Compartir
Publicidad
Publicidad

BMW 320d Touring, prueba (parte 2)

BMW 320d Touring, prueba (parte 2)
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En la primera parte de la prueba del BMW 320d Touring ya hemos visto que a nivel estético, de calidad y habitabilidad del interior, el coche ha mejorado bastante respecto a la anterior generación. Ahora toca ponerse al volante para ver si esa evolución también se consigue a nivel dinámico.

Recuerdo que uno de los puntos negativos de los anteriores Serie 3, tanto en las versiones berlina, Touring o Coupé, eran sus tarados de chasis y suspensiones demasiado deportivos, que penalizaban el confort en comparación con sus rivales alemanes como el Audi A4 Avant o el Mercedes Clase C Estate. La llegada de las nuevas líneas Luxury, Modern y Sport aparte de los M deberían acabar con ese problema. ¿Lo vemos?

Con el BMW 320d Touring hice bastantes kilómetros, concretamente 1.500. Lo usé en la ciudad, en el uso diario para ir al trabajo, y la verdad es que ahí ya me comenzó a demostrar que había ganado bastante en cuanto a comodidad de uso.

BMW 320d Touring

2.0 diesel y caja automática de 8 velocidades

La unidad de pruebas combinaba el motor 2.0 diesel con la caja de cambios automática deportiva de ocho marchas (opcional por 2.786 euros) y dicha combinación es casi perfecta. La suavidad de marcha es una de sus principales señas de identidad, principalmente gracias al buen comportamiento de esta caja de cambios.

En el centro del salpicadero el mando mágico de BMW permite elegir entre los modos ECO Pro, Confort, Sport y Sport+ para variar rápidamente el comportamiento del coche. Cuando lo enciendes, automáticamente se mantiene el modo Confort, pero en el uso diario utilicé principalmente el ECO Pro porque quería ver lo poco que era capaz de consumir.

En esta configuración el coche se mueve con mucha suavidad, arranca y enseguida mete automáticamente marchas largas favoreciendo tanto los consumos bajos como el confort de marcha. Olvídate de salir en los semáforos haciendo gala de los 184 caballos que llevas bajo el pie derecho, para eso tendrás que optar por el modo Sport o incluso por el Sport+, además de poner el cambio también en modo Sport.

BMW 320d Touring

Surcar el tráfico urbano haciendo gala de unos consumos medios de solo 5,7 l/100 km gracias a todos los avances en esta materia que BMW ha incorporado a su gama de vehículos, le permite ganar por casi un litro de consumo cada 100 kilómetros la partida al Audi A4 Avant 2.0 TDI que a pesar de tener menos potencia, consume más.

Por lo demás el coche es bastante ágil, gracias a una dirección y a un chasis puestos a punto precisamente para eso, para que al volante sientas que llevas un coche más ligero que la mayoría de sus competidores.

Un trotamundos con consumos muy bajos

El que se compra un BMW 320d Touring, aparte de querar en un coche amplio, práctico y cómodo en el día a día, también quiere que estas características se mantengan patentes en los largos viajes en familia, cuando el maletero va cargado de maletas y los niños cantan en las plazas traseras.

BMW 320d Touring

Los anteriores BMW Serie 3 pecaban de ser demasiado deportivos para viajar, recuerdo hacer viajes de 600 kilómetros sin parar en ellos y os aseguro que de un Audi o un Mercedes bajabas mucho más descansado. Pero parece que todo ha cambiado en esta nueva generación del BMW 320d Touring.

Me hice en un fin de semana 1.200 kilómetros de autovía y os garantizo que podría hacerme otros 300 kilómetros sin problema. En este sentido el coche ha mejorado mucho, gracias a una puesta a punto del chasis y suspensiones más racional que pasional en este acabado Modern.

La carrocería oscila levemente en las curvas, debido a unas suspensiones blandas que si bien no lo son en exceso, si que suponen una rutura absoluta con lo que nos tenía acostumbrados BMW. Ahora en el 320d Touring podrás viajar igual de cómodo que en sus rivales de Audi o Mercedes.

BMW 320d Touring

Lo mejor de todo es que lo harás una vez más con unos consumos ridículos para el ritmo que te permite mantener este coche capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 226 km/h.

El consumo que declara BMW para este coche en carretera es de 4,1 l/100 km, y si bien es cierto que en ningún momento intenté conseguir semejante registro, en uso normal en carretera a ritmo alto me hizo un consumo de solo 6 l/100 km, lo cual me parece un consumo muy ajustado.

Además hay que añadir que la autonomía gracias a esos consumos tan contenidos y a un depósito de combustible de 57 litros supera con creces los 800 kilómetros, de forma que por norma general no es necesario estar parando en mitad de cada viaje.

BMW 320d Touring

El motor diesel de 184 caballos es uno de los principales secretos de este comportamiento tan bueno del que venimos hablando. Es un motor muy lleno en toda la banda de revoluciones, y no es necesario estirarlo en exceso para tener la potencia que necesitas para moverte con agilidad.

El principal secreto está en que entrega 380 Nm de par entre 1.750 y 2.750 RPM, lo que permite hacer recuperaciones rápidas incluso cuando vas en marchas largas.

¿Ha perdido la esencia de BMW?

Leyendo la prueba, muchos podrán pensar que este BMW 320d Touring está descafeinado y que ha perdido esa esencia deportiva que siempre ha caracterizado a los coches de la marca bávara. Debo decir que para nada ha sido así, simplemente el coche se ha racionalizado y gracias a los milágros de la electrónica entre otras cosas, ahora es capaz de ofrecer cosas que antes no podía ofrecer.

BMW 320d Touring

El BMW 320d Touring sigue teniendo un tacto más deportivo que por ejemplo el Audi A4 Avant 2.0 TDI, gracias a un chasis y a una dirección más directa, sobre todo si optamos por pulsar la tecla mágica y situarlo en el modo más deportivo Sport o incluso en el Sport+, en el que los controles entran de forma más permisiva y te permiten derrapar de forma controlada.

Sigue siendo un coche de propulsión, la fuerza de los 184 caballos de potencia se envía al eje trasero y solo eso ya le hace más deportivo que su principal rival. Así pues, para nada ha perdido ninguna característica de esa deportividad innata a los BMW, pero como es lógico el que se compra un 320d Touring no lo hace pensando en meterse con él en circuito (aunque nosotros lo hemos hecho), pero si buscando confort y practicidad.

Valoración general

Así pues, considero que el planteamiento actual del nuevo BMW 320d Touring está mucho más en línea con lo que demanda el mercado. Es más práctico, más amplio, más eficiente y el confort de marcha es ahora una de sus señas de identidad.

BMW 320d Touring

Tiene por tanto lo que tiene que tener para gustar a los compradores de este tipo de coches, manteniendo ese aspecto deportivo y dinámico que buscas cuando entras por la puerta de un concesionario BMW, y de ahí que esté comenzando a restarle ventas a su rival de cuatro aros.

Si a todo esto unimos que los precios de los BMW se han reposicionado para poder hacer frente a una situación de mercado dónde el factor precio tiene mucho más peso que cualquier otro, podremos entender por qué cada día se ven más 320d Touring y menos A4 Avant 2.0 TDI. La diferencia de precio entre las versiones básicas de estos dos motores es de 2.300 euros a favor del BMW, y eso ya supone una diferencia suficiente para decantarse por el bávaro.

En pocas palabras

320d Touring

  • A favor: calidad de acabados, amplitud, equipamiento de serie, diferentes modos de uso, consumos reducidos
  • En contra: precios de las opciones
  • Puntuación final
  • Diseño exterior 8
  • Diseño interior 8
  • Calidad 8
  • Habitabilidad 8
  • Maletero 9
  • Motor 9
  • Seguridad 7
  • Comportamiento 8
  • Comodidad 7
  • Precio 7
  • Total 79 puntos

Ficha técnica

320d Touring

  • Cilindrada: 1.995 cm³
  • Motor: 4 cilindros transversales (184 CV)
  • Par máximo: 380 Nm CEE entre 1.750 y 2.750 RPM
  • Peso en vacío: 1.575 kg.
  • Velocidad máxima: 226 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 7,6 s
  • Transmisión: automática de 8 velocidades
  • Consumo urbano: 5,7 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 4,1 l/100 km
  • Consumo mixto: 4,7 l/100 km
  • Combustible: Gasóleo
  • Capacidad del depósito: 57 litros
  • Capacidad del maletero: 495 litros - 1.500 litros (asientos abatidos)

Precios del BMW 320d Touring

Versión probada

  • BMW 320d Touring Aut: 41.827 €

Alternativas en gasolina/diesel

  • BMW 318d Touring Aut: 38.155 €

El coche para esta prueba ha sido cedido por BMW. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Fotografía | Héctor Ares En Motorpasión | BMW 320d Touring (parte 1 y parte 2)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos