Peugeot Partner Electric, toma de contacto

Peugeot Partner Electric, toma de contacto
10 comentarios

Llueve en Vigo y estamos a una temperatura de unos 8º C. Salimos de la factoría de PSA, donde andamos realizando una visita que próximamente comentaremos, y nos disponemos a seguir un pequeño recorrido a bordo del Peugeot Partner Electric. Es un vehículo comercial ligero calcado al Peugeot Partner convencional... si no fuera por su cadena cinemática.

¿Hay mucho que probar en un eléctrico con un recorrido tan breve como el que nos proponen? Bueno, la idea es ver qué tal se mueve en ciudad, haciendo algunas rotondas, alguna incorporación, no mucha cosa. Pero antes de ponernos en marcha se trata de evaluar si, como nos dicen en Peugeot, este vehículo podría ser útil a determinados usuarios.

¿Quién quiere un Peugeot Partner Electric?

Peugeot Partner Electric

¿Quién es el cliente potencial de un Peugeot Partner Eléctrico? Indudablemente, las flotas de empresa. A un autónomo típico no lo veo yo con el eléctrico de Peugeot, al menos no por ahora. ¿Los inconvenientes? Básicamente el de siempre: el tiempo de recarga de las baterías.

¿Por qué no cito como problema la autonomía? Pues porque con 140 a 150 km más o menos reales, frente a los 170 km de ciclo NEDC y siempre según datos de la marca, cualquier ruta de reparto en un vehículo comercial ligero que se mueva por la ciudad va más que servido. Por otra parte, con paradas y recargas parciales esta autonomía puede aumentar hasta los 200 o 250 km.

Según datos estadísticos, los kilómetros recorridos que realizan las furgonetas de reparto ligero se distribuyen en: un 20 % para el desplazamiento desde el almacén hasta la zona de clientes, un 60 % para despachar la mercancía y el 20 % restante para la vuelta al punto de origen. Si hablásemos de 150 km, serían 30 km de ida, 90 km de reparto y 30 km de vuelta. No parece un problema grave, si tenemos en cuenta que el 70 % de los vehículos comerciales ligeros realizan menos de 100 km al día.

Peugeot Partner Electric

En cambio, el tiempo de recarga sí que puede ser un inconveniente. O no, según se mire. Como el tiempo de recarga varía sensiblemente entre el máximo (8 horas en una toma doméstica) y el mínimo (una media hora nos deja la batería al 80 %, siempre que se utilice una estación de recarga rápida, que necesita una toma de 95 A) hay que ponerse en las dos situaciones límite:

  1. Para usar una toma doméstica hay que ser muy cuadriculado con los turnos de trabajo. Por tanto, la palabra urgencia, tan frecuente en muchas actividades de pequeños profesionales, se sale de este planteamiento. Quien deba estar preparado para cualquier imprevisto o quien utilice el vehículo para su uso personal cuando llega el fin de semana, quizá no vea en este tipo de vehículos una opción.
  2. Para una empresa que cuente con una flota de vehículos y que pueda albergar infraestructuras de recarga, puede ser un vehículo adecuado si se cumplen el resto de condiciones: pauta y autonomía, básicamente, teniendo en cuenta que incluso se puede aprovechar el tiempo de comer para darle una recarga rápida a las baterías.

Por lo tanto, podemos pensar en el Peugeot Partner Electric como una furgoneta de reparto con ciertas especificidades que condicionan su utilización. Pero si estas se cumplen y si obviamos su precio (aunque lo de hacer 170 km por 1 euro es un buen reclamo), ¿funcionará el resto del vehículo?

Buen espacio de carga

Peugeot Partner Electric - competidores

Para averiguarlo, nos vamos a ver cuatro competidores del Peugeot Partner Electric, además de una unidad de este: Dacia Dokker, Mercedes Citan, Renault Kangoo y Volkswagen Caddy nos aguardan en una zona reservada para que juguemos con unas cajas y unos palets, a ver dónde es más fácil encajarlos.

Una por una, vamos comprobando las máximas dimensiones de carga con una vara cortada a la medida del Partner (1,80 m o 3,00 m). A modo de patrón, esta vara nos deja claro que el eléctrico avanza a los demás, no sólo en espacio sino en accesibilidad por la boca de carga. Con una altura de 1,15 en el portón y sin apenas salientes en los umbrales, el paso queda libre para la mercancía.

ModeloLongitudVolumen cargaCarga útil
Dacia Dokker4,36 m3,3 m³750 kg
Mercedes Citan4,28 m3,0 m³650 - 800 kg
Peugeot Partner4,38 m3,3 m³695 kg
Renault Kangoo4,28 m3,3 m³650 - 800 kg
Volkswagen Caddy4,38 m3,2 m³800 kg

La longitud exterior de los vehículos referidos nos marca su compacidad, mientras que los otros dos parámetros que vemos en la tabla nos indican la utilidad real del espacio de carga.

Fuera de esta improvisada comparativa física nos queda el Fiat Doblò, que fija el máximo volumen de carga con 3,4 m³ para una longitud exterior de 4,39 m. Este y el Peugeot Partner Electric son los únicos en los que entran dos palets europeos (1,20 x 0,80 m) sin que los pasos de rueda molesten. Ahí la anchura es de 1,23 metros.

Peugeot Partner Electric - volumen de carga
El Peugeot Partner Electric mantiene la carga útil del Peugeot Partner convencional.

De forma adicional, el sistema de asientos Multi-flex presenta varias características interesantes. Para empezar, el asiento central se abate fácilmente, dando lugar a una mesa que puede venirle bien a más de un conductor de reparto para aclararse con los pedidos, los albaranes, los cobros y otros avatares del día a día. Bajo este se oculta un arcón de 7,6 litros que se puede cerrar con candado.

Pero es en el asiento de la derecha donde encontramos un recurso más interesante todavía. Al abatirse el respaldo, la banqueta corre por un riel que la hace descender hasta el suelo, logrando con eso que esa prolongación de la superficie de carga sea plana. De forma alternativa, la banqueta puede plegarse verticalmente contra el respaldo, dando lugar a un cómodo espacio apto para transportar cargas altas.

Acomodación y mandos

Peugeot Partner Electric

El interior del Peugeot Partner Electric es muy sobrio, aunque cómodo y funcional. Tanto la posición de conducción como la visibilidad que ofrece el puesto de mando como la accesibilidad a los mandos son más que correctas. Salvo algún reglaje adicional en el asiento, no echo nada en falta.

Como es lógico en un eléctrico, el panel de instrumentos es específico de esta versión. La lectura es diáfana, aunque ya en marcha el cuadro principal queda en un plano algo inferior, lo que dificulta un poco la lectura del velocímetro y del estado de carga de la batería.

Peugeot Partner Electric - interior

El mando del cambio de marchas es grande y no ofrece demasiados misterios. De forma adicional a la posición P, el freno de estacionamiento es convencional de tipo mecánico y accionado por palanca. El cambio cuenta con una sola posición para la marcha, de manera que la retención en desaceleración sólo se realiza a un nivel.

Ahora, la cuestión está en ver cómo se mueve el Peugeot Partner Electric. Nos disponemos a realizar un corto loop de 10 kilómetros por Vigo, con origen y destino en la factoría de PSA Peugeot Citroën. Habrá un poco de todo y nada de mucho, el recorrido tiene pinta de examen de circulación. ¿Aprobará el eléctrico?

Al volante del Peugeot Partner Electric

Peugeot Partner Electric - toma de contacto

Mando de arranque, y nada que escuchar. La sensación sigue llamándome la atención mientras avanzamos por los alrededores de la fábrica. Bajo el acelerador llevo 49 kW (67 CV) y 200 Nm que empujan desde el régimen más bajo posible. Si me diera por correr un poco, lo máximo que alcanzaría sería 110 km/h. Eso es así para alargar la autonomía de las baterías.

Pronto comienzan a acercarse las primeras rotondas, y con ellas las primeras pruebas de aceleración y respuesta. Hay algo que no me convence, y es un pequeño lapso entre que piso el acelerador y obtengo una respuesta real, quizá para evitar que el par motor motive una pérdida de tracción.

En ascensos, el asistente a la salida en pendiente retiene bien y se desactiva correctamente cuando interesa. Y en descensos no muy pronunciados la retención resulta suficiente. Por cierto, que tanto la retención como la frenada implican la recarga de las baterías.

Peugeot Partner Electric

En cuanto a la potencia que entrega el motor, es ajustada para un vehículo de reparto. Vamos de vacío, con sólo dos personas a bordo, y el Partner eléctrico responde bien; sin excesos ni carencias, bien. La duda que me queda es cómo lidiará con casi 700 kg de carga útil que admite en su espacio de carga.

En una incorporación que tengo ocasión de realizar observo que el retraso que tenía la aceleración a vehículo parado no tiene lugar ahora, lo cual es de agradecer cuando uno se pone a lidiar con una vía en la que la circulación viene a buen ritmo.

En cuestión de 10 kilómetros hemos podido hacernos una idea somera sobre cómo funciona el Peugeot Partner Electric. ¿Suficiente como para establecer unas conclusiones? No. Lo justo para comprobar que PSA Vigo cuenta con un proyecto que le puede salir muy rentable si encuentra su público, habida cuenta que fabrica el Partner Electric en exclusiva. Pero de lo que supone todo eso hablaremos en otro momento.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio