Compartir
Publicidad
Publicidad

El Ayuntamiento de Madrid anuncia el cierre del centro al tráfico en 2018 para los no residentes

El Ayuntamiento de Madrid anuncia el cierre del centro al tráfico en 2018 para los no residentes
Guardar
128 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A partir del primer semestre de 2018 sólo los vehículos de vecinos y residentes podrán circular por el centro de la ciudad de Madrid, a excepción de los eléctricos, de carga y el transporte público. De esta manera se refuerza el blindaje del centro de la ciudad mediante la llamada APR o Área de Prioridad Residencial, que busca reducir drásticamente el tráfico en el distrito centro.

Para el próximo año 2020 Madrid reducirá la contaminación del aire en un 25% (con respecto a 2012), según ha anunciado la delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, poco después de presentar el Plan A de Calidad de Aire que se aprobará hoy mismo.

Además del veto al tráfico en el centro, el Ayuntamiento de Madrid también contempla en este plan otras treinta importantes medidas que se irán implementando de manera progresiva, como la limitación de velocidad a 70 km/h en la M-30 y vías de acceso, y la prohibición de circular a los vehículos de gasolina matriculados antes del año 2000 o diésel anteriores a 2006.

El Ayuntamiento de Madrid anuncia el cierre del centro al tráfico en 2018 para los no residentes

Los vehículos comerciales de carga y descarga (entre 3,5 y 12 toneladas) sin etiquetado ambiental podrán seguir accediendo al núcleo central de la ciudad hasta el 2022, y los de más de 12 toneladas hasta 2025, aunque a partir de dicha fecha cualquier vehículo sin distintivo ambiental tendrá prohibido circular por la urbe.

Plan de Calidad del Aire y sus cuatro áreas

Sabanés y la directora general de Sostenibilidad, Paz Valiente, explicaron que este Plan de Calidad del Aire que cuenta con una inversión de 540 millones de euros se estructura en cuatro grandes bloques. El primero dedicado a los vehículos de carga y descarga, el segundo sobre la adaptación al cambio climático, el tercero para impulsar la colaboración entre las diferentes instituciones y un cuarto para la ampliación de puntos de recarga para vehículos eléctricos.

Entre las medidas que piensa aprobar el Ayuntamiento de Madrid destacan la creación de zonas verdes, la instalación de 15 puntos de recarga rápida para coches eléctricos o un aumento del 30% para los aparcamientos en calzada dedicados a motocicletas.

Todo esto se suma a las previsiones que ya contaban con un incremento del precio del aparcamiento regulado o SER, la prohibición de circular en el centro para los automóviles más antiguos o el proyecto de hacer de la Gran Vía un espacio sólo para peatones y bicicletas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos