Publicidad

Probamos el Ford Fiesta ST: todo un coche deportivo a escala con 200 CV y un comportamiento chispeante
Pruebas de coches

Probamos el Ford Fiesta ST: todo un coche deportivo a escala con 200 CV y un comportamiento chispeante

Publicidad

Publicidad

Ha pasado bastante tiempo desde que el Ford Fiesta ST llegó a nuestras carreteras. Demasiado incluso para no haberlo probado mientras que todo el mundo hablaba maravillas de él. La presión mediática también nos presiona a los medios, así que no nos hemos podido resistir.

Hemos probado al que catalogan como uno de los mejores y más divertidos coches deportivos del segmento B para comprobar si las siglas ST mantienen ese aura de prestaciones. Y la respuesta es sí, pero no es (sólo) gracias a los 200 CV de su motor tricilíndrico, sino a un comportamiento extraordinario obra de Ford Performance y, lo mejor, para todos los públicos.

Ford Fiesta ST: mucho más que un Fiesta

Ford Fiesta St 2020 Prueba 009

El Ford Fiesta ST llegó al mercado en la segunda mitad de 2018. Desde entonces se ha postulado como uno de los coches más divertidos y nos hemos hartado de escuchar alabanzas sobre su comportamiento provenientes de todas direcciones. Es un coche que aún no había pasado por nuestras manos, hasta ahora. Nos hemos visto obligados a poner a prueba a este utilitario con aspiraciones gamberras.

Heredero de aquellos Ford Fiesta XR2 de finales de los años 80 que nos ponían los pelos de punta en sus guerras contra los Peugeot 205 GTi o Renault 5 GT Turbo, este Ford Fiesta ST recoge el testigo como coche para quienes busquen emociones.

Ford Fiesta St 2020 Prueba 017

Por fuera es casi un Fiesta más. Su carrocería de utilitario luce unas proporciones agradables en una dosis pequeña sin grandes alardes. Lo cierto es que el último Ford Fiesta es un coche agraciado estéticamente, destacando la gran parrilla delantera y los enormes Faros con luz diurna LED (opcionales) que destacan todo su contorno, pero los guiños deportivos le sientan como anillo al dedo.

Al aspecto dinámico de cualquier otro Fiesta se añaden una parrilla específica con el logotipo ST, un paragolpes delantero con el labio inferior bien marcado, las grandes llantas de 18 pulgadas, el alerón del techo, la doble salida de escape y un pequeño difusor integrado en el paragolpes trasero. En conjunto no destaca por ser especialmente agresivo pues no hay grandes pasos de rueda ni alerones exagerados; podría pasar por cualquier ST-Line menos aspiracional.

Ford Fiesta St 2020 Prueba 020

Si nos asomamos al habitáculo rápidamente nos damos cuenta de que es algo más, puesto que los asientos en este caso son unos Recaro que no dejan lugar a dudas. Tienen mucho apoyo lateral, los cabezales integrados y la regulación es manual. Para el corte agresivo que lucen lo cierto es que son bastante cómodos y su tapicería Alcantara/piel es muy agradable. La regulación es 100% manual y son sorprendentemente cómodos aunque estrechos.

Sentados tras el volante del Ford Fiesta ST hay otros elementos distintivos como la palanca de cambios específica o un volante de tres radios de corte deportivo y el emblema ST en su parte inferior (achatada, por cierto). El aro es grueso y de buen tacto, aunque su tamaño es un pelín grande, ya que contrasta con el resto del habitáculo.

Ford Fiesta St 2020 Prueba 021

Los botones del volante, al igual que pasa en el Ford Focus, siguen siendo poco intuitivos y algo confusos debido a su forma y distribución irregular y textura nula. A través del tacto apenas recibimos información así que mientras no memoricemos la función y posición de cada uno, habrá que desviar la mirada de la carretera para usarlos.

Tras él se encuentra un cuadro de mandos convencional, con dos esferas analógicas y una pantalla digital a color en el centro. A su derecha se levanta una pantalla digital táctil para el sistema de infoentretenimiento que no queda nada integrada pero a cambio nos ofrece una posición apropiada para no tener que apartar mucho los ojos.

Ford Fiesta St 2020 Prueba 002

Su control es sencillo, como sus menús. No hay muchas opciones donde perderse y el sistema funciona de manera correcta, sin florituras y con un poco de lag. Cuenta con conectividad Android Auto y Apple CarPlay, mientras que el navegador debería depurarse un poco para ofrecer un funcionamiento más preciso a la hora de ejecutar búsquedas.

Por lo demás y aparte de guiños como las molduras de plástico en símil fibra de carbono, el interior del Fiesta ST es eso, muy Fiesta. Es un entorno donde el espacio es el justo para cuatro ocupantes, especialmente en las plazas traseras y en el que se busca un guiño de amplitud a través de un techo solar dividido en dos piezas.

Un tricilíndrico con 200 CV de diversión pura

Ford Fiesta St 2020 Prueba 008

Pero basta de hablar del coche en parado porque lo mejor del Fiesta ST se supone que está en su comportamiento dinámico, así que arrancamos el motor (por botón) y ¡vaya! Si quedaba alguna duda de si era un Fiesta normal o no, lo cierto es que acaba de estallar en mil pedazos.

El rugido del Ford Fiesta ST es muy marcado. Ofrece un tono ronco y sonoro, incluso con las ventanillas subidas se cuela rápidamente en el interior y es uno de las señas de identidad de Ford Performance, quienes han permitido que el bloque demuestre sus intenciones del primer momento. Esto puede atraer a los más quemados, pero incluso incomodar a los que no busquen hacerse notar tanto.

Ford Fiesta St 2020 Prueba 028

Empezamos a movernos con este pequeño utilitario y lo cierto es que como coche para todo se defiende muy bien. Gracias a sus dimensiones contenidas con sólo 4,06 metros de largo y 1,73 de ancho se cuela por cualquier sitio y aparcarlo es extremadamente sencillo salvo por un radio de giro bastante amplio para el coche que es.

Sólo percibiremos cierto carácter allí donde Ford Performance ha metido mano: las suspensiones se sienten firmes aunque excesivamente no duras en un uso diario mientras que la dirección es pesada. A la hora de rodar también hay ruido procedente de la rodadura, algo lógico si nos fijamos en los neumáticos 205/40 que calza de serie.

Ford Fiesta St 2020 Prueba 032

Y sí, no es un coche que llame la atención estéticamente, pero sí que lo hace por su sonido. Más de una vez cazamos miradas en plan: "¿En serio ese Fiesta suena así"? El sonido es más de escape que de motor, un tanto impostado, sobre todo en los modos de conducción deportivos (accesibles con el botón "MODE" entre los asientos) cuando la mariposa de escape se abre.

El tacto y el sonido del Fiesta ST nos embaucan. Es uno de esos coches juguetones en los que cada rotonda es una sonrisa y que nos fuerzan a buscar terrenos más propicios. Saliendo a vías rápidas dejamos que el pequeño motor estire las piernas. Se trata en este caso de un tres cilindros en línea turboalimentado de 1.5 litros que ofrece unos generosos 200 CV de potencia máxima y 290 Nm de par motor.

Ford Fiesta St 2020 Prueba 014

Con estas cifras para un coche que no llega a los 1.300 kg de peso, las incorporaciones son un momento adictivo. El escalado tirando a corto de las marchas además ayuda, salvo en sexta velocidad (larga), y con unos movimientos de la palanca de cambios firmes, precisos y cortos aunque no exagerados. Al igual que pasa en el Focus ST, Ford Performances nos ofrece un excitante petardeo también al subir de marcha rodando a fondo.

Si tuviéramos que ponerle un pero al motor sería la velocidad a la que se mueve la aguja del tacómetro. Como suele pasar en los motores tricilíndricos la viveza a la hora de subir (y bajar) de vueltas no es su fuerte. No es algo malo per se, pero le resta chispa al comportamiento del motor bajo una falsa pátina de pereza.

Ford Fiesta St 2020 Prueba 010

Entre curvas el pequeño Fiesta ST se desenvuelve con mucha decisión bajo las demandas del pie derecho. Pese a tratarse de un motor pequeño la verdad es que el 1.5 empuja de manera rotunda, sobre todo porque cuenta con una entrega de par generosa desde muy bajas revoluciones a partir de donde empieza a sacarse de la manga una estirada enérgica que no desfallece hasta el corte. Brilla especialmente en recuperaciones.

El tacto del coche a la hora de atacar los virajes es muy satisfactorio. A ritmo rápido se siente un coche preciso y ágil gracias a una dirección poco filtrada y muy precisa, pero además deja entrever un punto de vida que no encontramos en otros competidores similares donde la estabilidad se puede llegar a confundir con el aburrimiento.

Ford Fiesta St 2020 Prueba 012

En el momento de atacar las curvas, el Fiesta ST es ligero y muy juguetón, dejando que el tren trasero se aligere y se provoquen cierto sobreviraje. Durante la trazada las suspensiones más duras mantienen estable al chasis y ayudan a que se puedan apurar los vértices mientras que a la salida, con el pie a tabla, el tren anterior vaya buscando tracción mientras gana velocidad con rapidez.

Es un coche muy disfrutón en carreteras de curvas, nos permite jugar y ofrece muchas sensaciones a cambio de un mínimo de manos. Su comportamiento no es neutro porque se mueve, pero sí es predecible, y aunque estemos conduciendo buscando el límite nos aporta una gran dosis de confianza.

Ford Fiesta St 2020 Prueba 023

Dentro del Pack Performance (900 euros) se incluye además del indicador de cambio de marcha y la función Launch Control, un diferencial de deslizamiento limitado. Este gadget precisamente es el culpable de que el Fiesta ST se comporte muy bien a la salida de las curvas, cerrando el giro a golpe de gas y haciendo que esos 900 euros sean un dinero bien invertido.

Fiesta ST, la defensa de los deportivos

Ford Fiesta St 2020 Prueba 029

En el día a día el Ford Fiesta ST es un coche que, una vez acostumbrado a su tacto y su dureza, puede ser perfectamente válido. Cuenta con las limitaciones propias de su carrocería, como un maletero de 311 litros y unas plazas traseras limitadas. La carrocería del Fiesta ST se puede escoger en formato de tres o de cinco puertas.

También hay que destacar que el Fiesta ST es un coche relativamente austero en función a su potencia y su carácter si lo utilizamos con suavidad, aprovechando las funciones Stop&Start de su motor así como la desconexión de cilindros que le permite funcionar con sólo dos en determinadas circunstancias. El resultado es que en determinados recorridos se puede bajar de 7 litros cada 100 km, pero lo habitual hacer medias próximas a 8 litros a pocas alegrías que nos demos con el pie derecho.

Ford Fiesta St 2020 Prueba 030

Después de haber compartido un buen puñado de kilómetros con el Ford Fiesta ST hay que reconocer que la firma del óvalo es una de las mejores a la hora de hacer coches con un carisma pasional. Al igual que nos pasó con el Ford Focus ST, el Fiesta más deportivo es un coche extremadamente satisfactorio para quien busque una conducción emocional.

Pero esta conducción emocional va reñida con el consumo. Si bien siendo comedidos con el acelerador en un uso normal podemos bajar incluso de 7 litros en algunos trayectos, la media final de esta prueba nos arrojó un consumo de 8,1 litros a los 100 km.

Sí que es cierto que hay puntos de mejora en los ajustes interiores o los acabados que se ofrecen para un coche pequeño cuyo precio de tarifa se acerca a los 30.000 euros (30.634,75 euros en la unidad que hemos probado con el equipamiento opcional), pero a nivel de sensaciones es realmente difícil encontrar coches que ofrezcan más por menos.

Ford Fiesta St 2020 Prueba 015

En cuanto a la competencia, podemos comparar al Fiesta ST con rivales del estilo del Volkswagen Polo GTI, que con 27.360 euros casi empatan en cuanto a precio pero está mejor acabado aunque con un comportamiento menos alegre, o un Peugeot 208 GTi que era más parecido pero que ya ha pasado a mejor vida.

Más allá de un kit de carrocería y unas llantas, el Ford Fiesta ST es uno de esos coches que sin ser exagerados por fuera ofrecen un rendimiento sobresaliente y predecible. Un defensor del legado de aquellos deportivos compactos de los 80 y 90 que protege sus ideales con rendimiento, no con palabras ni alerones. Permite divertirse MUCHO a cualquiera, independientemente del nivel al volante. Bien por Ford.

Ford Fiesta St 2020 Prueba 019

Ford Fiesta ST 2020 - Valoración

7.0

Diseño exterior8
Diseño interior6
Calidad7
Habitabilidad6
Maletero6
Motor8
Seguridad7
Comportamiento9
Comodidad7
Precio6

A favor

  • Comportamiento vibrante
  • Sonido del motor
  • Tacto de la dirección
  • Diversión garantizada

En contra

  • Precio de partida elevado
  • Interior con demasiado plástico duro
  • Consumo elevado
  • Habitabilidad interior escasa

Ford Fiesta ST 2020 - Ficha técnica

Versión probada   Fiesta ST
Cilindrada1.496 cm³ Tipo de tracciónDelantera
Bloque motorTres cilindros en línea turbo CombustibleGasolina
Potencia 200 CV a 6.000 rpm Capacidad del depósito42 litros
Par motor290 Nm a 1.600 - 4.000 rpm Consumo urbanoN/D l/100 km
Masa en vacío1.283 kg Consumo extraurbanoN/D l/100 km
Velocidad máxima232 km/h Consumo combinado7 l/100 km
Aceleración 0-100 km/h6,5 segundos Capacidad maletero311 litros
TransmisiónManual de seis velocidades PrecioDesde 27.495 euros

El coche para esta prueba ha sido prestado por Ford. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | La otra cara de los coches diésel: cómo vender de segunda mano un coche que el mercado no quiere | Los coches de preguerra que forjaron el automovilismo: un paseo por la edad de oro

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios