Compartir
Publicidad
Publicidad
Mercedes-Maybach S 600, toma de contacto
Pruebas de coches

Mercedes-Maybach S 600, toma de contacto

Publicidad
Publicidad

Tras el lanzamiento del Mercedes-Benz Clase S más exitoso de la historia, con más de 100.000 unidades comercializadas durante su primer año en el mercado, el fabricante de Stuttgart apuesta por una versión todavía más lujosa y exclusiva, que recupera el nombre de Maybach, en este caso Mercedes-Maybach, otra submarca que se une a Mercedes-AMG. Una ofrece la máxima deportividad y, la otra, la máxima exclusividad.

El Mercedes-Maybach Clase S es la variante más exquisita del Clase S y llegará al mercado este mismo mes de febrero (con entregas en la segunda mitad del año), enfocado especialmente al continente asiático (China, principalmente), donde se venderán aproximadamente una de cada dos unidades producidas. Estados Unidos se llevará un 10% de ellas, Rusia un 16%, Europa un 2% y Oriente Medio un 5%, según las previsiones de la marca.

Con respecto al Clase S convencional, la variante Maybach crece un total de 20,7 centímetros en longitud, hasta 5,45 metros de largo, y 20 de esos centímetros extra van a parar a la batalla, que crece en la misma medida para conseguir una todavía mayor habitabilidad trasera. Aunque parezca mentira, el todopoderoso Clase S cede su título de buque insignia de la marca de la estrella a su hermano mayor, el Mercedes-Maybach Clase S.

Mercedes-Maybach S 600, primeras impresiones

A diferencia de los anteriores Maybach, con unos precios desorbitados y con unas ventas bastantes pobres durante diez años de existencia, este nuevo modelo de Mercedes-Benz responde a la petición por parte de los clientes, que reclamaban versiones aún más lujosas del ya de por sí cargado de comodidades Clase S.

Y por si el gran espacio disponible no fuera suficiente por sí mismo, Mercedes-Maybach saca también pecho por ofrecer la berlina de serie más silenciosa del mercado en las plazas traseras. El modelo, según los ingenieros, es un 10% más silencioso que los antiguos Maybach, y eso que utiliza cristales 2 milímetros más finos (5 milímetros frente a los 7 milímetros de los Maybach 57 y 62). Gran parte de culpa la tiene el concienzudo trabajo aerodinámico.

Entre las medidas para reducir el ruido percibido en el interior, destacan los recubrimientos textiles en pasos de rueda o bajos del vehículo, hermetizado especial en las juntas de las puertas, pero, sobre todo, las medidas en cuanto a aerodinámica se refiere: spoiler delante de las ruedas delanteras, faldones delanteros y traseros de forma aerodinámica, spoiler optimizado, hermetizado en contorno de los faros o radiador, canales vierteaguas también optimizados o perfil aerodinámico en los faros traseros.

Mercedes-Maybach S 600, toma de contacto

Durante el evento de presentación del modelo organizado en Santa Bárbara, California, tuvimos oportunidad de hablar con uno de los responsables del apartado aerodinámico, a quien le preguntamos cuál sería el mayor desafío a la hora de intentar hacer un coche todavía más silencioso. Según nos dijo, han hecho todo lo posible por conseguir el habitáculo más silencioso. "Más no se puede hacer", nos comentaba, al menos "no sin añadir una cantidad de peso que resultaría ridícula después de tanto esfuerzo para fabricar un vehículo con carrocería de aluminio".

Solo es necesario un único vistazo para darse cuenta de que el Mercedes-Maybach Clase S es algo especial. No es un Clase S cualquiera, desde luego. Se nota sobre todo en la vista de perfil, donde se aprecia la distancia adicional entre ejes y llama la atención el marco cromado de ventanillas y montante B, las llantas exclusivas de 20 pulgadas o el logotipo de Maybach sobre el pilar trasero (una doble M inscrita en un triángulo redondeado). La tapa del maletero luce el distintivo Maybach, pero echamos en falta algo que lo identifique en el frontal, ya que cuenta únicamente con la estrella de Mercedes-Benz en el capó.

Mercedes-Maybach: S 500 y S 600

Este modelo es por tanto una limusina concebida para viajar en la parte trasera, de la forma más cómoda imaginable en un coche, y no para conducirla uno mismo, aunque en cualquier caso el chófer se podrá llevar una alegría de vez en cuando ya que la gama está compuesta por un S 500 con motor 4.7 litros V8 biturbo de 455 CV y 700 Nm, y un S 600 con propulsor 6.0 V12 biturbo, que alcanza una potencia de 530 CV y un par motor máximo de 830 Nm. Si bien el V12 se combina con la caja de cambios automática de siete velocidades, el V8 estrena una nueva de nueve relaciones.

Mercedes-Maybach S 600, toma de contacto

Si bien las prestaciones no lo son todo en un modelo de estas características, no dejan mucho que desear. Ambas versiones aceleran de 0 a 100 km/h en 5 segundos y alcanzan los 250 km/h, aunque el V12 es considerablemente más sediento que su pariente de ocho cilindros. El consumo homologado para el S 500 es de 8,9 litros a los cien kilómetros (207 g/km de CO2) y el del S 600 asciende a 11,7 litros, lo que corresponde a 274 g/km de dióxido de carbono.

A partir de junio se ofrecerá también una versión 4Matic del S 500, con tracción a las cuatro ruedas. Además, Mercedes-Benz ha anunciado que durante este año 2015 lanzará dos variantes más del Clase S, una Pullman, todavía más larga, y otra descapotable, para un total de seis (batalla corta, batalla larga, coupé, Maybach, Pullman y descapotable).

Al igual que el Clase S convencional, el Maybach ofrece todos los sistemas de asistencia y seguridad, como el control de crucero con asistente para atascos (Stop&Go Pilot) y asistencia en la dirección, el freno Pre-Safe con detección de peatones, el servofreno de emergencia BAS Plus, el detector activo de cambio de carril, las luces automáticas de carretera o el asistente de visión nocturna, entre otros.

Mercedes-Maybach S 600, toma de contacto

Además, se incorporan algunas innovaciones como el airbag de banqueta en los asientos traseros (para evitar escurrirse por debajo del cinturón cuando el asiento está en posición reclinada), el aproximador del cierre del cinturón (el cierre se eleva para facilitar el anclaje) y se pueden adquirir otras como el propio cinturón con airbag.

En el mercado español de momento sólo está disponible la variante S 500 con motor V8 de 455 CV, cuyo precio de partida, con impuestos y transporte incluídos, es de 152.125 euros.

Interior de auténtico lujo

Quizá la oferta de motorizaciones nos invite a subirnos al puesto de conductor, pero en cuanto veamos lo que ofrece la parte trasera, no querremos salir de ella. El espacio disponible para las piernas es notablemente mayor que en un Clase S de batalla larga y, aunque el diseño general y la disposición de mandos es la misma, el Maybach cuenta con molduras decorativas de mayor calidad, detalles cromados y materiales de primer orden, como maderas nobles.

Mercedes-Maybach S 600, toma de contacto

Tanto el reposabrazos central delantero como el trasero, incorporan el logotipo de Maybach grabado en el cuero de su recubrimiento. En las puertas, por ejemplo, el revestimiento de cuero está cosido a mano y se ofrece en diferentes tipos de piel. Como en modelos AMG, el reloj análogico de la consola central delantera está firmado por la afamada firma IWC. Por supuesto, se incluyen de serie las cortinillas para proteger del sol (laterales y trasera).

Como en el Clase S normal, el asiento estrella del habitáculo trasero es el derecho, ya que es el que más espacio ofrece al poder mover hacia delante el asiento del copiloto delantero. Por lo demás, las dos plazas traseras gozan de las mismas comodidades y son Executive de serie. Ambas "esconden" a los pasajeros tras el montante trasero (por aquello de una mayor privacidad y gracias a la mayor habitabilidad que permiten esos 20 centímetros extra) y cuentan con pantallas integradas en el respaldo trasero de los asientos delanteros, a través de las cuales se puede acceder al sistema de navegación del vehículo, a material multimedia o al navegador de Internet, por ejemplo.

En caso optar por las plazas traseras First Class (el siguiente paso a Executive), se añade una consola trasera prolongada que abarca todo el túnel de transmisión y el reposabrazos trasero y cuenta con portabebidas climatizado y, opcionalmente, con dos mesitas metálicas plegables de tipo avión que se despliegan fácilmente para trabajar o comer y pueden ser guardades en la propia consola.

Mercedes-Maybach S 600, toma de contacto

Entre los opcionales más interesantes que están disponibles en este Mercedes-Maybach Clase S encontramos el paquete Air-Balance que incorpora una fragancia para el sistema de climatización, un juego de dos copas de champán Robbe & Berking bañadas en plata, techo corredizo panorámico (opcionalmente con opacidad variable en el S 600) o los sistemas de audio Burmester (normal o 3D, éste último de 24 altavoces), que además incluyen una función que amplifica la voz del conductor y hace llegar el sonido al habitáculo trasero a través de los altavoces.

Primeras impresiones

Nada más abrir la puerta trasera salta a la vista el salto en calidad, aunque el aspecto general, salvo por detalles como la madera y el cuero extra, distintivos Maybach o las alfombrillas de lana de oveja, es similar al de un Clase S. Tomamos asiento y tenemos por delante un paseo de hora y media por California, con chófer, para vivir en nuestras propias carnes la experiencia de quien compra un Maybach, que probablemente no lo conduzca nunca.

Los asientos son más parecidos a los de la cabina Business de un avión que a los de un automóvil. Son extremadamente cómodos, se reclinan mucho, tienen ajuste eléctrico y memoria, cuentan con reposapiés, función masaje y, además, los reposacabezas son blandos, como un cojín, así que quedarse dormido durante el viaje no es tarea difícil.

Mercedes-Maybach S 600, toma de contacto

El gran espacio disponible y el silencio del habitáculo a velocidades de autovía son los dos puntos fuertes del vehículo. Además, el sistema de infoentretenimiento y navegación, así como la interfaz de usuario, están muy por delante que la de otros fabricantes de lujo como Rolls-Royce y Bentley. En general todo parece mucho más moderno, y todo por la mitad de precio que los modelos británicos.

Puede que para el exquisito cliente de Mercedes-Maybach lo de compartir interfaz con Mercedes-Benz no le contente del todo, pero lo cierto es que la calidad es indudable. No hay logotipos Maybach en los display, salvo el que aparece momentáneamente en la pantalla delantera al arrancar el vehículo, pero a nuestro entender, es secundario: mejor calidad que únicamente exclusividad. En las pantallas traseras echamos de menos algunas funciones, como poder acceder a la configuración de Wi-Fi del vehículo.

Por otra parte, los ocupantes pueden reproducir diferentes DVD (o el mismo, pero al mismo tiempo, claro), música desde un teléfono (con Bluetooth) y pueden navegar por diferentes sitios de Internet, pero han de compartir la emisora de radio, que se escucha mediante auriculares inalámbricos y es independiente de la que pueda llevar el conductor. El mando a distancia, como en el Clase S, funciona a pilas. También echamos en falta que tuviera batería y pudiera cargarse en el vehículo, evitando así tener que cambiarle las pilas cada cierto tiempo. Detalles, simplemente.

Mercedes-Maybach S 600, toma de contacto

Tras un rato a bordo abrimos la guantera central trasera y encontramos una nevera en la que caben botellas grandes (de vino o champán, aunque en nuestro caso son de agua). La única pega de este opcional es el espacio que resta al maletero (ver foto), aunque puede que para el cliente de Maybach sea lo de menos. Aprovechamos también para leer Motorpasión desde el coche, a través del navegador de Internet y la pantalla trasera.

Ambas versiones equipan el llamado Magic Body Control de serie, que lee la carretera y ajusta la suspensión en consecuencia, haciendo que los ocupantes gocen de la máxima comodidad. En conducción normal no es demasiado evidente, pero cuando afrontamos un bache grande o badén, el efecto es impresionante. Casi no se nota el obstáculo. La carrocería no se mueve, mientras la suspensión hace el trabajo. Como en el Clase S, es una pasada.

En definitiva, es probable que al cliente que busque un Mercedes-Benz Clase S el Maybach le ofrezca cosas que el Clase S normal no sea capaz de ofrecer pero, sobre todo, a quien busca una berlina de lujo del más alto nivel, las opciones con la tecnología más moderna se reducen a una: el Mercedes-Maybach Clase S. No tendrá la clase de un Rolls-Royce, ni materiales tan caros y exclusivos como los que luce el inglés, pero desde luego ofrece mucho por mucho menos dinero.

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos