Si persigues a otro coche y lo embistes, tranquilo, no es intento de homicidio

Si persigues a otro coche y lo embistes, tranquilo, no es intento de homicidio
60 comentarios

Algunas decisiones judiciales no hay que intentar entenderlas, no por estar redactadas en ese idioma incomprensible para gente que no ha estudiado Derecho, sino porque no hay ni por dónde cogerlas. Imaginaos la escena siguiente, y no es de una película de Tarantino:

En 2001, tres chavales de Estepona (Málaga) increparon en una discusión a otro, llegando a amenazarle con una motosierra apagada cerca del cuello. El increpado hizo lo lógico, salir pitando en coche con sus amigos. Pero los amenazadores no tenían nada mejor que hacer que perseguirlos y de malas formas.

Les dieron alcance, chocaron varias veces y al final, los sacaron de la carretera y resultaron heridos. Cualquiera en su sano juicio pensaría que lo que querían era cargárselos o darles un susto de muerte. Pues bien, ¿sabéis qué ha dicho el Tribunal Supremo? ¡Que no es intento de homicidio!

Inicialmente, la Audiencia provincial de Málaga los acusó de homicidio en grado de tentativa, tres para ser exactos, y les echó encima 15 años de cárcel. Pero recurrieron. Ahora el TS dice eso, que a pesar de lo hardcore de la acción, que eso eran cosas de críos exageraciones, no iban a matarlos ni por accidente.

Esto nos recuerda a los casos en los que se falla que una mujer con vaqueros va provocando y que si la violan es su problema, o que menos de 70 puñaladas no es ensañamiento. Hay veces en los que los jueces pierden el juicio, valga la redundancia.

Esto no sienta jurisprudencia, pero imaginad cómo se han quedado las víctimas, que han tenido bastante suerte. No sé por qué discutieron, ni me importa, un Homo Sapiens se considera un animal evolucionado pero siempre hay excepciones. Algunos han pasado de la caverna al volante sin los pasos intermedios.

Total, que les caen dos años por delitos de lesiones. Seguramente Tarantino hará una película sobre este hecho. No sé si la llamará Reservoir Canis, Málaga Fiction, Kill Estepona o Justice Proof. En la última escena, el juez resulta ser un quedao satánico que corta el jamón serrano con katanas. Fijo.

Fotografía | Mira66

Temas
Comentarios cerrados
Inicio