Compartir
Publicidad
Publicidad
Volvo S90 y V90: al volante de estos cómodos y tecnológicos cruceros suecos
Pruebas de coches

Volvo S90 y V90: al volante de estos cómodos y tecnológicos cruceros suecos

Publicidad
Publicidad

La reinvención de Volvo con el espectacular y premiado Volvo XC 90, que nosotros mismos definidos al probarlo como un auténtico caballo ganador, continúa su rumbo gracias a la llegada al mercado de dos nuevos modelos: la gran berlina Volvo S90 y la versión familiar Volvo V90, ambos con el lujo por bandera y un diseño escandinavo que no deja indiferente. Ya están disponibles para reserva.

Si hace unos meses ya pudimos ver y tocar tanto la berlina como el familiar, ahora por fin los hemos podido conducir, aunque brevemente, en una primera toma de contacto en carreteras malagueñas. Ambos comenzarán a entregarse a clientes este mismo verano, aunque primero llegará la berlina, entre julio y agosto, y después lo hará la ranchera, entre septiembre y octubre.

En sólo tres años Volvo quiere renovar su gama al completo, dejando para entonces al nuevo XC90 como el modelo más veterano de toda su gama. Durante este año 2016 la firma sueca prevé vender en España unas 300 unidades de este S90/V90 (65% berlina y 35% familiar), aunque ya en 2017 esas expectativas se multiplican hasta un objetivo de 1.100 unidades.

Volvo S90 y V90, toma de contacto
Volvo S90 y V90, toma de contacto

A nivel estético ambos tienen un gran aspecto, en línea con su hermano SUV. Son coches grandes, con presencia, pero también lucen formas interesantes, unos faros 'Martillo de Thor' que aportan una mirada singular, parrilla frontal cóncava o detalles cromados. La berlina mide 4,96 metros y el familiar 4,94 metros, así que no son precisamente utilitarios urbanos. Sus medidas los colocan en el universo de los Audi A6, Mercedes-Benz Clase E o BMW Serie 5.

En la zaga es donde tanto S90 como V90 tienen su personalidad propia. A nosotros -y a la mayoría de compañeros con los que hablamos- nos gusta bastante más el diseño de la variante familiar, con pilotos verticales, más en línea con el XC90. Los faros traseros en forma de C del S90 no terminan de convencernos, o al menos no si los comparamos con los de la ranchera.

La agradable estética exterior deja paso a un interior de interesante diseño, limpio y armonioso, que es idéntico al del SUV grande de la casa. Por tanto, se trata de la visión sueca del lujo y está fabricado con materiales de gran calidad, agradables a la vista y al tacto. Gracias a su aspecto, a la amplitud que ofrece -también en las plazas traseras, aunque la del centro la penaliza el túnel central- y a la comodidad de los asientos, bien mullidos y con múltiples ajustes, el interior de los S90 y V90 es de los que invita a pasar tiempo en él.

Volvo S90 y V90, toma de contacto
Volvo S90 y V90, toma de contacto

El habitáculo, además de por el cuero, la madera o el aluminio, está protagonizado por una gran pantalla táctil de 9 pulgadas (en disposición vertical), que supone el punto de acceso a todos los sistemas del vehículo, incluído el sistema de climatización, por ejemplo, lo cual no termina de gustarnos. Mientras sí hay botones en la consola para el control del sistema de audio (los únicos), no los hay para el clima, que es algo más básico, a nuestro parecer. Y esto, teniendo en cuenta que el audio se puede controlar desde el volante y la climatización no, no nos parece la mejor de las soluciones. La pantalla, que es como un tablet, funciona bien, aunque tiene muchos menús y hay que acostumbrarse a navegarlos. Hasta la climatización de asientos se controla desde ella.

El S90 ofrece una capacidad de maletero de 500 litros mientras que el V90 llega hasta los 560 litros. Ahora bien, a la hora de cargarlo resulta bastante más cómodo el V90, por el gran portón -en lugar de cajón- que permite alcanzar con mayor facilidad el fondo del maletero. Además, el familiar tiene un piso de carga con un tapizado específico y hay más elementos para asegurar y organizar la carga.

Nueva familia de modelos

Los nuevos S90 y V90 están basados en una nueva plataforma, denominada SPA, que sirve como base para todos los miembros de la nueva familia 90 (y 60). Así pues, estos modelos tienen grandes similitudes con el todocamino XC90, lo cual es una ventaja. En cualquier caso, Volvo estrenará una plataforma más pequeña (CMA) en 2017, en la que se basará la nueva familia 40.

Volvo S90 y V90, toma de contacto
Volvo S90 y V90, toma de contacto

Fabricados en Gotemburgo, estos dos modelos cobran vida gracias a los motores E-Drive, gasolina y diésel de 4 cilindros y 2 litros, de arquitectura común y en diferentes niveles de potencia. Atrás quedan los motores de mayor cilindrada y cinco o seis cilindros, a favor de bloques más pequeños, ligeros y de similar potencia. La oferta incluye opciones de entre 150 y 320 CV, además de un híbrido enchufable de 407 CV que llegará el próximo año.

Motorización

Potencia

Tracción

Transmisión

D3

150 CV

Delantera

Manual 6v

D4

190 CV

Delantera o Total

Manual 6v

D5

235 CV

Total

Automática 8v

T5

254 CV

Delantera

Automática 8v

T6

320 CV

Total

Automática 8v

T8 Twin Engine

320 + 87 CV

Total

Automática 8v

Mientras Volvo planea tener un eléctrico 100% para el año 2019, con una autonomía de unos 500 kilómetros, por ahora es la tecnología Twin Engine la única que hace uso de la electrificación en la gama. En este caso, el T8 combina un motor 2 litros de gasolina (como el del resto de versiones) con un motor eléctrico, para un total de 407 CV y 640 Nm. La autonomía eléctrica asciende a 45 kilómetros.

Volvo S90 y V90, toma de contacto

Tres pilares en tecnología

Para Volvo la seguridad ha sido siempre un pilar importante, pero con el cambio de los tiempos, a ésta se suman también otros dos importantes factores: la conducción autónoma y la conectividad.

El equipamiento de serie de los S90 y V90 incluye City Safety -con detección de obstáculos, peatones, animales y frenada automática-, sistema de atenuación de salida de la calzada -mediante dirección y frenos-, control de crucero adaptativo, sistema de advertencia de cambio de carril, control de alerta del conductor, lector de señales de tráfico y, como novedad, el Pilot Assist de segunda generación. Ya en opción se pueden incluir la cámara periférica de 360 grados, asistente de ángulo muerto (puntos ciegos en Volvo), advertencia de colisión trasera o asistente de aparcamiento.

El Pilot Assist es un sistema de conducción semi pilotada que funciona hasta 130 km/h y es similar al Drive Pilot del Mercedes-Benz Clase E. Al control de crucero adaptativo añade una función de asistencia a la dirección, capaz de mantener el coche dentro del carril. Como en el alemán, es necesario mantener las manos en el volante y, si no lo hacemos, el sistema se desconecta. Está pensado para vías rápidas o para atascos, y no tanto para carreteras secundarias.

Volvo S90 y V90, toma de contacto
Volvo S90 y V90, toma de contacto

Por su parte, la conectividad es otro de esos pilares de gran importancia en los tiempos que corren. Por eso, Volvo dispone del llamado Sensus, un sistema multimedia que aglutina entretenimiento, navegación, etc... Permite acceder a información del vehículo a través de una aplicación para smartphone, ofrece un hotspot Wi-Fi y tiene conectividad Bluetooth con integración para smartphone. Ofrece además, aplicaciones como Spotify, Park and Pay, Yelp o TuneIn, y por supuesto es compatible con Apple Cay Play.

Muy cómodo y refinado

Desde un primer momento llama la atención lo acogedor del habitáculo y lo cómodo que resultan ambos modelos una vez en marcha. Son coches tremendamente capaces para hacer largos viajes y empacharse de kilómetros debido a su puesta a punto y, además, con los motores D5 y T6 que hemos probado (el primero en el V90 y el segundo en el S90) son muy rápidos.

El motor D5 -el más potente de los diésel- cuenta con un sistema denominado Power Pulse, que no es más que un depósito de aire comprimido que acumula aire para introducirlo en el colector de escape y alimentar el turbo en el momento en que le pedimos todo al modelo. Así pues, se consigue una mejor respuesta a cualquier régimen, con menor retardo en la actuación del turbo. En la práctica, el D5 es un motor lleno y con fuerza suficiente para mover el V90 con total soltura.

Volvo S90 y V90, toma de contacto
Volvo S90 y V90, toma de contacto

Por su parte, el T6 de 320 CV es un motor muy, muy rápido. En el S90 corre mucho y además tiene un sonido muy agradable, fino y bonito, pero para nada excesivamente sonoro debido al gran nivel de insonorización del habitáculo. El cambio automático de ocho velocidades -la caja manual de los D3 y D4 no la hemos probado- resulta muy cómodo en modos de conducción "benévolos" y algo más brusca en modo Dynamic. Lo que sí se echa en falta son levas tras el volante, puesto que no las hay (sí hay cambio secuencial en el selector).

Ambos modelos ofrecen diferentes modos de conducción y en el más deportivo o Dynamic la dirección gana peso, la suspensión se endurece y el cambio parece ser más rápido. No obstante, debido a sus dimensiones, peso y tarado de la suspensión, los S90 y V90 no son especialmente ágiles en carreteras reviradas, donde sus rivales alemanes brillan un poco más. En curvas rápidas se sienten más en su salsa, desde luego.

La suspensión resulta muy cómoda en cualquier situación -incluso con las llantas de 20 pulgadas que equipaban las unidades de pruebas-, pero algo blanda para afrontar curvas a ritmos elevados -y creednos que con el T6 es fácil alcanzarlos-, ya que se notan movimientos de carrocería que no invitan a llevar una velocidad alta en tramos retorcidos, incluso aunque llevemos el modo Dynamic activo. No olvidemos que estamos ante dos modelos que oscilan entre los 1.800 y los 2.200 kilogramos, según versión.

Volvo S90 y V90, toma de contacto

En resumen, la renovada gama del fabricante sueco se solidifica en el mercado con estos dos nuevos modelos, una gran berlina y un gran familiar, de diseño muy interesante, extremadamente cómodos en carretera, muy bien insonorizados, con motores competentes y refinados, con lo último en materia de tecnología y conectividad, y que estrenan una función de conducción pilotada para ayudarnos en la conducción, que acompaña a todos los sistemas de seguridad típicos de la casa.

Precios Volvo S90 y V90

Los precios de la siguiente table corresponden al acabado Momentum, el de acceso, aunque hay otros dos, Inscription y R-Design, con más equipamiento.

-

P.V.P (desde)

Volvo S90 D3

44.911 euros

Volvo S90 D4

46.961 euros

Volvo S90 D5

59.950 euros

Volvo S90 T5

54.250 euros

Volvo S90 T6

68.250 euros

Volvo V90 D3

47.713 euros

Volvo V90 D4

49.763 euros

Volvo V90 D5

62.450 euros

Volvo V90 T5

56.750 euros

Volvo V90 T6

70.750 euros

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | Volvo S90 y Volvo V90: súbete con nosotros a los nórdicos del futuro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos