Mercedes-Benz GLC: lo hemos probado y ahora vemos que un SUV puede hacer off-road de verdad
Pruebas de coches

Mercedes-Benz GLC: lo hemos probado y ahora vemos que un SUV puede hacer off-road de verdad

Cuando ya ha quedado claro que cualquier catálogo de coches tiene que contener casi un SUV por cada segmento, Mercedes-Benz ha sacado pecho con el Mercedes-Benz GLC, el modelo que recoge el testimonio de la Clase G y pone esta al servicio del Mercedes-Benz Clase C con un SUV compacto que llega pisando fuerte sobre todo tipo de terrenos, recordando que un SUV puede ser, también, un vehículo todoterreno capaz de acometer descensos de 50 grados de inclinación.

Superar a un predecesor como el GLK, que lleva vendidas 600.000 unidades desde 2008, no es tarea sencilla. Con el GLC no sólo ha cambiado la denominación, sino que el nuevo G de Mercedes-Benz llega con dimensiones más generosas y ampliando la comodidad de los ocupantes.

¿Qué cambia del Mercedes GLK al Mercedes GLC?
Casi es mejor que lo veas en números

Mercedes Benz Glc Tecnica 225

Aunque la galería de fotos definitiva del Mercedes-Benz GLC contiene fichas técnicas con decenas de datos sobre la evolución de este SUV, la comparativa entre el GLK y el GLC se ofrece a continuación, medida a medida, para que podamos apreciar los cambios en detalle:

 GLKGLC
Cotas básicas de la carrocería (mm)
Batalla27552873118
Ancho de vía delante/detrás1.574/1.5971.621/1.6172,35
Longitud45364656120
Anchura1840189050
Altura163016399
Cotas del habitáculo (mm)
Del centro de la rueda delantera hasta el punto de referencia del asiento 1 1527156740
Desde el punto de referencia del asiento del conductor hasta las plazas traseras80884638
Espacio efectivo para las piernas en las plazas traseras89194857
Anchura a la altura de los codos, delante1442149957
Anchura a la altura de los codos, detrás1440147434
Espacio para los hombros, delante1401145554
Espacio para los hombros, detrás1408143628
Altura máxima hasta el techo, delante105710658
Altura máxima hasta el techo, detrás10121005-7
Cotas del espacio de carga
Volumen mínimo del espacio de carga, en litros VDA420 - 470 550-50
Volumen máximo del espacio de carga, en litros VDA1550160050
Longitud máxima del espacio de carga (mm)89093040
Anchura máxima del espacio de carga (mm)12611389128
Anchura mínima del espacio de carga (mm)9501100150
Variabilidad/División del respaldo trasero60/40 40/20/40 -
Posición de cargano-

Las versiones del nuevo Mercedes-Benz GLC, comparadas con las versiones del Mercedes GLK

Glc 220 D 4matic Selenitgrau Elsass 2015 180
GLC 220 dGLC 250 dGLC 250
Potencia kW/CV125/170150/204155/211
Par motor máximo (Nm)400500350
NEDC GLC (l/100km)5,0-5,55,0-5,56,5-7,1
NEDC GLK (l/100km)(6,1-6,5)(6,1-6,6)(7,5-7,9)
CO₂ GLC (g/km)129-143129-143152-166
CO₂ GLK (g/km) (159-169)(159-169) (173-180)
∆ Consumo - emisiones (%)-19-19-12
0-100 km/h GLC (s)8,37,67,3
0-100 km/h GLK (s)(8,5)(8,0)(7,9)
Vel. máx. GLC (km/h)210223223
Vel. máx. GLK (km/h)(205)(210)(215)

Aparte, está la versión híbrida enchufable del GLC, el Mercedes-Benz GLC 350 e, que llegará a finales de año con una potencia combinada de 320 CV y 34 km de autonomía en modo eléctrico, siendo el primer híbrido enchufable con tracción integral permanente entre los SUV de clase intermedia, según nos cuentan en Mercedes-Benz.

Las versiones disponibles al lanzamiento aportan de serie tracción integral permanente 4MATIC y cambio automático con convertidor de par 9G-TRONIC, mientras que el híbrido enchufable monta la caja 7G-TRONIC y un motor eléctrico acoplado al eje primario de esta, y no al cigüeñal del motor térmico como vemos en otros desarrollos, lo que permite prescindir de un segundo embrague para separar el motor eléctrico y el resto de la transmisión. En resumen: mayor eficiencia.

Un diseño de Clase C para un SUV de Clase G

Glc 250 4matic Diamantsilber Elsass 2015 115

Visto por fuera, el Mercedes-Benz GLC resulta una correcta adaptación de los trazos del Clase C a las hechuras propias de un SUV, siguiendo la línea estilística trazada para todo este segmento en la marca de la estrella y también la filosofía que conocimos de primera mano en Shanghái con el Concept GLC Coupé. Un frontal de voladizos recortados y una parrilla vertical que no llega a ser excesivamente rotunda anticipan un diseño funcional que cuenta con tres posibles variantes en el paragolpes: además de la normal y la deportiva AMG, los paragolpes optimizados para conducción off-road permiten unos mayores ángulos de ataque y salida. En la trasera observamos líneas muy horizontales, remarcadas por las ópticas divididas, que son de tecnología LED.

Glc 220 D 4matic Selenitgrau Elsass 2015 155

El lateral se encarga de suavizar estas formas, con un perfil estilizado que presenta rasgos de coupé y cuya larga batalla queda realzada con las aristas que perfilan la alta línea de hombros, así como con los estribos, que se ofrecen como opción. En las ruedas de las unidades probadas destacan unas grandes llantas de 20 pulgadas, si bien este modelo calza de serie neumáticos algo más comedidos, de sólo 17 pulgadas de llanta (con opción a 18, 19 y 20).

Mercedes Benz Glc

En el interior del Mercedes-Benz GLC encontramos un discurso similar en la línea de aunar las características del Mercedes-Benz Clase C y llevarlas al terreno del SUV. Así, la calidad percibida es excelente, con elementos y materiales de marcado aire artesanal, destacando la napa y las maderas de fresno y tilo, la raíz de nogal o los lacados, así como las molduras de aluminio o, ya en el paquete AMG, las molduras de fibra de carbono. ¿Elegante? Sin duda. Y además, transmite una sensación de lujo suave, sin abigarramientos ni excesos.

Mercedes Benz Glc Interior

La posición de conducción resulta muy intuitiva y cómoda, si bien se hace necesario familiarizarse con el manejo del sistema de infotainment y control del vehículo, que se centraliza en la pantalla de 7 pulgadas que preside la consola central y en el touchpad con mando giratorio, además de echar mano del panel de instrumentos para las cuestiones relacionadas con el control de crucero activo DISTRONIC PLUS, que es opcional. Entre los elementos de serie se incluyen el COLLISION PREVENTION ASSIST PLUS, el asistente para viento lateral, el asistente de luces de cruce y el ATTENTION ASSIST.

Y nos ponemos en marcha, y nos damos una vuelta de 300 kilómetros por Alsacia. De Mulhouse a Estrasburgo, y de Estrasburgo a Mulhouse, pasando por el valle de Munster. Un paseo con una buena dosis de autopista, otra de carretera y un poquito de ciudad para maniobrar de forma justa pero necesaria.

Dinámica casi como de turismo... sin serlo, obviamente

Glc 220 D 4matic Selenitgrau Elsass 2015 250

Pese a que el Mercedes-Benz GLC ha crecido respecto al Mercedes-Benz GLK, la contención de masa ha sido una prioridad en el diseño del nuevo SUV. Sólo en la carrocería se han ahorrado 50 kg al utilizar aluminio y aceros de alta y muy alta resistencia, más otros 30 kg divididos entre la cadena cinemática y demás componentes. No podemos hablar de un coche ligero, porque de ninguna manera lo es, pero lo que sí está seguro es que la dinámica del GLC se beneficia de un buen trabajo realizado desde la base. A la práctica, en carretera se comporta como un turismo grande, con movimientos suaves que se asientan en la suspensión neumática integral multicámara AIR BODY CONTROL y en el sistema de amortiguación adaptativo con regulación electrónica progresiva ADS PLUS.

Glc 250 4matic Citrinbraun Elsass 2015 175
El Head Up Display que incorpora ahora el Mercedes-Benz GLC se convierte un aliado más que recomendable. Muestra la velocidad, el límite de velocidad, las indicaciones del navegador y las anotaciones de los sistemas de asistencia. Ayuda, se lee bien y no distrae ni molesta. ¿Se puede pedir más?

En motorizaciones, una vez probadas las dos versiones diésel, evidentemente la 250 d empuja de forma brillante (con 204 CV y unos más que respetables 500 Nm disponibles desde las 1.600 rpm, como para no...) pero la 220 d (170 CV y 400 Nm de 1.400 a 2.800 rpm) resuelve muy bien la papeleta. No se percibe la sensación de versión de acceso, sino que con el GLC 220 d se puede uno mover en el día a día sin mayores quebraderos de cabeza. Más, con los diferentes controles que permiten personalizar la conducción atacando a la aceleración, al cambio de marchas, a los ajustes de la suspensión...

Glc 220 D 4matic Selenitgrau Elsass 2015 265
El DYNAMIC SELECT, de serie en los GLC, cuenta con modos Eco, Confort, Sport y Sport+. Eco atenúa las aceleraciones de forma algo excesiva, Sport es rápido y Sport+ es sencillamente brillante. Pero para el día a día, lo más recomendable es el modo Confort.

Las levas del cambio, que vienen de serie en los GLC, permiten un uso ágil de las marchas en carretera, cuando queremos explotar las motorizaciones más allá incluso de lo que nos permite el modo Sport+. Es ahí también donde otro juguetito nos va a llamar la atención: el monitor del pedal de aceleración, que nos permite visualizar de forma instantánea en la pantalla principal cuál es la carga que le estamos pidiendo a la alimentación en todo momento. En el sentido contrario, los frenos actúan con eficacia pero sin perder la suavidad. Es un modelo de tacto suave y conducción extremadamente sencilla.

Mercedes Benz Glc 10

Como única excepción a lo dicho, sorprende al principio que la dirección sea realmente directa, lo que redunda en una elevada precisión de manejo que le puede representar un quebradero de cabeza a los conductores menos acostumbrados. Esta parece ser la respuesta a la necesidad de mejorar la servodirección eléctrica para dotarla de un tacto más acercado a la realidad de lo que vamos pisando. Y, desde luego, el efecto de desconexión del que adolecen otros sistemas eléctricos aquí brilla por su ausencia. Felizmente. Eso sí: conviene ser finos al volante. O saber tener las manos quietas, vamos.

Mercedes-Benz GLC: cuando el SUV habla en idioma 'off-road'

Mercedes GLC Offroad

Acometer inclinaciones de 35 º en un plano longitudinal a la marcha del vehículo, realizar ascensos con una pendiente del 70 % o hacer descensos a 50 º son de esas experiencias que hay que vivir de vez en cuando. Nada que ver con presentaciones de esas en las que el SUV urbano de turno se siente como un gigante por haber atravesado un descampado que podríamos haber recorrido con un Cuatro latas. Sí, el Mercedes-Benz GLC es un SUV; y sí, parece un Clase C agrandado, pero este GLC nos quiere mostrar ahora su punto G. O, mejor dicho, el punto que hereda de la Clase G, que no es poco. Y es aquí donde vemos que un SUV como este también puede tener capacidades off-road, siempre que lo equipemos con el paquete Off-road y con la suspensión neumática AIR BODY CONTROL, que aumentan los ángulos de ataque, salida y rampa, y que dan al SUV una completa configuración específica.

AtaqueSalidaVentralInclinación máximaAscenso máximoVadeo
De serie21,7 º23,1 º16,8 º35 º70 %300 mm
Off-road + AIR BODY CONTROL30,8 º24,8 º19,7 º35 º70 %300 mm
Mercedes Benz Glc Off Road

Hablamos de terrenos escarpados de verdad, de agujeros de verdad, de arena que menos firme es de todo —de verdad, y para atestiguarlo tengo un moratón en la rodilla después de haberme tropezado y revolcado por ahí— y, en definitiva, de una interesante pista llena de pendientes ascendentes y descendentes, con las que poner a prueba la Downhill Speed Regulation, que nos permite fijar la velocidad en 2, 3, 4, 5 o 6 km/h y dejar que sea la DSR quien nos dé la bajada más eficaz, y donde acelerar como unos posesos para salir de unas rampas en las que más vale que veamos nuestro alrededor con la cámara del paragolpes, porque en el parabrisas lo único que atisbaremos será el azul del cielo. Nada mejor que un pequeño vídeo para ilustrarlo:

Esto es posible gracias al paquete técnico Off-Road, que comprende cinco programas: Off-road, Pendiente, Balanceo para liberar el vehículo, Remolque, además del nuevo programa Suelo resbaladizo. También aporta el paragolpes frontal específico, neumáticos de dimensiones 235/60 R18, protecciones extra en el exterior, protector de los bajos de GEMTEX, control de descensos DSR, una altura sobreelevada en 20 mm y, en combinación con AIR BODY CONTROL, la posibilidad de elevar la altura en 50 mm extra para acometer terrenos más que complicados. Sin duda, este es el punto diferencial del Mercedes-Benz GLC respecto a otras ofertas del segmento. Si el público objetivo de este modelo valorará o no esta opción, por menos de 2.000 euros finales en un total de 47.900 o 49.900 euros que cuesta el GLC, es algo que está por ver.

Precios para España del Mercedes-Benz GLC (extracto)

15c769 009
Versión o paquetePVP (euros)
Mercedes-Benz GLC 220 d 4MATIC 170 CV47.900
Mercedes-Benz GLC 250 d 4MATIC 204 CV49.900
AMG Line Interior1.425,18
AMG Line Exterior2.085,46
Paquete Night1.150,60
Paquete Off-road1.895,88
Modelo especial. Edition 19.923,93

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio