Compartir
Publicidad
Publicidad

Así se disparan 30.000 litros de agua sobre los coches para evitar que luego les salgan goteras

Así se disparan 30.000 litros de agua sobre los coches para evitar que luego les salgan goteras
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los procesos más divertidos de ver cuando uno visita una fábrica de coches es la ducha que reciben los vehículos para comprobar la estanqueidad del habitáculo, tanto en lo que se refiere a las juntas de goma, como a las soldaduras y a los mismos paneles de la carrocería. No es algo que cualquiera pueda experimentar de forma frecuente, aunque realmente vale la pena.

Recuerdo que me impresionó estar dentro de un coche mientras lo sometían a un proceso de este tipo. Fue en la factoría de Ford en Colonia, aunque mi modesta cámara no pudo captar el momento. Ahora ha sido otro fabricante, Nissan, quien me ha permitido desquitarme, aportando unas fotos y un vídeo donde se muestra cómo realizan sus pruebas de estanqueidad.

De los monzones a la presión de Rusia

Nissan Proceso Estanqueidad 2 Como es obvio, toda esta agua se recicla por completo.

En el caso concreto de Nissan, los Qashqai, Juke y X-Trail soportan 30.000 litros de agua proyectada desde todos los ángulos, a una presión máxima de 150 bar. En el momento más salvaje de esta prueba cada coche recibe más de 1.000 litros en solo 15 minutos. Cómo será la cosa, que a una de las pruebas la llaman Monzón. No por la ciudad oscense, sino en referencia a las brutales lluvias que acompañan a estos vientos estacionales en el Hemisferio Sur.

Nissan Proceso Estanqueidad 3

La operación combina el trabajo automatizado con un trabajo manual realizado por los técnicos de Nissan. Desde el exterior, un técnico lanza litros y litros de agua mientras su compañero, sentado en el interior del vehículo y provisto de un endoscopio de alta definición, comprueba que no se cuela ni una gota por ninguna parte. Tal y como explican los chicos de Nissan en el siguiente vídeo, es como meter los coches en un lavavajillas.

La parte curiosa la aporta Carl Sandy, uno de los ingenieros de Nissan que han diseñado esta locura de programa de pruebas, cuando explica que “no todos los mercados son iguales”. Y ejemplifica: “En Rusia, los chorros limpiadores de las instalaciones de lavado actúan con una presión superior para hacer frente a la suciedad de las carreteras y pistas de la zona”.

De ahí, que se aseguren de darle a los coches con litros y litros de agua para quedar, al menos, al nivel que tienen en Rusia. Que ya es decir.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos