Compartir
Publicidad

Citroën C4 Picasso 2013, primeras impresiones desde Lisboa

Citroën C4 Picasso 2013, primeras impresiones desde Lisboa
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Citroën ha elegido Lisboa para realizar la presentación internacional del nuevo Citroën C4 Picasso 2013, un lugar diría que cada vez más habitual y "de moda" para presentar coches. Y hay que reconocer que toda esta zona, Lisboa y alrededores, Estoril, Cascais y Sintra, es muy agradable y más con el buen tiempo del verano. La zona es también muy turística, entre otras cosas gracias a las playas kilométricas bañadas por el Atlántico.

Llegados al aeropuerto lisboeta, después de un suspiro de vuelo desde Madrid, tocaba coger una de las dos versiones disponibles, o el diésel de 115 CV o el gasolina de 156 CV, en ambos casos con cambio manual de seis velocidades, pero con diferente color de pintura y diferente acabado interior.

Citroën C4 Picasso 2013 Presentación en Lisboa 03

Qué bien le sienta el turbo a los motores pequeños

Me encuentro con un monovolumen que no lo parece tanto como otros, tiene poco afurgonetamiento, como decía Camós, y su aspecto y diseño mejora en persona gratamente. Lo ves y queda patente que es diferente, sobre todo la parte delantera con esos faros fraccionados, deconstruidos. Es distinto a lo que estamos acostumbrados, pero es de esos diseños que van gustando cuanto más se ven.

Para empezar me decanto por el gasolina, en gris aluminio metalizado (el diésel rojo metalizado lo cataré al día siguiente). Es el motor 1.6 turboalimentado de 156 CV y 240 Nm.

Debo reconocer que lo arranqué dos veces, porque resulta un motor tan silencioso en el nuevo C4 Picasso, que mientras me daba unas instrucciones uno de los chicos de la organización de Citroën antes de salir del aparcamiento, pensé que no lo había arrancado bien a la primera.

Citroën C4 Picasso 2013 Presentación en Lisboa 20

Me reafirmo en decir que a los motores pequeños de gasolina de tres y cuatro cilindros el turbo les sienta muy bien, para tener más par, y a más bajo régimen, y hacer un poco más cómoda la conducción no teniendo que recurrir tanto al cambio. Con motores más grandes y con más cilindros es otro cantar.

El motor de gasolina responde con alegría y suavidad y por ciudad se deja llevar muy bien. Además se percibe un coche ágil y maniobrable. La suspensión no me está pareciendo demasiado blanda y diría que sí es más firme que en la segunda generación, como esperábamos.

Nada más entrar tienes la sensación de que es muy espacioso, y al circular se nota muy cómodo y silencioso. Es el acabado más alto de la gama, el Exclusive, y viene con tapicería de cuero bitono con partes en color marrón/beige y asientos eléctricos.

Me despista en cambio un poco el ajuste del cuadro de instrumentos digital. Eso de que sea personalizable, y se pueda elegir qué información mostrar, hace que uno deba leerse el manual de instrucciones antes, o bien dedique un rato a explorar el menú y las opciones, para evitar verse superado.

No os perdáis todos los detalles el lunes con la primera parte de la prueba.

Citroën C4 Picasso 2013 Presentación en Lisboa 02

En Motorpasión | Citroën C4 Picasso 2013, ¿qué podemos esperar?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos