Un día de furia (China edition): le robaron el portátil en el hotel, así que decidió destrozar el vestíbulo con su Audi A5

Un día de furia (China edition): le robaron el portátil en el hotel, así que decidió destrozar el vestíbulo con su Audi A5
3 comentarios

A los mandos de su Audi A5 Cabrio y hasta la cocina en el vestíbulo de un hotel en Shanghái: un cliente muy pero que muy descontento decidió vengarse así de este establecimiento. Al parecer, por una discusión previa por un supuesto portátil robado.

Varios vídeos grabados in situ, retratan al descapotable destrozando las puertas de la entrada y llevándose por delante parte del mobiliario del hall. Afortunadamente no atropelló a nadie.

Convirtiendo su Audi A5 Cabrio en ariete

Irrumpe con su Audi A5 en el vestíbulo del hotel

El incidente tuvo lugar en el hotel Jinling Purple Mountain Shanghái, ubicado en Lujiazui, el distrito financiero de la capital china. Según detalla el medio asiático CNA, fue en la mañana de este martes 10 de enero cuando el furioso cliente, de nombre Chen y de 28 años de edad, protagonizó tan surrealista capítulo.

Este huésped había discutido previamente con el personal por un portátil que sostenía había sido robado de su habitación. Es evidente que no llegaron a un acuerdo, así que Chen se vengó de esta insólita forma diga de película.

Muy valioso debía ser el portátil, o lo que había dentro, porque aparentemente no pareció importarle reventar el frontal de su Audi A5 con varias embestidas a las puertas del hotel, que destrozó para abrirse paso.

Una vez dentro, se dio una vuelta por el vestíbulo llevándose por delante parte del mobiliario y dando acelerones varios. Después, intentó salir, pero varios clientes y el personal del hotel se le echaron encima para sacarle de coche.

"¿Tienes alguna idea de lo que has hecho?", "¿Estás loco?", gritan en el vídeo, según detalla CNA. El conductor se había blindado en el interior del descapotable de los cuatro aros, con la capota cerrada así como las puertas y lunas. Los allí presentes golpearon una de las ventanillas hasta romperla, para poder abrir la puerta mientras estaba atrincherado dentro.

Este medio detalla que el hotel publicó en la red social Weibo que el furibundo y descontento cliente fue detenido y que los hechos se están investigando. Como mínimo deberá pagar una sanción por los destrozos ocasionados. Y está por ver qué dice el seguro de arreglar los desperfectos de la carrocería del coche. Un día de furia versión Shanghái.

Temas