Compartir
Publicidad
Publicidad
Mercedes-Benz Clase E Cabrio, a prueba: un comodísimo descapotable en el que ni te despeinarás (si no quieres)
Pruebas de coches

Mercedes-Benz Clase E Cabrio, a prueba: un comodísimo descapotable en el que ni te despeinarás (si no quieres)

Publicidad
Publicidad

La gran tradición de modelos descapotables de Mercedes-Benz continúa con el Clase E Cabrio, un cuatro plazas descapotable que se suma a la amplia familia E y, visualmente, es prácticamente idéntico a la variante Coupé que probamos hace unos meses, pero con techo de lona multicapa. Las primeras unidades llegarán al mercado en septiembre y aunque aún no hay precios (el Coupé parte de 53.700 euros), se espera que se hagan oficiales esta semana y se abran ya las reservas.

Presentado en el pasado Salón de Ginebra, el nuevo Mercedes-Benz Clase E Cabrio es más grande que su predecesor (12 cm de largo y 7,3 de ancho) y también más amplio por dentro. Se ofrecerá con motores gasolina y diésel, todos con el cambio automático 9G-Tronic y, por primera vez, estará disponible la tracción 4Matic. Como descapotable es excepcional, pero... ¿por qué? Te lo contamos.

El fabricante de Stuttgart define las líneas de este nuevo descapotable como sensuales y lo cierto es que su diseño es bastante atractivo, se mire por donde se mire. Llaman la atención su tamaño (mide 4,83 metros), la parrilla con la gran estrella en el centro, el nervado capó, los faros LED High Performance (de serie), las ventanillas sin marco típicas, diversos detalles cromados, grandes pilotos traseros o un lateral de formas especialmente limpias. Además, tiene un Cx de sólo 0,29.

Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto
Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto

La altura de la carrocería para el Cabrio es 15 milímetros inferior al Clase E berlina y las opciones de personalización incluyen 12 colores de carrocería, 16 tapicerías, 9 molduras decorativas y 4 colores para la capota (que por dentro puede ser negra, porcelana o gris cristal). También se ofrecen diferentes diseños de llanta de entre 18 y 20 pulgadas (en otros mercados de serie son de 17").

La capota está heredada del más lujoso Clase S Cabriolet y es acústica y multicapa, por lo que aísla bastante bien del ruido exterior. Se pliega y despliega en 20 segundos (no es de las más rápidas) y se puede accionar hasta una velocidad de 50 km/h, lo cual es una ventaja para ponerla o quitarla en marcha sin necesidad de circular a velocidades ridículas mientras dura el proceso. La capota, que se puede accionar también con la llave del vehículo y cuenta con luneta térmica, está disponible en marrón oscuro, granate, azul marino o negro.

La capacidad del maletero varía entre 310 y 385 litros, en función de la posición del separador del mismo, que ha de estar puesto necesariamente para poder descapotar el modelo. Este separador de maletero es manual de serie, aunque en opción también puede ser eléctrico y automático, si bien se puede accionar desde un botón ubicado en la propia tapa del maletero. Para cargar objetos grandes (maletas "de cabina", por ejemplo) es necesario retirar la separación, al menos para que la boca de carga sea buena, aunque luego se pueda volver a colocar y los bártulos quepan debajo.

Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto
Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto

Cuatro motores, de momento

La gama de motorizaciones para el Clase E Cabrio 2017 cuenta con dos opciones de gasolina y dos opciones diésel (un cuatro cilindros y un V6, en ambos casos). Todas las versiones incorporan la caja automática 9G-Tronic y, además, los dos motores más potentes se asocian a la tracción total 4Matic. Veamos los detalles.

VersiónBloqueCilindrada
(cc)
Potencia
(CV @ rpm)
Par motor
(Nm @ rpm)
NEDC mixto
(l/100 km)
CO2
(g/km)
Aceleración
0-100 km/h (s)
Vel. máx.
(km/h)
E 220d4L1.950194 @ 3.800400 @ 1.600-2.8004,31137,7237
E 350d 4MaticV62.987258 @ 3.400620 @ 1.600-2.4006,51706,1250
E 3004L1.991245 @ 5.500370 @ 1.400-4.0006,81546,6250
E 400 4MaticV62.996333 @ 5.250480 @ 1.600-4.0008,31875,5250

Además, es lógico pensar que no pueden faltar los AMG, así que la gama se completará a su debido tiempo con las versiones deportivas E 43 (V6) y E 63 (V8) de Mercedes-AMG. O al menos eso esperamos, ya que la marca no ha comentado nada al respecto todavía.

Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto
Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto

Nada de despeinarte si no quieres

Dentro de la dotación de fábrica en nuestro mercado es de gran importancia el Aircap, sobre todo si valoramos el poder recorrer grandes distancias descapotados sin que llegue a ser incómodo. Este sistema, que es automático y se acciona mediante un botón del túnel central -junto al de la capota- cuenta con un pequeño deflector montado sobre el parabrisas y uno trasero que se eleva tras los asientos posteriores. Sólo tiene una pega. Aunque quita mucho aire, también genera algo de ruido aerodinámico.

Con todos los deflectores desplegados es posible hablar con los pasajeros sin necesidad de levantar la voz, incluso a velocidades de autovía y, además, sólo notamos un pelín de aire en la parte alta de la cabeza. ¿Corrientes? Son cosa del pasado. Sin lugar a dudas el paravientos desmontable (y manual) que se coloca sobre las plazas traseras es el más efectivo. Es, de hecho, el que más se nota y el que más calma produce dentro el habitáculo. Incluso con todas las ventanillas bajadas y sin el Aircap desplegado, la acción de este paravientos se nota, y mucho. Sorprende su eficacia.

Ya en opción también son interesantes la llamada "bufanda de aire" o Airscarf, que no es más que un difusor de aire integrado en el reposacabezas, capaz de mantenernos a buena temperatura incluso en invierno, y los cueros reflectantes de calor (disponibles en cinco colores), que no se calientan tanto como un cuero convencional y resultan ideales para un uso en verano, cuando el sol pega con fuerza.

Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto
Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto
Mercedes-Benz Clase E Cabrio, a prueba
Detalle del deflector manual desmontable.

El habitáculo resulta además bastante amplio para sus cuatro ocupantes, teniendo los de la fila trasera espacio suficiente para las piernas. La calidad de materiales y acabados es bastante buena (el interior de la capota está cuidadosamente terminado), salvo por las molduras "negro piano" que no nos acaban de convencer (tampoco en otros modelos) debido a sus crujidos. Las molduras de madera de poro abierto tienen un gran tacto y un aspecto espectacular, de auténtico lujo. Mucho mejores que las maderas brillantes, a nuestro parecer.

A pesar de no ser un modelo precisamente ligero, con pesos de entre 1.755 y 1.975 kilogramos en orden de marcha, el Clase E Cabrio resulta agradable de conducir, no ya por todo lo citado anteriormente, sino también por el climatizador inteligente (detecta cuando circulamos sin capota y actúa en consecuencia), por la comodidad de su suspensión (la neumática, por cierto, no está disponible en España),por el aplomo que demuestra a cualquier velocidad y también por el cambio automático, muy suave y progresivo cuando así lo queremos y suficientemente rápido en los modos más deportivos (y con levas).

Cuando llegan las curvas este descapotable se siente más ligero de lo que es, aunque tampoco puede esconder del todo su tamaño. Permite afrontar tramos revirados con cierta alegria, ya que no hace falta pararlo en exceso en la entrada a las curvas y tiene buena capacidad de tracción para la salida. Además, frena bastante bien. Eso sí, se nota que es un descapotable por las ligeras vibraciones que llegan a los ocupantes al pasar baches, por ejemplo, algo que en el Coupé no notarías pero que sí en un cabrio, a pesar de los refuerzos de carrocería. En cualquier caso, es algo totalmente normal.

Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto
Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto

Durante la prueba en los Alpes, a caballo entre Suiza, Francia e Italia, nos hemos puesto al volante de dos versiones, las de acceso a la gama. El E 300 de gasolina y 245 CV es un motor competente, aunque no especialmente explosivo, que destaca por suavidad y por ser muy refinado. Quizá resulte algo descafeinado en comparación con el V6 del E 400 (lo probamos en el Coupé), pero sus prestaciones son bastante correctas. Gana velocidad con decisión. Eso sí, obtuvimos un consumo de combustible del orden de 10 litros a los cien kilómetros, aunque sin reparar en el consumo en ningún momento y con puertos de montaña de por medio.

Por su parte, el diésel más asequible o E 220d tiene una potencia inferior, de "sólo" 194 CV, pero su par motor máximo es más generoso (400 Nm frente a los 370 Nm del gasolina), lo que hace que se mueva con la misma soltura que el E 300. La principal ventaja del motor es su consumo, ya que conseguimos una media de 6 litros en unos 135 kilómetros de ruta, aunque vimos cifras muy inferiores (al final del recorrido abusamos un poco más del acelerador). Vale que hubo tramos de orografía a favor, pero nos parece un gran dato, en todo caso.

Así pues, si eres de los que disfruta viajando con la melena al viento (aunque no se te moverá mucho si no quieres), el Clase E Cabrio resulta genial como descapotable. Comodísimo, muy silencioso para un coche con techo de lona y con una gama de motores que te permite elegir entre prestaciones (y lo que está por llegar...) o consumos contenidos.

Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto
Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto

Bien equipado de serie... y muchísimas opciones

En España el Clase E Cabrio incluye de serie equipamiento como llantas de aleación de 18 pulgadas, los faros LED High Performance, el paravientos automático Aircap, iluminación ambiente interior LED con 64 colores a elegir, consola de madera de freno negro de poros abiertos, Park Pilot con cámara de marcha atrás, Remote Online, Touchpad para controlar el sistema multimedia, aproximadores de cinturones automáticos, asientos calefactables traseros, preinstalación para navegador Garmin, servofreno de emergencia activo o el depósito de combustible de 66 litros.

Entre las opciones más interesantes cabe destacar el cuadro de instrumentos digital con dos grandes pantallas de alta resolución (720p) y 12,3 pulgadas, el sistema de sonido Burmester 3D de 13 altavoces o todos los sistemas de asistencia y seguridad del Clase E (incluído el Drive Pilot), como control de crucero adaptativo, mantenimiento de carril, Stop&Go Pilot, lector de señales, asistente de ángulo muerto, etc...

También está disponible Comand Online con toda la conectividad que ofrece la marca o los limpiaparabrisas Magic Vision Control, que llevan incorporados los eyectores de agua y, además, reducen el flujo de agua cuando circulamos sin capota para que no llegue ni una gota al habitáculo.

Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto
Mercedes-Benz Clase E Cabrio, prueba contacto

Precios Mercedes-Benz Clase E Cabrio 2017

  • E 300 Cabrio: 68.100 euros
  • E 400 4Matic Cabrio: 82.250 euros
  • E 220 d Cabrio: 60.425 euros
  • E 350 d 4Matic Cabrio: 76.950 euros
Los gastos asociados a esta toma de contacto han sido asumidos por la marca. Para más información, consulta nuestra guía de relaciones con empresas.
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos