Compartir
Publicidad

Nissan Micra 1.2 CVT, prueba (conducción y dinámica)

Nissan Micra 1.2 CVT, prueba (conducción y dinámica)
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vamos a ver que tal se desenvuelve el Nissan Micra cuando empieza a moverse. En ciudad nos demuestra los puntos fuertes de su categoría. La longitud contenida y una dirección asistida eléctrica poco directa y de tacto tirando a blando lo convierten en un coche muy agradable para el callejeo. También a ello contribuye un radio de giro de tan solo 4,5 metros. En la ciudad también podremos llegar a ver sus contras, como una suspensión a la que la falta algo de firmeza y que tiende a hacer oscilar la carrocería en las curvas.

Todos estos detalles nos confirman que estamos ante un coche pensado para la comodidad, sin ninguna concesión a las prestaciones y a un coste asequible. Alberga algunas sorpresas, tanto agradables como desagradables y todas ellas indican en una misma dirección: si quieres prestaciones no te compres este coche, al menos con el motor de 80 CV.

La dinámica se ve lastrada por unos neumáticos con un generoso flanco, un tarado de suspensión blando tirando a pasteloso y un conjunto motor-caja de cambios que realmente no hacen una buena suma si lo que queremos es como resultado de la misma unas prestaciones dinámicas de un segmento superior.

Nissan Micra CVT Motor

Motor y prestaciones del Nissan Micra

Tres cilindros y 1.2 litros de cilindrada se esconden en el pequeño vano motor del Nissan Micra. Aunque en breve estará disponible la versión con compresor de este motor que entregará 98 CV y consumirá tan solo 4,1 l/100 km, la prueba se ha llevado a cabo con la versión atmosférica de 80 CV, el HR12DE de concepción paralela el Nissan Micra. Esperamos probar pronto la versión de 98 CV del motor tricilíndrico con cambio CVT, de momento el sabor de boca que nos ha dejado es ligeramente agridulce.

El par motor del 1.2 atmosférico es de 108 Nm, permite una aceleración suave y constante, pero el cambio CVT se muestra siempre lento y perezoso, costará sacarle el jugo a un par bastante generoso. La sensación sonora de estar montado en una scooter de 50 centímetros cúbicos es casi total, me gustaría probar el motor de 80 CV con cambio manual algún día, pero la impresión que me deja el CVT es que su lentitud lo hace desesperante en las aceleraciones. Mucho ruido y pocas nueces se suele decir.

Espero no verme nunca en la tesitura de tener que pegar un acelerón a fondo por necesidad con la versión CVT del Nissan Micra. Durante la prueba pisé a fondo unas cuantas veces para comprobar la reacción del motor y la aceleración conseguida. Pisar el pedal hasta el kickdown y pensar en gente alrededor de ti señalándote con el dedo a la vez que se ríen de ti es la única forma de definir la poca capacidad de reacción del CVT del Micra.

Nissan Micra CVT

Una vez apretado el acelerador a fondo, pasan unos largos 2-3 segundos en los que el coche parece no haberte entendido, tras ello el cuentarrevoluciones sube con lentitud hasta un régimen elevado, extrañamente agradable al oído, y solo entonces recibimos un empuje que podríamos calificar como aceptable. Según Nissan la aceleración 0-100 km/h de la versión CVT es de 14,5 segundos. Esa cifra solo es alcanzable si la caja de cambios no está echándose la siesta.

El modo Sport, que se activa con un botón situado justo bajo el bloqueo de la palanca de cambios no mejora mucho la cosa. Hace que el coche se revolucione más y que la aceleración sea ligeramente más rápida, por desgracia no mucho más. Como curiosidad, tras un rato de tener el coche en modo Sport (y no realmente revolucionado), empecé a notar que salía bastante calor de las tomas de aire del habitáculo. Este calor dejó de salir al poco tiempo de desactivar el modo Sport.

Consumos

Sin embargo la insensibilidad a la aceleración de la caja CVT tiene una ventaja indirecta. Usando técnicas muy sencillas de conducción eficiente, el consumo del Nissan Micra se puede ajustar casi completamente al consumo de ficha, que en la versión CVT es de 5,4 l/100 km. Según el contador del Nissan Micra, en el momento de la devolución el coche el consumo estaba en 6,1 l/100 km, sin embargo durante la mayor parte de la prueba el contador estuvo entre 5,3 y 5,4 l/100 km.

Nissan Micra CVT Boca depósito

Vamos a ver cómo este coche se ha ganado el distintivo “Pure Drive” a pulso. La unidad no se encontraba completamente llena de combustible en la entrega, el odómetro marcaba 4723 km, un parcial de 257 km, una autonomía de 317 km y un consumo de 9,2 l/100 km (el anterior había ido realmente a fuego). Tras reiniciarlo pertinentemente, hice un llenado estando el depósito un poco por debajo de la mitad según el medidor.

Entraron 22 litros de gasolina, sabiendo que el dato oficial de la capacidad del depósito de combustible del Nissan Micra es de 41 litros, podemos estimar que el medidor es bastante exacto. El llenado se hizo a los 14,8 km del primer reset del ordenador y el consumo medio en esa distancia fue de 8,3 l/100 km. Mejor que los 9,3 que marcaba el ordenador a la entrega, pero estaba seguro que podía hacerlo mucho mejor.

Mediada la prueba, el marcador de consumo medio marcaba 5,3 l/100 km, clavado al oficial dado por Nissan, sin embargo, antes de acabar la prueba tenía que probar que tal se le daban al coche otras cosas que no fueran consumo y confort. Después de una parte de carretera con muchas curvas y varios kilómetros de autopista, con la prueba prácticamente finalizada, el marcador había subido hasta los 6,1 l/100 km.

Nissan Micra CVT Autonomía

El contador de combustible marcaba un pelo por debajo de cómo estaba en el momento de la entrega, si el contador es fiable, haciendo un rápido e impreciso cálculo, con una distancia recorrida 356,4 km y unos 22-23 litros de combustible consumido (mas o menos lo mismo que llené al principio), salen 6,17-6,45 l/100 km reales, así que me aventuraría a decir que el ordenador de a bordo del Micra es bastante preciso, o al menos que sus mentiras son piadosas.

El indicador de consumo instantáneo por su parte, aun con el pie en posición estática, bailaba cual enfarlopado en la Puzzle, mucho más de lo deseable, además las referencias entre 0 y 30 l/100 km (rango demasiado amplio y poco útil) no son las más adecuadas. Estimar el consumo instantáneo es misión imposible. Incluso con el control de velocidad en una carretera llana con firme nuevo el indicador no se quedaba quieto.

Así que aunque nos pasemos con el acelerador, el Nissan Micra CVT nos ofrece unos consumos contenidos. Tras dar por finalizada la prueba todavía hice algunos kilómetros más por ciudad, sin resultados significativos para el consumo, vamos que se no se volvió a mover ni para arriba ni para abajo.

Nissan Micra CVT Línea

Comportamiento dinámico

Durante los primeros kilómetros, la mayoría en ciudad, que es el habitat natural del Nissan Micra, el consumo fue bajando poco a poco, pero solo aplicando técnicas de conducción eficiente, muy fáciles de realizar en éste coche por la pereza del CVT a reaccionar a las aceleraciones. Con un poquito de práctica los consumos de ficha no pueden tardar en aparecer.

Es un coche bastante cómodo en ciudad, gira en muy poco espacio (4,5 metros de radio de giro) y se nota. A la hora de aparcar es una gran ventaja porque en un par de maniobras se mete el coche en cualquier hueco, incluso en los que le van justitos. Gracias a cosas como ésta es un urbanita por derecho propio.

Tras esos kilómetros de semáforos y cambios de carril con el cuchillo entre los dientes, ya que en Madrid parece que si no tienes un coche grande no tienes derecho a los cambios de carril, tocaba probar autopista y carreteras secundarias, entrábamos en “terra incógnita” para el Micra.

Nissan Micra CVT Tablero de Instrumentos

Nada más salir a carretera, me sorprendió lo bien que funcionaba el limitador-control de velocidad de crucero, además de su sencillez de uso desde los mandos del volante, aunque están demasiado pegados al aro (lo activé varias veces sin querer al girar moviendo las manos sobre el volante). El coche iba algo revolucionado en algunas cuestas arriba, en el resto de situaciones mantenía la velocidad sin llegar a hacer “gritar” en exceso al motor (hecho que en los CVT se agradece) y sin apenas desviarse de la velocidad programada.

Una vez llegué a las curvas y a las cuestas arriba, desconecté el control de crucero y apreté el botón Sport de la palanca de cambios, tenía que ver que tal se desenvolvía esta pelotilla en curvas. Me sorprendió, no por su aceleración, sino por la buena capacidad de paso por curva que mostraba, ya que en la mayoría de las curvas y a pesar de intentar ponerle en aprietos girando de forma brusca, el Micra mantenía su trazada de una forma más que aceptable sin ni siquiera entrar el ESP en funcionamiento, aunque eso sí, con oscilaciones de la carrocería.

Fue en una carretera más tranquila pero con un firme en mal estado en la que empecé a ver carencias dinámicas en el Nissan Micra. Los neumáticos, unos Bridgestone B250, estrechos y no diseñados para un firme de asfalto roto cubierto con gravilla empezaron a deslizar en las curvas a muy baja velocidad. También mi trasero me comunicaba que este firme no era familiar para el Micra.

Nissan Micra CVT Frontal

Estamos ante un coche muy “morrón” (subvirador), incluso a baja velocidad, sentí la misma sensación con lluvia, el coche se va de morro con bastante facilidad, en condiciones de baja adherencia hay que manejar el volante con mucha suavidad e ir despacio si no queremos llevarnos un susto bastante tonto.

La suspensión no ayuda mucho, sigue el esquema de un 95% de los coches de éste segmento, McPherson independiente delante y trasera de brazo tirado con eje rígido que usa muelles como elementos elásticos. Estas suspensiones son eficaces y ocupan poco espacio, en este tipo de coches el espacio se vende a precio de oro.

Francamente la dinámica fuera de la ciudad no es el punto fuerte del Nissan Micra, en parte por lo escasa que se queda la combinación motor+CVT, pero tampoco es el objetivo de un coche de estas características el ser una máquina de competición, sin embargo para el objetivo de un coche de este tipo, cumple sobradamente y ofrece posibilidades de hacer consumos realmente bajos.

Nissan Micra CVT Lateral Trasera

Aunque no veremos una versión diesel del Micra, probablemente no se necesite, ya que se diseñó para eso, el motor 1.2 de gasolina tanto en versión atmosférica como con compresor mecánico consigue consumos realmente contenidos, una potencia similar y unas prestaciones que aunque son algo ajustadas no van por detrás de los equivalentes diesel de la competencia.

El motor con compresor del Nissan Micra DIG-S probablemente haga mucha mejor pareja con este CVT que el 1.2 atmosférico, hasta que no saquen esa versión DIG-S CVT y la probemos, no sabremos la verdadera diferencia, pero esos caballos extra y mejor consumo pueden compensar la lentitud de reacciones del CVT con una capacidad mayor de aceleración y un consumo potencial realmente bajo.

En la próxima parte veremos el equipamiento, versiones y la seguridad del Nissan Micra.

Continuará...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos