Publicidad

Mercedes-Benz SLR Stirling Moss

Mercedes-Benz SLR Stirling Moss
50 comentarios


Actualizado con nuevas imágenes.

Hace unas horas decía que no tardaríamos mucho en ver las imágenes oficiales del Mercedes-Benz SLR Stirling Moss y parece que en Stuttgart me han hecho caso. Ya las tenemos aquí, en alta resolución y con los datos oficiales para confirmar la anterior noticia.

Creo que no hace falta decir que para diseñar este Speedster los ingenieros de Mercedes-Benz se han inspirado en una leyenda dentro de los coches de competición de la marca, el 1955 Mercedes-Benz 300 SLR, el coche con el que Sir Stirling Moss cosiguió en 1955 el record en la Mille Miglia y aún sigue conservándolo.

El diseño del Mercedes-Benz SLR Stirling Moss reune en un mismo coche lo clásico y lo moderno. Sus formas, sin techo ni parabrisas evocan a los deportivos del pasado, mientras que su carrocería de fibra de carbono demuestra que la última tecnología está presente en él.

Mercedes-Benz SLR Stirling Moss

El hecho de no contar con una barrera entre el exterior y el interior propicia que las líneas fluyan de un lado a otro, sin que parezca que apenas hay cambios. Con un coche tan abierto, las sensaciones a altas velocidades del conductor se multiplican.

Pero no pensemos que por no llevar parabrisas el conductor va a estar comiendo, literalmente, mosquitos cada vez que vaya de tramo por algún circuito. Justo delante de ambas plazas lleva unos deflectores de cristal, suficientes hacer que el flujo de aire pase por encima de la cabeza. Al estilo de las cubiertas del capó que le ponen los yankees a sus coches. Parece mentira que unos simples dos centímetros hagan tanto.

Como decía antes, su motor sigue siendo el mismo V8 5.5 de 650 CV que equipa el Mercedes-Benz SLR McLaren 722 Edition, pero la estricta dieta de adelgazamiento a la que se ha visto sometido el Mercedes-Benz SLR Stirling Moss con el uso de fibra de carbono en el interior y exterior, aluminio en el interior y demás elementos ligeros, demuestran que vale más quitar un kilo que añadir un caballo.

Sus prestaciones son tal como las contábamos antes. Menos de 3,5 segundos para hacer el 0 a 100 km/h y una velocidad máxima de 350 km/h (algo más de lo que decíamos antes). Con estos datos, se convierte sin duda en el coche abierto (sin techo ni parabrisas) más rápido del mundo. Debe ser excitante ir a 300 km/h a cielo abierto. Ni el Bugatti Veyron dará tantas sensaciones.

Mercedes-Benz SLR Stirling Moss

Su aerodinámica se ha estudiado en el túnel de viento con el fin de conseguir que genere la mayor carga aerodinámica posible, pegándolo literalmente al suelo. Los bajos están cerrados, con en los clásicos, y su difusor trasero es más grande que en los Mercedes-Benz SLR McLaren normales. Además, cuenta con el Airbrake, un alerón que se despliega en frenadas fuertes a más de 120 km/h, aunque se puede accionar de forma manual.

Pero no nos alarmemos. Si se aparca el coche en la calle aún se puede cerrar, al más puro estilo clásico. El maletero alberga unas lonas para cubrir el interior, al estilo de los clásicos Cobra, por ejemplo. Todo sea por proteger el cuero de los asientos, porque el resto del interior es fibra de carbono y aluminio, con plaquita en aluminio con la firma de Sir Stirling Moss incluída.

El inicio de su construcción será en Junio de 2009, un mes después del cese de la producción del Mercedes-Benz SLR McLaren. Sólo 75 unidades saldrán a la venta a un desorbitado precio del 750.000 euros. Una auténtica barbaridad si tenemos en cuenta que sólo podrán optar al Mercedes-Benz SLR Stirling Moss los dueños de un SLR McLaren. A saber que costará este coche en unos años en el mercado de segunda mano.

Fuente | Mercedes-Benz
En MotorPasion | El Mercedes-Benz SLR McLaren Stirling Moss Roadster ya se ha filtrado a la red

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios