Compartir
Publicidad
Publicidad

La decadencia de la colección del sultán de Brunei

La decadencia de la colección del sultán de Brunei
Guardar
94 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque soy consciente que esto bien podría estar encuadrado en Dolorpasión™, al no haber ilustraciones, creo que es un tema interesante para tratar con la tranquilidad y profundidad que merece, dándoos tiempo a procesar el dolor e imaginar lo que nos describe Michael Sheehan. Este hombre es un inversor privado que posee la página web Ferraris-Online y que en 2002 viajó hasta el Sultanato de Brunei a hacer unas compras para su web y se encontró con el dolor lento, doloroso…

Hagamos un poco de memoria, ¿quién no ha oído hablar de la mítica colección de coches del Sultán de Brunei? pues empezamos a tirar mitos, para empezar, la colección de 2.500 coches en su mayoría no era del Sultán, si no principalmente del príncipe Jefri, su hermano, además de tener coches de otros hermanos y sobrinos del Sultán. No se sabe bien que coches son de quienes concretamente porque no hay registros de ello.

Brunei es un pequeño país situado en el extremo norte de la isla de Borneo, atiborrado de petróleo y gas, productos de los cuales el Sultán, su familia y en menor medida el país han hecho su fortuna. A pesar de estar forrados, todo lo que sube tiene que bajar y el príncipe Jefri, acostumbrado a mantener un tren de vida bastante por encima de lo que debía (no así el Sultán), sufrió en sus propias carnes lo que significa una crisis. Nos preguntábamos en noviembre porqué vendía el Sultán sus coches, he aquí la respuesta.

Mercedes-Benz 500SL

El principe Jefri era lo que perfectamente podía ser el referente que tomaría un buen amigo mio si contase con esa cantidad de dinero. Llevaba una vida “siempre a tope”, con cinco mujeres, 17 hijos y un harén con 40 mujeres en un palacio aledaño a la colección de coches. A las 40 mujeres del harén les pagaba 20.000 dólares a la semana (además de permitirles todos sus caprichos) y les daba paseos en su yate de 54 metros de eslora llamado “Tits” (Tetas). Todo un gentleman como podemos ver.

Se permitía todos los caprichos hasta el año 1997, en el que una crisis financiera que afectó a Asia mandó a la bancarrota a su empresa de inversiones dejándola con deudas por valor de 10.000 millones de dólares (7.064 millones de Euros). Curiosamente el príncipe Jefri recibió durante su funcionamiento unos 14.800 millones de dólares (10.455 millones de Euros) en forma de beneficios.

En el año 2000 le tocó al príncipe Jefri enfrentarse a las demandas del Gobierno de Brunei para que devolviese bienes comprados con dinero del Estado, entre los que se incluían 500 propiedades inmobiliarias en Brunei y el extranjero, 100 cuadros, cinco yates, nueve aviones y ¡2.000 coches! En los registros del caso se encontraban gastos por valor de 78 millones de dólares (55 millones de Euros) en Pininfarina para la fabricación de Ferraris a medida y 475 millones de dólares (335,5 millones de Euros) en Rolls-Royce.

Ferrari 288 GTO Evoluzione

Puestos al día, vamos con la historia de Michael Sheehan, en 2002 se le ofreció un conjunto de trece coches desde un importador de Brunei, entre ellos había varios McLaren F1, un Ferrari F40 LM y un 288 GTO Evoluzione. Así que le invitaron a acudir a Brunei a ver los coches ofertados, una vez allí le llevaron al complejo donde están los coches de la colección, un edificio fuertemente protegido, al que no se puede acceder con cámaras.

Su visita le llevó a través de ocho edificios con dos plantas cada uno y 120 coches en cada planta, cada planta con una serie de coches acordes a una temática. La primera planta que visitó era en la que se encontraban Porsche desde los ya clásicos 959 hasta modelos de finales de los 90 (momento en el que se le acabó el chollo al principe Jefri). En la siguiente planta tenían Mercedes-Benz S500 de los años 1996 y 1997, todos de color negro. Otra planta de otro edificio contenía Rolls-Royce, Bentley y Aston Martin fabricados a medida.

Otro edificio más. Este contenía Ferraris “modernos”, incluyendo varias docenas de 456 y 550, algunos de los últimos con cajas automáticas X-Trac experimentales. Seis de ellos estaban pintados con pintura anti-radar (¿comorl?) negro mate y cámaras de vision nocturna. Otra planta tenía varias filas de Ferrari Testarossa, 512TR y 512M Spyder. En otra, varios Ferrari hechos a medida, únicos, entre los que se encuentran varios 456 cuatro puertas, 456 Venice (familiar), 456 Venice Spyder, seis de las siete unidades de Ferrari FX, dos Ferrari Mythos y una unidad de Ferrari F90. El único Ferrari histórico existente en la colección era un 275 GTS.

Ferrari 456 GT Venice

Entre los ocho edificios había una edificación acristalada donde se encontraban tres McLaren F1, un 288 GTO Evoluzione, un F50 y un F40 LM. El Ferrari F40 LM estaba pintado en color negro, con interior en cuero negro y costuras en hilo rojo, aire Acondicionado , teniendo esa unidad el volante a la derecha, como en el resto de los coches de la colección.

En otros edificios se alojaban unidades únicas de Bentley, Lamborghini y muchos otros coches de lujo. Fuera de los edificios, en un aparcamiento exterior bajo un techo de hojalata, coches más “baratos”, entre los que se encontraban varios Corvette, así como filas de Mercedes 500 SEL y 500 SL en color negro con las ventanillas bajadas y pudriéndose literalmente.

Más allá un Rolls cabrio con el techo puesto había sufrido tanto las inclemencias del tiempo que la espuma del interior del volante se había fundido por el calor y había goteado en el asiento, mientras el cuero quedó colgando de la barra de acero que formaba el volante. El salpicadero se había descolorido por el calor y estaba cubierto de moho por la humedad.

Chevrolet Corvette C4

Así es, desde que en 1997 le cortaran el grifo al príncipe Jefri, la colección de 2.500 coches, con todas las joyas automovilismo que a ninguno nos importaría adoptar, está abandonada, ya no hay aire acondicionado para los coches, las ventanillas de muchos de ellos están bajadas exponiendo los interiores al efecto del calor y la humedad de un país tropical como Brunei…

Esa es la cuestión, todos los coches que vió Michael Sheehan están ahora en edificios sin mantenimiento alguno, los mecánicos que previamente tenían todos los coches en perfecto estado se fueron en 1998 y desde entonces solo han quedado los guardias (Gurkhas para quien guste de la historia militar) con sus perros. Según un ex-empleado de Rolls-Bentley, en los años 90 Bentley mantuvo sus resultados en positivo gracias a la increíble flota del Sultán.

El personal de Rolls-Bentley mantenía un Rolls-Royce arrancado durante todo el día, todos los días de la semana por si hubiese una revuelta y el Sultán tuviese que huir del país.Incluso el propio personal de Rolls-Bentley rezaba para que si hubiese una revuelta, los rebeldes quemaran la colección, porque si no el mercado de Rolls-Royce/Bentley de segunda mano hubiese quedado sobresaturado durante años con los modelos de las dos marcas procedentes de la colección.

Ferrari FX

De los 2.500 coches de la colección, menos de 100 eran Ferraris y solo un par de cientos estaban en condiciones de venta. Casi sin kilometraje, pero al estar durante 14 años sin encenderse su estado debe ser actualmente lamentable. En 2002, cuando el señor Sheehan hizo el viaje a ver los coches para comprarlos, tras ver los coches le dijeron que los coches no tenian ni libro de mantenimiento ni documentos para su exportación. Resultándole imposible sacarlos de allí, anuló el trato.

Mientras estuvo allí no pudo visitar los palacios de otros familiares del Sultán donde cada uno tiene sus colecciones privadas. Se estima que el Sultán posee una colección de más de 100 coches de los últimos modelos, esta si suya propia y perfectamente cuidada.

La conclusión es: Hay 2.500 coches de lujo pudriéndose en Brunei, las autoridades del país no quieren hacer nada, ni cuidarlos, ni venderlos, ni mantenerlos. Tampoco quieren abrir un museo o algo así (es lo que yo haría si fuesen míos), ya que dicha colección simboliza la vergüenza causada por el comportamiento y los excesos del hermano del Sultán. ¿Alguien se apunta a alquilar unas cuantas grúas y barcos para traérnoslos todos?

¡Gracias a bilbaino por la pista!

Fotografías | Wikipedia (Nissan FairladyZ, Mercedes-Benz 500SL, Ferrari Mythos, Ferrari F40 LM), Flickr (edvvc-Ferrari 288 GTO Evoluzione, Stephan Bauer-Ferrari FX, TexasDarkHorse-Corvette C4, Ed Callow-Ferrari 456 GT Venice)
Vía | Jalopnik
En Motorpasión | Ferrari 456 Venice Station Wagon, ¿Por qué vende el Sultan de Brunei sus coches?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos