Compartir
Publicidad
Publicidad

Crimen de guerra automovilístico en Filipinas

Crimen de guerra automovilístico en Filipinas
Guardar
33 Comentarios
Publicidad

Usando como entrada la antigua base aeronaval estadounidense de Subic Bay en Filipinas, los contrabandistas importan coches de lujo evadiendo los impuestos de importación. Ferraris, Porsches, Lambos, BMW, Lexus… y una larga lista de vehículos de lujo o superlujo entran en el archipiélago aparentemente impunes.

Hasta hace poco tiempo, cuando se decomisaban los coches de lujo a los contrabandistas, lo normal era organizar subastas benéficas en las que los beneficios iban a nobles causas como erradicar la pobreza, pues Filipinas no es precisamente una economía de las más voyantes boyantes. Sin embargo, como los propios contrabandistas acababan ganando las subastas, era la pescadilla que se mordía la cola. De modo que han cambiado el método.

La presidenta filipina, Gloria Macapagal-Arroyo condenó a muerte a más de mil vehículos de lujo usando rodillos de vapor y excavadoras, para reducirlos a chatarra, pero de la buena. Para sentar precedentes de dureza gubernamental, el horrible espectáculo comparable al Circo Romano fue televisado a escala nacional. Para que el mundo del contrabando sepa cómo se las gastan. El coste de dichos vehículos supera los 1.000.000.000 $ (al cambio, casi 723 millones de euros).

He escrito este post utilizando dos cajas de pañuelos y llorando a moco tendido No soy el único que piensa que esto es una animalada sin sentido y un crimen de guerra (como amante del automóvil). Se me ocurren otras fórmulas, como subastar los vehículos muy lejos del país, donarlos, crear una lista de sorteo público… pero no incurrir en el despilfarro digno del Tio Gilito de convertir en chatarra centenares de vehículos carísimos en un país donde mucha gente se muere de hambre o vive en condiciones lamentables.

De todas formas, si fuese contrabandista, ya me jodería…

Gracias ALONSO
Fuente | Jambitz

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos