Compartir
Publicidad
Publicidad
Opel Corsa, a prueba un auténtico Top 10 en ventas (parte 1)
Pruebas de coches

Opel Corsa, a prueba un auténtico Top 10 en ventas (parte 1)

Publicidad
Publicidad

El ranking de ventas de coches mensual en España tiene unos protagonistas más o menos fijos, uno de ellos es el protagonista de esta prueba, el popular Opel Corsa. Este pequeño alemán de la marca del rayo ha sabido aunar generación tras generación las cualidades necesarias para ser uno de los modelos más elegidos a la hora de ir al concesionario.

Probamos una de las versiones más caras de este utilitario, el 1.3 CDTI de 95 CV (diésel) con carrocería de cinco puertas y acabado Excellence. Su precio se pasa por muy poco de los 16.000 euros, está unos 300 euros por debajo del Corsa más caro sin contar el OPC (1.0 Turbo de 115 CV –gasolina-) y casi 4.600 euros más que el Corsa más básico, el 1.4 de 75 CV Expression con motor de gasolina y carrocería de tres puertas (4.200 euros de diferencia con cinco puertas).

Estéticamente el Corsa es un coche joven pero sin estridencias que puedan echar para atrás a un público más maduro. Es decir, busca agradar a un amplio abanico de clientes potenciales de ambos sexos, desde jóvenes con el carné recién estrenado hasta abueletes que quieren un coche fácil de conducir y económico. No se han corrido riesgos con el diseño y se ha utilizado la fórmula que tradicionalmente ha resultado exitosa.

Opel Corsa Motorpasion 135

Los utilitarios no son lo que eran

Pero pasemos a ver y valorar el Corsa por dentro. Para empezar me veo obligado a hablar de sus dimensiones exteriores, propias de un compacto de no hace tantos años, con una longitud de 4,02 metros. No es un caso aislado, sus rivales están también ahí y tampoco es algo nuevo. El crecimiento de los modelos en las diferentes categorías es un hecho desde hace tiempo que dio lugar a la creación de un segmento inferior a éste, el de los utilitarios pequeños como el Adam en el caso de Opel.

Este crecimiento ha hecho que un compacto pueda servir perfectamente como coche familiar y que un utilitario como este Corsa ya no exija un sufrimiento a los pasajeros de las plazas traseras y ni jugar al Tetris en el maletero cada vez que vas a hacer la compra. De hecho si sólo viajas una o dos veces al año y en tu uso cotidiano no necesitas mucho maletero, podrías ponerle un cofre de techo y olvidarte de comprar un Opel Astra.

La diferencia en las plazas delanteras respecto a un compacto la encontramos en el tamaño de los asientos y en la anchura, pero hay sensación de espacio. En las plazas traseras hay espacio suficiente para que dos adultos viajen con comodidad. Con 1,85 metros de estatura y el asiento del conductor ajustado para esa talla, atrás encuentro espacio suficiente para que las rodillas no me toquen con el respaldo (sobran cinco centímetros).

Opel Corsa Motorpasion 127
Esta unidad equipa portabicicletas integrado Flex-Fix, se ve en el rectángulo que bordea la matrícula

Tampoco me toca la cabeza con el techo no me agobia la falta de espacio a la altura de los hombros. Eso sí, se ha jugado con una reducida altura de la banqueta y exige más flexión de las piernas a la altura de la cadera, pero en cualquier caso no es mayor que la que encontramos en muchos compactos y berlinas (incluso premium como, por ejemplo, un Audi A4).

El respaldo del asiento trasero tiene regulación en inclinación (en dos puntos).

La parte verdaderamente negativa la encontramos en el espacio reservado para los pies, que es muy escaso y nos obliga a retorcerlos para poder acceder al habitáculo y poder colocarlos en su posición. Hay que maniobrar con los pies para entrar y salir, pero además una vez sentados no hay sitio para moverlos con cierta libertad.

Así es el puesto de conducción del Opel Corsa

Opel Corsa Motorpasion 170

Nos sentamos tras el volante del Corsa y rápidamente encontramos la postura de conducción correcta, el volante tiene regulación en profundidad (mucha) y altura, mientras que el asiento del conductor también se regula en altura (el del acompañante también por 50 euros) y el ajuste de la inclinación del respaldo es milimétrico. Bien por Opel porque cada vez es más difícil encontrar este tipo de ajuste y mucho más en utilitarios.

Buenos y amplios reglajes, pero no conseguí mi postura ideal por culpa de un volante con un diámetro exagerado, sobre todo para ser un coche pequeño. Aunque en realidad no es sólo el diámetro, también influye la posición del cuadro de instrumentos, que no permite bajar el volante todo lo que habría querido sin tapar parte de la información. Al final acabé conduciendo con las manos más altas de lo deseado con la fatiga extra que supone al afrontar un viaje (sí, también he viajado con el Corsa). Esto es un caso personal, depende de la estatura, envergadura, etc. de cada uno.

Echamos un vistazo a nuestro alrededor para cotillear cómo está resuelto el cuadro de instrumentos, el salpicadero y la consola central. En el caso de la instrumentación es más que completa y muy legible. El cuadro está formado por dos relojes analógicos para velocímetro y cuentarrevoluciones, indicador de temperatura del líquido refrigerante (otro que está en extinción en este segmento) y nivel de combustible.

Opel Corsa Motorpasion 185

Entre los relojes hay una pantalla digital para un completo ordenador de a bordo que en esta versión es de serie. Tiene dos trips y muestra múltiples informaciones en una misma pantalla. El manejo se realiza desde la palanca izquierda de la columna de la dirección, con un botón de menú y un anillo giratorio que, si bien es muy típico de Opel y sencillo, si no has conducido nunca un Opel al principio cuesta un poco realizar algunas funciones.

Al volante sólo le sobran unos milímetros de diámetro, por lo demás son todo calificativos positivos por forma, materiales, acabados, libertad de movimientos y distribución de los mandos del equipo de sonido y control de crucero (de serie en esta versión).

No podemos decir lo mismo de la consola central, que se ha dejado llevar por la moda más que por la política de la marca. Ni una, ni dos veces Opel nos regaló una charla sobre por qué las consolas de sus nuevos modelos estaban plagadas de botones. Estudios comparativos de empresas externas aseguraban que era más intuitivo y fácil de manejar. Parece ser que ya no.

Creo que un gran porcentaje de los compactos vendidos podrían ser utilitarios y hacer el mismo servicio.

El Corsa se pasa a la pantalla táctil multifunción (aunque afortunadamente mantiene el climatizador separado) y a botones externos táctiles, todo ello rematado con un marco en negro piano que es un auténtico imán para las huellas y el polvo. Pero lo peor es que exige más concentración a la hora de su manipulación y estos pulsadores tienen menos precisión, lo que genera más distracciones.

Los mandos de la climatización son un punto positivo porque, si son táctiles, ni se han integrado en la pantalla multifunción. Pero en su contra tenemos una ruleta izquierda para la velocidad del ventilador que resulta un poco dudosa y una a la derecha para guiar el chorro de aire con unas grafías tan pequeñas que se ven con bastante dificultad dada su ubicación. Y ya hablando de su funcionamiento hay que decir que la climatización automática es un poco brusca, yo acabé en modo manual para rebajar bastante la velocidad del ventilador.

Opel Corsa Motorpasion 180

Los acabados y materiales empleados en general dan una sensación de calidad comparable con la del segmento superior. Pero hemos encontrado otra cuestión peculiar en el Corsa, los aireadores. Y es que tienen la típica palanquita central para dirigirlos en todas direcciones… o eso parece. Resulta que esa palaquita es sólo para regularlos verticalmente, para orientarlos horizontalmente hay que recurrir al mando de ruleta que generalmente se utiliza para modificar el caudal o cerrarlo. Poco intuitivo.

Un maletero aprovechable

El maletero tiene una capacidad de 285 litros ampliables hasta los 1.120 según medición VDA. Cuenta con bandeja rígida (más aislamiento acústico) y respaldo abatible en dos partes asimétricas. Las formas son muy rectas y tiene bastante superficie de carga, lo que aumenta su facilidad de aprovechamiento. Aunque la boca de carga es estrecha y el umbral resulta alto cuando vamos a cargar objetos pesados.

Opel Corsa Motorpasion 191

Tiene argollas de sujeción para la carga y se puede instalar un doble fondo con dos funciones, mantener oculta y protegida parte de la carga y dejar una superficie plana cuando se abate el respaldo del asiento trasero.

Mañana os contamos el resto.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos