Publicidad

¿Cómo llegó un Volvo S80 a una mini isla dentro de un estanque? Lleva 8 años ahí tras una adivinanza frustrada

¿Cómo llegó un Volvo S80 a una mini isla dentro de un estanque? Lleva 8 años ahí tras una adivinanza frustrada
1 comentario

Publicidad

Publicidad

El mundo del motor nos ha dejado a lo largo de los años un cúmulo de historias heterogéneas de lo más sorprendentes. Inventos locos de los años para revolucionar la movilidad, la isla que detentó Mitsubishi y que acabó siendo el infierno minero de 5.000 personas o los omnipresentes barrios de caravanas en EEUU son solo algunos de los ejemplos curiosos a los que ahora se suma la historia de un Volvo S80 que lleva ocho años parado en medio de un estanque.

Ubicado en la ciudad de Ottawa (Illinois, Estados Unidos) cerca de la Ruta 71, un ejemplar matriculado en 2001 acumula varios años abandonado sobre una pequeña superficie de tierra que sobresale en el centro de un terreno completamente inundado que otrora fue una mina y que pertenece a un habitante local llamado Scott Mann.

El resultado es una estampa inusual que inevitablemente insta a plantearse cómo es posible que el vehículo llegase ahí. De hecho, precisamente tratar de generar esa intriga en el público es lo que acabó con el longevo sedán sueco en medio de la isla artificial.

Un coche en medio de un estanque de 12 metros de profundidad

Según relata al periódico local The Times Tiffany Warren, gerente del negocio de Mann, su jefe tiene "muchas ideas locas. Estábamos pensando en hacer un concurso para ver quién podría descubrir cómo llegó el automóvil allí, pero decidimos no hacerlo".

El motivo de no llevarlo a cabo fue que corrían el riesgo de que los más curiosos se adentrasen en la mina inundada para descubrir la respuesta. "Era bastante peligroso porque el estanque tiene 12 metros de profundidad".

Asimismo, Warren revela que en realidad esta isla fue 'creada' por Mann para su conato de adivinanza, pues originalmente dicha superficie donde se encuentra el coche era uno de los extremos de la península y apenas estaba cubierta por un dedo de agua, de modo que simplemente el Volvo fue remolcado hasta su punta.

De hecho, a día de hoy aún puede apreciarse en Google Maps la forma original de la mina inundada, con la superficie de tierra visible.

Una vez que el vehículo fue trasladado hasta allí, Mann usó una gran excavadora para retirar la tierra que unía la que ahora es una pequeña isla con el resto del terreno.

Finalmente, todo quedó en un juego de adivinanza frustrado y un Volvo que sobre una diminuta isla es todo un curioso reclamo para quien pasa por la Ruta 71 de la pequeña ciudad estadounidense.

En Motorpasión | La increíble historia de los autobuses filipinos que un día fueron coches del Ejército de EEUU | La apasionante historia del Golden Sahara II, el 'coche autónomo' de 1958 que ha vuelto a la vida con Goodyear

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios