de tracción y antipatinaje para poder salir.

Y es que de lo contrario, cuando una rueda empieza a patinar, el sistema va reducir potencia o frenar las ruedas con pérdida de adherencia, según los modelos, y al final tampoco vamos a poder salir. Y sí, por eso la mayoría de esos sistemas son desconectables. Obviamente, el 4L no lleva ni control de tracción ni antipatinaje.

Suavidad al arrancar. Y si es en segunda, mejor que en primera

Más allá de las características inherentes a los propios coches y sus neumáticos, existe otro factor importante, los conocimientos del conductor. Por ejemplo, para emprender la marcha sobre nieve o hielo, es preciso ser muy suave con el acelerador y el embrague (en un coche manual), de lo contrario podríamos patinar rápidamente. Y lo mejor es hacerlo con la segunda marcha.

En primera, la fuerza del motor llegará a las ruedas demasiado rápido, demasiado de repente, incluso si somos muy suaves. Sin embargo, arrancar en segunda pero sin acelerar, permite hacer que el embrague patine más y poner las ruedas en movimiento gradualmente. Es decir, si en segunda solo actuamos suavemente con el embrague y sin tocar el acelerador las ruedas empezarán a girar más despacio.

Al final, el vídeo evidencia también, lo cómodos, por fáciles de usar, que se han vuelto los coches actuales, llenos de sistemas de ayudas. Si bien han ayudado a evitar muchísimos accidentes y hacen los coches más seguros, también nos vuelven peores conductores en situaciones extremas, porque hacen que nos olvidemos de los fundamentos de la conducción.

En Motorpasión | Probamos el Dacia Duster GLP: un SUV con etiqueta ECO al que le falta consistencia

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios