Así es Nathalie McGloin, la única piloto tetrapléjica del mundo que acaba de entrar en el Libro Guiness de los Récords

Así es Nathalie McGloin, la única piloto tetrapléjica del mundo que acaba de entrar en el Libro Guiness de los Récords
9 comentarios

La piloto Nathalie McGloin (Reino Unido) lleva años rompiendo barreras y logrando un hito tras otro. Es jugadora de rugby, presidenta de la Comisión de Discapacidad y Accesibilidad de la FIA y única mujer discapacitada que posee una licencia de carreras y rallyes en el Reino Unido.

No es que McGloin necesite un certificado oficial para demostrar que es una fuera de serie, pero por si las dudas, acaba de ser reconocida oficialmente por el Libro Guinness de los Récords (GWR, por sus siglas en inglés), por ser la primera mujer piloto tetrapléjica de la historia y la única en el mundo en la actualidad.

La historia de una superación tras otra

En 1999 Nathalie McGloin fue víctima de un brutal accidente de tráfico cuando volvía a casa desde el instituto. Iba en el asiento del copiloto, pues por aquél entonces, apenas tenía 16 años.

Se rompió el cuello, pero además, las catastróficas consecuencias del accidente dejaron su columna destrozada y se quedó paralizada del pecho para abajo, postrada en una cama.

Tras 11 meses ingresada en el hospital, a Nathalie le tocó hacerse a su nueva vida. “Después de algo así, no es hasta que vuelves a casa y sales al mundo exterior cuando aprendes tus verdaderas habilidades”, decía en su entrevista con el GWR en Londres.

Y aunque sabe que nunca se llegará a recuperar del todo de las secuelas (físicas o no), dice que “cada día aprende algo nuevo”. Pese a que no lo tenía fácil, no renunció a ser independiente, se hizo con un coche adaptado y pronto consiguió matricularse en la universidad para ser abogada.

Allí se aficionó al rugby sin saber que eso le volvería a cambiar la vida drásticamente. Entrenaba y jugaba una media de cuatro a cinco veces por semana y se preparaba para ser paralímpica, pero una nueva lesión la dejó fuera de juego en 2012 durante nueve meses.

Por aquél entonces, "la ambición de ser abogada fue sustituida por la ambición de ser autosuficiente y fuerte", dice.

Natalie 2

Un día uno de los compañeros de rugby de McGloin le dijo que estaba seguro que su coche era más rápido. Ella recogió el guante y ambos se fueron a un circuito para ver quién ganaba la apuesta. Aunque Nathalie reconoce que perdió, ya no había marcha atrás.

"Tenía la idea de que quería hacerlo, y nadie iba a impedírmelo". Dicho y hecho, porque en 2015 Nathalie se convirtió en la primera mujer piloto tetrapléjica en conseguir una licencia de competición, y eso fue solo el principio.

No perdió el tiempo antes de competir en su primera carrera, pues su debut en pista se produjo en el Circuito de Brands Hatch, en Kent (Reino Unido) ese mismo año: "Mi licencia llegó el jueves y salí a correr un domingo", recuerda.

Natalie

Desde entonces, ha estado compitiendo con un Porsche Cayman S adaptado y con control manual en tres campeonatos británicos diferentes.

Pese a que, como ella misma explica en la entrevista, sus dedos "no funcionan correctamente" y sufre una función limitada de tríceps, también ha participado en el Campeonato de Clubes Porsche y en el Club de Coches Deportivos Clásicos.

En la temporada 2018 consiguió su primera victoria en una carrera (Silverstone) y en 2019 se llevó su primera plata en un campeonato. Ese año también se adentró en el apasionante mundo de los rallyes junto a su marido (y a veces copiloto), Andrew, quien también es un piloto experimentado. Desde entonces no ha dejado de cosechar éxitos.

Nathalie McGloin es inspiración y ejemplo de resiliencia tanto dentro de las pistas como fuera, pues desde hace años compagina su profesión con sus dotes de oradora inspiracional para otros discapacitados en el mundo del automovilismo.

De hecho, desde hace más de cuatro años es presidenta de la Comisión de Discapacidad y Accesibilidad de la FIA, que inició su andadura en 2017, después del desafortunado accidente que dejó gravemente herido al prometedor piloto británico de Fórmula 4, Billy Monger.

Captura
"Cuando estamos en la pista de carreras somos iguales a los demás, y eso además de ser grandioso, es la belleza del deporte para mí y para muchos otros conductores discapacitados".

Ya sea al volante de un superdeportivo o en un escenario, Nathalie es el mejor ejemplo de que, en el automovilismo, ni el género ni la discapacidad representan barreras insuperables. Estamos ansiosos por saber qué récord es el siguiente que va a pulverizar.

Temas